aviso-oportuno.com.mx

Suscríbase por internet o llame al 5237-0800




En riesgo, casas en humedales de Acapulco

Expertos acusan al gobierno municipal de otorgar permisos de obras sin tener facultades de ley o hacer análisis ambiental
En riesgo, casas en humedales de Acapulco

SITUACIÓN. Ecologistas e investigadores aseguran que en la Zona Diamante constructoras inmobiliarias destruyeron árboles de tule, manglares y cocoteros para rellenar los terrenos y crear desarrollos . (Foto: ADRIANA COVARRUBIAS )

Viernes 03 de febrero de 2012 Adriana Covarrubias / Corresponsal | El Universal
Comenta la Nota

ACAPULCO

Habitantes de miles de condominios establecidos en la zona Punta Diamante del puerto guerrerense padecen la falta de planeación, que al parecer los ha dejado en la indefensión ante las constantes inundaciones que se presentan, sobre todo durante el verano.

Al menos cinco empresas han estado involucradas en la venta de “vivienda popular y verano”, establecidas en zonas de humedales.

Ante el drama de miles de familias, representantes de los condominios han demandado a las constructoras para que corrijan las irregularidades, a fin de evitar que se repitan las inundaciones en el periodo vacacional.

Dirigentes de los cuatro colegios de Arquitectos e Ingenieros que operan en Guerrero exigieron al alcalde de Acapulco, Manuel Añorve Baños, la destitución de su colega Raúl Huerta Berdeja, asesor de Construcción y Desarrollo Urbano, a quien acusan de propiciar la “anarquía”, ya que, dicen, aprueba y rechaza permisos de construcción sin tener facultades de ley, porque su encargo ni siquiera existe en el organigrama del ayuntamiento.

Según los expertos, la autorización de permisos de construcción de desarrollos habitacionales en zona de humedales ha generado un desequilibrio ambiental y daños a sus habitantes que cada temporada de lluvias sufren pérdidas cuantiosas por las anegaciones.

En la Zona Diamante, principalmente en Llano Largo —donde gran parte de la superficie es de humedales y está clasificada por Protección Civil como área inundable—, constructoras inmobiliarias como Geo, Ara y Homex destruyeron árboles de tule, manglares, cocoteros y de otras especies para rellenar los terrenos y crear los llamados “desarrollos de interés social”, según especialistas.

Llegaron para quedarse

En los últimos 10 años, las empresas pusieron en marcha sus proyectos de construcción con los alcaldes perredistas Carlos Zeferino Torreblanca Galindo (1999-2002), Alberto López Rosas (2002-2005), Félix Salgado Macedonio (2005-2008); la actual administración autorizó permisos de ampliación.

Con el discurso de atraer la inversión, el cabildo de los gobierno perredistas aprobó el cambio de uso de suelo. Estas construcciones se presentan en las zonas cercanas a la Laguna de Tres Palos y del río de La Sabana, alterando los ciclos y desplazamientos naturales del agua.

Según el presidente de la Asociación de Condominios del Mar, Armando Ávila Cortes, aparte de que en esa zona se inundan 2 mil 50 viviendas “no tenemos escuela, porque la constructora Ara no dejó acceso directo a la zona de planteles”.

El dirigente dijo que su familia ha sufrido cuatro inundaciones con pérdidas que rebasan los 100 mil pesos, y que a pesar de reclamar el pago de daños por la vía penal “ni así han hecho caso”.

Leonel Lozano, asesor del gobierno estatal en materia ambiental, admitió que también se ha dañado el entorno natural y degradado el medio ambiente por la descarga de aguas residuales.

“Las aguas desembocan en la laguna de Tres Palos, el río de La Sabana y el mar, y no hay ninguna planta de tratamiento [...] No hay control de desarrollo urbano; se está contraviniendo la ley que todos los municipios deben de cumplir y las leyes de responsabilidades de los servidores públicos en faltas administrativas, pero eso parece ser letra muerta”, agregó.

