aviso-oportuno.com.mx

Suscríbase por internet o llame al 5237-0800




Amado Carrillo edificó su casa de las “mil y una noches”

El extinto jefe del cártel de Juárez no disfrutó el inmueble al ser incautado en construcción
Amado Carrillo edificó su casa de las “mil y una noches”

REFUGIO. La lujosa vivienda terminó siendo “nido” de jóvenes drogadictos. (Foto: )

Lunes 12 de septiembre de 2011 Zorayda GallegosCorresponsal | El Universal
Comenta la Nota

HERMOSILLO. La casa de las “mil y una noches” fue el símbolo con el que Amado Carillo Fuentes quiso demostrar su poder, pero sus sueños de grandeza fueron estrepitosamente parados. Hoy, prácticamente es una ruina como el control que ejerció en su momento al frente del cártel de Juárez.

Tras 18 años de haber sido decomisada, la casa de “las mil y una noches” como se le conoce a la residencia que pertenecía al extinto narcotraficante, está en abandono: llena de escombro, maleza y con pintas de grafiti.

El inmueble que estaba en construcción, en la colonia Pitic, una de las residenciales más exclusivas de Hermosillo, Sonora, poco a poco se deteriora. Nunca llegó a ocuparse; hace 20 años era un atractivo casi turístico para quien visitara la ciudad, debido a su extensión de casi una cuadra y sus enormes cúpulas y detalles lujosos que se distinguían como una excentricidad entre todas las casas locales.

Suntuosidad

Ernesto López, un vecino a quien le tocó presenciar el decomiso de la casa, recuerda que la vivienda tenía enormes habitaciones con vestidores a base de cedro, así como jacuzzis rodeados de espejos con acabados de plata, y una alberca. Contaba con un sótano donde había tinacos y un pasadizo subterráneo, al cual los policías que decomisaron la vivienda jamás permitieron ingresar, “pero se dice que era un pasadizo con salida a otra calle”.

Un hombre que trabaja como jardinero en el sector contó que “sus patrones” y otros vecinos han pedido a las autoridades que derrumben la casa o la vendan. “La gente de aquí ha pedido que la vendan, pero al parecer ya no se sabe ni quién es el dueño, decían que el gobierno, pero se supone que hay un dueño que la heredó tras unos asuntos legales…”, cuenta.

Después de la muerte de Carrillo, la casa fue utilizada por indigentes y malvivientes como refugio para dormir y drogarse, según vecinos del sector. “La comenzaron a pintar toda de grafiti, se robaban los acabados de madera que tenían las puertas y un día causaron un incendio con una bacha de cigarro”, dice una vecina que lleva más de 20 años residiendo en esa colonia.

Tras el incidente, los policías comenzaron a desalojar a toda esa gente que se reunía en la vivienda y los vecinos decidieron organizarse y contratar a alguien para que pintara por lo menos la barda de la casa, ya que daba una mala imagen, agregó la mujer. La residencia tipo árabe fue asegurada el 20 de noviembre de 1993 por la Procuraduría General de la República, apoyada con un helicóptero, cuatro años antes de la muerte del capo. En un inicio se acondicionó para darle utilidad de casa-club de jubilados y pensionados del SNTE.

Sin embargo, a seis meses de incautado, José Morales Buenrostro promovió un juicio de amparo en el Juzgado Tercero de Distrito, bajo el expediente 945/93, con el propósito de evitar la incautación.

Morales era el apoderado legal del supuesto propietario, Juan Jorge Mexía Monge, prestanombre de Amado Carrillo.

El juez tercero de distrito, Gonzalo Hernández Cervantes, y el Segundo Tribunal Colegiado negaron el amparo y ratificaron facultades a la segunda agencia del Ministerio Público Federal para asegurar la vivienda.



Comenta la Nota.

 

PUBLICIDAD