aviso-oportuno.com.mx

Suscríbase por internet o llame al 5237-0800




Reos "entraban y salían como Juan por su casa"


Viernes 24 de febrero de 2012 Redacción | El Universal
Comenta la Nota

MONTERREY

Familiares de internos en Apodaca revelaron los privilegios que tenían algunos grupos: “Se les permitía organizar sus parrilladas para celebrar algún cumpleaños o sólo por antojo, gozaban de fiestas sexuales y hasta de permisos especiales” para salir del centro penitenciario un fin de semana.

“Mi hijo me contó que el penal estaba en manos del narco. Muchos entraban y salían como Juan por su casa; salían para realizar trabajitos y luego se ocultaban en el penal”, asegura María N.

La mujer explicó que su familiar le pedía dinero para “cooperar” para la fiesta que se realizaría al menos dos veces por mes. “Yo le daba dinero, que pa’la fiesta”, dijo.

“A poco cree, señor, que no sabían todos los de ahí (funcionarios penitenciarios), pues sí estaban arreglados, era un secreto a voces que había fiestas y fugas de fin de semana”, reiteró la señora, quien asegura que su hijo purga una condena por delincuencia organizada y tráfico de droga.

A decir de doña Josefina, otra mujer que tiene un familiar en la prisión de Apodaca, “era un secreto a voces entre los internos que los fugados controlaban el penal.

“No le digo que algunos líderes salían y entraban con ayuda de los policías (guardias), ¿quiénes les abrían? pues ellos, ¿no? Incluso, señor, no le miento que el compañero de celda de mi sobrino tenía para salir para ir por comida a la cocina”, dijo la señora de unos 56 años.

Añadió que no había autoridad penitenciaria, era la ley de Los Zetas al interior de la prisión. “Es más que evidente quiénes controlaban el penal… cuantos zetas se fugaron, para todo le pedían dinero a los reclusos para beneficio, y no le cuento del tráfico de drogas que hay ahí”.

La visita de familiares a reos se llevó con normalidad en la prisión, sin embargo, se apreció un ambiente tenso por el temor de otro motín.

Ayer, trascendió que los permisos para que el director del penal permitiera organizar fiestas y orgías con prostitutas, vender droga y protección le costaba a las bandas criminales 40 mil pesos al mes.



Comenta la Nota.
PUBLICIDAD