aviso-oportuno.com.mx

Suscríbase por internet o llame al 5237-0800




El barrio de la Huaca tradición en peligro

El barrio de La Huaca, ubicado en el centro de la ciudad de Veracruz, es considerado la cuna de la cultura jarocha, pero con más de 300 años de existencia

Con más de tres siglos de existencia, La Huaca es uno de los barrios más emblemáticos del puerto de Veracruz Horacio Zamora /EL UNIVERSAL

Sus habitantes son reconocidos por su algarabía y pasión por la música. De aquí salieron grandes músicos y cantantes de la talla de Toña La Negra Horacio Zamora /EL UNIVERSAL

Hoy, para sus pobladores, todo es incertidumbre, una situación jurídica los mantiene al borde de ser desalojados y las viviendas en riesgo de desaparecer Horacio Zamora /EL UNIVERSAL

El barrio de La Huaca, ubicado en el centro de la ciudad de Veracruz, es considerado la cuna de la cultura jarocha, pero con más de 300 años de existencia, sus vestigios, habitados por las clases trabajadoras, necesitan restauración y certeza jurídica, de lo contrario se podría perder ese patrimonio histórico Horacio Zamora /EL UNIVERSAL

En los últimos años, sus habitantes mantienen una disputa con los propietarios de esos edificios, que reclaman las propiedades a los inquilinos Horacio Zamora /EL UNIVERSAL

La arquitecto perito del INAH, en el centro Veracruz, Carmelina Priego, ha estudiado por años el sitio y afirma que es vital el rescate de lo que queda de La Huaca, dada su importancia no sólo arquitectónica sino cultural e intangible Horacio Zamora /EL UNIVERSAL

La Huaca es rica en historia, señalan los especialistas, quienes coinciden que son pocos los lugares en América que se le pueden igualar, uno de ellos es el Barrio de Boca, en Buenos Aires, Argentina Horacio Zamora /EL UNIVERSAL

El barrio de la Huaca tradición en peligro

CONFLICTO. En los últimos años, habitantes mantienen una disputa con los dueños de esos edificios, quienes reclaman las propiedades . (Foto: Horacio Zamora )

Sábado 27 de octubre de 2012 Rodrigo Barranco / Corresponsal | El Universal
Comenta la Nota

VERACRUZ

Con más de tres siglos de existencia, La Huaca es uno de los barrios más emblemáticos del puerto de Veracruz. Sus habitantes son reconocidos por su algarabía y pasión por la música. De aquí salieron grandes músicos y cantantes de la talla de Toña La Negra. Hoy, para sus pobladores, todo es incertidumbre, una situación jurídica los mantiene al borde de ser desalojados y las viviendas en riesgo de desaparecer.

El barrio de La Huaca, ubicado en el centro de la ciudad de Veracruz, es considerado la cuna de la cultura jarocha, pero con más de 300 años de existencia, sus vestigios, habitados por las clases trabajadoras, necesitan restauración y certeza jurídica, de lo contrario se podría perder ese patrimonio histórico.

El lugar está compuesto por ocho manzanas, más de 85 fachadas, decenas de casas y al menos 14 patios de vecindad, construidos a finales del siglo XVII por esclavos negros que las edificaron con madera y tejas traídas en barcos provenientes desde La marsellesa, Francia.

En los últimos años, sus habitantes mantienen una disputa con los propietarios de esos edificios, que reclaman las propiedades a los inquilinos. Esta batalla jurídica impide que los gobiernos municipal, estatal y federal intervengan para bajar recursos que ayuden a rehabilitar lo que queda del caserío.

El ayuntamiento de Veracruz, encabezado por la presidenta municipal, Carolina Gudiño Corro, acaba de lanzar un programa de rehabilitación de la zona en donde invirtieron parte de los siete millones de pesos que tienen destinados a la protección del centro histórico.

Sin embargo, los vecinos del lugar no opinan lo mismo. Durante la entrega de esas obras, la edilesa fue objeto de protestas y reclamos por parte de los habitantes, quienes pedían una rehabilitación “en serio” de las viviendas.

Una de las líderes más representativas, Noemí Palomino, criticó los trabajos de pintura en las fachadas, “pintar no es rehabilitar; lo hemos dicho toda la vida: la madera está podrida; se están cayendo los techos. Que realmente rehabiliten; si van al diccionario, pintar no es rehabilitar”, señala.

La arquitecto perito del Instituto Nacional de Antropología e Historia, en el centro Veracruz, Carmelina Priego, ha estudiado por años el sitio y afirma que es vital el rescate de lo que queda de La Huaca, dada su importancia no sólo arquitectónica sino cultural e intangible.

El barrio ha sufrido cambios a través de los tres siglos que tiene de existencia, por eso en algunas partes las casas de madera fueron derribadas por sus dueños para construir edificios modernos, recordó la experta del INAH.