Culpan a gobiernos pasados

Para el edil de Acapulco, Manuel Añorve, muchos asentamientos y unidades habitacionales fueron construidos en zonas de alto riesgo con permisos otorgados en administraciones pasadas o se establecieron de ilegalmente.

“En mi administración no hemos autorizado ningún fraccionamiento que tenga posibilidades de inundarse”, aseguró al indicar que la inundación provocada por la tormenta Arlene en la colonia Las Delicias en la Zona Diamante, donde 250 familias fueron desalojadas de un asentamiento irregular, fue por lo cercano al río La Sabana.

“Hemos sido estrictos en el cumplimiento de los requisitos, para que no sufran quienes de buena fe compran una casa y luego resulta que se inunda, pierden sus bienes y ponen en riesgo su vida”. Explicó que en 2010 exigió la demolición de 10 viviendas del fraccionamiento Misión del Mar, en Llano Largo, para evitar inundaciones por el desbordamiento del río Colacho.

El diputado federal priísta Fermín Alvarado Arroyo aseguró que se han invertido 40 millones de pesos para desazolvar y mantener el cauce del río de La Sabana, y con ello impedir inundaciones en las unidades habitacionales autorizadas en zonas inundables, por lo que pidió a los desarrolladores ver con mayor prudencia y responsabilidad las autorizaciones, y garantizar que los cauces naturales de agua sean recuperados.

El delegado de Conagua, José Humberto Gastélum, dijo que ese organismo sólo puede intervenir si se meten en el cauce de un río o en zona federal, pero no cuando es en una zona baja como un humedal.

“Se entiende que todo mundo tiene derecho a tener un espacio donde vivir, pero hay políticas erróneas de los municipios, que sin pensar que está cometiendo un delito en que están arriesgando la vida de sus vecinos llegan y se asientan en partes bajas; obstruyen las corriente de los ríos y provocan esas catástrofes”.

Adolfo Menes, secretario municipal de Desarrollo Urbano y Obras Públicas, admitió que la actual administración otorgó ampliaciones en la zona, pero aseguró que han cumplido con los requisitos y han solventado problemas de drenaje pluvial.

Puso como ejemplo el caso de Geo que tiene unas ampliaciones en Las Gaviotas y las Garzas y que corrigieron los problemas que habían heredado de aprobaciones anteriores.

“Grave uso de suelo”

Guadalupe Rivas, presidente del Colegio de Ecólogos, dijo que lamentablemente le cambiaron el uso de suelo a ese espacio territorial que, por sus características, “jamás debió haber sido decretado como habitacional ni turístico, aunque podría ser turístico pero con restricciones”.

“Se le cambió el uso de suelo sin hacer un análisis ambiental, sin identificar dónde había riesgo, dónde había inundaciones, dónde había deslizamiento y tantas cosas que ahora se están dando entonces. Ahí se pone en riesgo la inversión y la vida”.

Lamentó que no se dé tratamiento especial que merecen las aguas residuales y no se tiene aprobado el reordenamiento territorial en Acapulco.

Ecologistas e investigadores de la Universidad Autónoma de Guerrero indicaron que la expedición de licencias de urbanismo y construcción a empresas inmobiliarias cambiaron la fisonomía del puerto, pasando de humedales y campos de cultivos a un nuevo paisaje de viviendas destinadas al turismo o habitacional.

Con las lluvias, en el verano de 2009 se inundó tres veces el fraccionamiento Misión del Mar, desarrollado por Casas Ara. Antes, La Marquesita había quedado bajo el agua tras el paso de la tormenta Henriette; en La Venta, la unidad de interés social Plácido Domingo queda aislada luego de cada tormenta.

El director de Protección Civil municipal, Melquiades Olmedo, señaló que el ayuntamiento cuenta con un mapa de riesgos, ya que cada año Llano Largo, colonia Agrícola y Coral, además de La Poza, son la que registran afectaciones por las lluvias.



Comenta la Nota.
PUBLICIDAD