Alertan por las desapariciones masivas de los migrantes

La mayoría de los jornaleros salen a trabajar “enganchados” a través de engaños: les ofrecen buenos sueldos, estancias dignas y que sus hijos estudiarán, pero no ocurre nada de eso
Foto: SALVADOR CISNEROS
29/11/2017
01:59
María Luisa López
-A +A

Un pan y café como alimento diario. Agua sucia para beber. Sin baño. Espacios mínimos donde duermen una o más familias. Niños que trabajan en lugar de ir a la escuela o que mueren por enfermedades controlables en condiciones de múltiples violaciones a sus derechos. Pago irrisorio por su trabajo como jornaleros migrantes: el que más gana, 200 pesos, el que menos 32 por el corte de una tonelada de azúcar.

La integridad física y emocional en riesgo constante. Con amplio margen de ser víctima de trata, explotación laboral o morir. Pero no hay elección, ellos salen de su lugar de origen, estados donde se registran altos índices de pobreza y pobreza extrema, para ir en busca de la sobrevivencia en los campos agrícolas. Migración interna en México.

La Red Nacional de Jornaleros y Jornaleras Agrícolas (RENACJJA) ha documentado testimonios de condiciones precarias de trabajo, salud y vida hacia las personas migrantes jornaleras agrícolas desde hace 3 años en la República Mexicana. Los casos documentados están en los estados de Baja California Sur, Chiapas, Chihuahua, Coahuila, Guerrero, Guanajuato, Jalisco, Morelos, Nuevo León, Querétaro, San Luis Potosí, Sinaloa, Sonora y Zacatecas.

Entre los principales problemas que arrojan los testimonios recopilados se encuentran el reclutamiento, tránsito, abuso de autoridad y desaparición. “Se han detectado redes de reclutamiento y enganche en la región de la huasteca potosina, hidalguense y veracruzana con destino a campos agrícolas en el mismo estado de San Luis Potosí, Coahuila, Sinaloa, Nuevo León y Baja California, donde los trabajadores enfrentan condiciones precarias tales como nulo acceso a la salud, incumplimiento de pago de salarios, alimentación deficiente, hacinamiento y condiciones insalubres en general”, señala el informe de la RENACJJA.

Dentro de las situaciones de inseguridad que enfrentan, de acuerdo con registros de la Red, se tiene conocimiento de dos casos de desaparición masiva. “Uno de ellos es el de 200 personas originarias del municipio de Mazatlán Villa de Flores del estado de Oaxaca y desaparecidas en su camino a Sinaloa en 2004, y otro de los más recientes del año 2010 originarios del municipio de Xilitla que desaparecieron en la zona limítrofe de Tamaulipas y San Luis Potosí”.

Según la Encuesta Nacional de Ocupación y Empleo (ENOE) hay 3 millones de personas en esta condición, que sumando a sus familias significan 12 millones de personas asociadas al trabajo asalariado en la agricultura. Mientras que según el Programa de Atención a Jornaleros Agrícolas (PAJA), hay más de 1 millón de jornaleros migrantes, que van de su lugar de origen a los campos agrícolas, desde su mano de obra contribuye a la agricultura de exportación en México.

En este contexto, la RENACJJA emite las siguientes recomendaciones: elaborar un registro actualizado de las personas migrantes jornaleras agrícolas en México para rediseñar e implementar políticas públicas de atención integral, que este rediseño se realice en conjunto con ong’s, academia y sobre todo los propios protagonistas del problema, para proteger y garantizar sus derechos y especial atención a quienes estén en mayor grado de vulnerabilidad por su género, edad, origen étnico o condición socio económica.

La Red también plantea el establecimiento de Mesas intersecretariales con participación de los tres niveles de gobierno, que incluyan a la sociedad civil, en los estados de expulsión y destino para generar, junto a ellos, planes y acciones integrales con enfoque intercultural, de derechos humanos y laborales para asegurar condiciones de vida justas y acceso a la justicia. En cuarto lugar, la RENACJJA solicita que se realicen las modificaciones necesarias a la Ley del Seguro Social, para que los jornaleros migrantes tengan acceso al derecho de Seguridad Social.

En palabras de Margarita Nemecio, coordinadora de la RENACJJA, la violación a los derechos de las personas migrantes jornaleras ya es “una situación alarmante y sistemática, recurrente pero invisible”. Es por ello que el tema debería tener espacio de discusión de discusión incluso internacional, uno de los foros donde debería tener cabida dada su gravedad, considera Nemecio, es el próximo foro del Pacto Global de Migración con sede en Guadalajara, Jalisco, entre el 4 y 6 de diciembre.

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

COMENTARIOS