La investigadora dijo que pudieron parar la devastación gracias a que el 1 de marzo de 2004, el entonces presidente de la República, Vicente Fox Quesada, declaró por Decreto Presidencial el centro de Veracruz como Zona de Monumentos Históricos.

La arquitecto señala que existen dos perímetros que obliga a las autoridades a protegerlos y preservarlos: el A corresponde a lo que era la antigua ciudad amurallada y la B es un área de amortiguamiento que la envuelve y ahí se encuentran las ocho manzanas que conforman el barrio de La Huaca.

Sin embargo, hay un deterioro importante, el cual debe frenarse. “Hay algunas casas muy deterioradas, hay algunas que los propios vecinos por su cuenta las han mantenido en muy buenas condiciones, pero muchas se encuentran mal, en un buen porcentaje que requieren de ayuda mayor”, comenta.

Historia excepcional

La Huaca es rica en historia, señalan los especialistas, quienes coinciden que son pocos los lugares en América que se le pueden igualar, uno de ellos es el Barrio de Boca, en Buenos Aires, Argentina.

Carmelina Priego aboga porque se haga un proyecto no sólo de salvamento sino también turístico. “Es el único ejemplo que tenemos en la actualidad de lo que fue la antigua Ciudad de Tablas, es precisamente el Veracruz del siglo XVII cuando se le llamaba La Ciudad de Tablas, y ese era el tipo de construcción que había y los materiales”.

Priego da a conocer que a nivel nacional e internacional tiene suma relevancia, “casi todas las ciudades históricas están asociadas con un barrio o alguna población pequeña, aledaña con sus características con arquitectura menor como La Huaca, por ejemplo, en Campeche el Barrio de San Francisco; para la Ciudad de México, Coyoacán, guardado con las debidas proporciones”.

Y agrega: “Si lo comparamos de manera internacional, yo siempre nombró Buenos Aires con la Boca, la Boca es algo muy similar a La Huaca, e incluso ahí es donde se ubica el estadio de futbol, pero si ven los patios, ahí no les llaman patios de vecindad, pero son accesorias, pintadas de colores fuertes y que se entra y ahí es donde se baila el Tango de Arrabal y se comen las empanadas argentinas”.

Importancia musical

A pesar de toda la historia, los veracruzanos recuerdan más a La Huaca por su legado musical durante el siglo XX, ya que en sus calles y salones de baile se escucharon por primera vez en México el son, el danzón, la rumba y el guaguancó.

Ahí se formaron artistas como Toña La Negra, Agustín Lara, Manuel El Negro Peregrino, Pedro Domínguez Moscovita y José Macías El Tapatío.

La funcionaria del INAH resalta que esa historia puede ser parte de un atractivo para los visitantes si se explotara. “Es una gran cantidad de trovadores, de la trova veracruzana que nada más caminaban unos pasos y llegaban al Parque Zamora, lugar en el que se reunían y ahí llegaban artistas como Agustín Lara a cantar con ellos”.

Además, la investigadora recordó que fue en ese barrio donde nacieron tradiciones como el “viejo” o la “rama”, ambas danzas que se practican en todo el estado en las fiestas decembrinas.

Otra de las aportaciones que dio La Huaca son las picadas y gordas veracruzanas, antojitos mexicanos que fueron creados por los migrantes poblanos y tlaxcaltecas, lo cuales llegaron a trabajar en la modernización del Puerto de Veracruz durante el año 1900.

En peligro de desalojo

Las autoridades de la ciudad de Veracruz no tienen un censo para saber cuántas personas que habitan ese barrio tienen problemas legales para permanecer en ellas debido a que no pagan renta o lo que dan es algo significativo.

Decenas de familias llegaron hace décadas a vivir ahí y como nunca supieron de los propietarios las habitaron hasta que surgieron los herederos, quienes ahora reclaman las casas.

Adriana Martínez Ladrón de Guevara, una de las afectadas, relató que son alrededor de 70 personas las que habitan el Patio San Salvador, las que pagaron rentas congeladas por 60 años a un administrador hasta hace tres años cuando apareció el propietario del predio.

Una persona que se dijo llamar Manuel Fernández Cangas llegó de la ciudad de México con la intención de desalojar el sitio, desde entonces mantienen una disputa legal.

Tras valuar el lugar, se pidió a los inquilinos que paguen una cantidad de 4 millones de pesos para que les entreguen las escrituras y les dejen quedarse a vivir, sin embargo, al no tener dinero piden el apoyo de las autoridades municipales con la finalidad de que adquiera el terreno y luego ellos vayan pagando en abonos mensuales al gobierno.

La Secretaría de Desarrollo Social cuenta con diversos programas federales para poder rescatar esos espacios, sin embargo, no se han podido bajar debido a las disputas legales entre los habitantes y los propietarios.

Mientras tanto, investigadores como Carmelina Priego, artistas e historiadores claman por el rescate de La Huaca antes de que sus maderas, con más de tres siglos de antigüedad, sucumban ante las inclemencias del tiempo.



Comenta la Nota.
PUBLICIDAD