aviso-oportuno.com.mx

Suscríbase por internet o llame al 5237-0800




Basura, un problema común en Oaxaca


Basura, un problema común en Oaxaca

. (Foto: El Universal )

Sábado 04 de marzo de 2000 Alberto López Morales/Corresponsal | El Universal

OAXACA, Oax.- La producción de desechos sólidos se ha convertido ya en ?un grave problema social? para la entidad oaxaqueña.

Asociada con el creciente proceso de urbanización y del comercio, en los últimos años la basura se convirtió no solamente en la principal fuente de contaminación ambiental. También ya provocó problemas políticos entre los oaxaqueños.

Especialistas, regidores de Ecología, autoridades municipales y funcionarios estatales coincidieron en señalar que el problema de la generación de residuos sólidos ?es ya el tema principal del nuevo milenio que deberá incorporar la sociedad en su agenda de prioridades?. Los 570 municipios de Oaxaca enfrentan un problema común: ?Tienen una infraestructura insuficiente para la recolección, transporte y almacenamiento de la basura?. Tan sólo en 10 municipios oaxaqueños se recolectan 376 mil 200 toneladas de residuos sólidos al año.

En ninguna de las ciudades o poblaciones rurales de Oaxaca se cuenta con un sitio adecuado para la disposición final de los desechos. Todos los tiraderos municipales recibe+n residuos peligrosos. Los trabajadores del servicio de limpia y los pepenadores arriesgan sus vidas.



¡Tiren la basura lejos!

?Nadie quiere tener la basura cerca?, comentó el director del Instituto Estatal de Ecología José Luis Bustamante del Valle, quien señaló que en las ciudades, como en poblaciones rurales de Oaxaca, ?es inexistente un marco legal que regule el manejo y la disposición de la basura?.

Julio Bustillo Cacho, presidente del Foro Ecológico Juchiteco, dijo: ?Convencimos a los vecinos del río ?Los Perros?, de Juchitán, para que abrieran ventanas hacia el afluente. ?Las casas no tenían vista hacia atrás?, porque antes el río estaba convertido en un gran basurero.

El 28 de enero de este año, habitantes de las colonias ?Guillermo González?, ?Vicente Guerrero? y de la Unidad habitacional Zapoteca, de la capital oaxaqueña, bloquearon los tres accesos al tiradero y exigieron el cierre definitivo del lugar.

Durante tres días la capital oaxaqueña se vio inundada de desechos sólidos en las calles, los parques, jardines y establecimientos comerciales. Tan sólo en la capital y los 17 municipios conurbados, que en conjunto agrupan a 661 mil 966 habitantes, los cuales generan 800 toneladas de residuos sólidos por día.

En Tlaxiaco, donde diariamente se producen 21.4 toneladas de desechos sólidos, habitantes de la agencia Barrio de San Agustín rechazaron un tiradero municipal que se pretendía establecer en un lugar denominado ?El Portezuelo?, donde impidieron el paso de los camiones recolectores y depositaron la basura a un costado del palacio municipal.

Con fecha 6 de diciembre del año pasado, más de 500 personas de los municipios de La Compañía, Taniche y La Pe manifestaron su inconformidad, por la apertura de un tiradero municipal en la agencia de San Joaquín, para los residuos sólidos generados en Ejutla de Crespo. Los habitantes retuvieron los vehículos recolectores e incendiaron la basura.



Alta contaminación

Según un estudio denominado ?Realidades de los municipios en el manejo de sus residuos?, elaborado por el director del Instituto Estatal de Ecología (IEE), José Luis Bustamante del Valle, el tiradero de Oaxaca, ubicado a 16 kilómetros de la capital, contamina el suelo, los cuerpos de agua y presenta riesgos sobre los acuíferos.

También contamina el aire por la quema de los desechos que producen gases y humos tóxicos, porque funciona como basurero a cielo abierto, sin técnicas de tratamiento. En ese lugar, decenas de pepenadores arriesgan la salud y su vida.

Debido a que ningún municipio oaxaqueño cuenta con un sitio adecuado para la disposición final de los residuos sólidos, los tiraderos existentes en el estado se han convertido en graves fuentes de contaminación y ponen en peligro los cauces hidrológicos.

?La generación de humos y gases tóxicos provenientes de la descomposición de los desechos contribuyen al cambio del clima. En 21 años se ha perdido una gran zona de áreas verdes que ahora están ocupados por los residuos sólidos.?

En la capital oaxaqueña que junto con 17 municipios conurbados producen alrededor de 800 toneladas de basura por día, además que 683 toneladas van a parar en el tiradero municipal de Zaachila, pero la diferencia, 117 toneladas más van a los arroyos y suelos o son quemados por las familias como práctica normal.

Durante los últimos años han sido frecuentes las denuncias y reclamos por la contaminación de arroyos, suelos, deterioro del paisaje, y problemas de salud entre la población por el manejo inadecuado y la disposición final de los desechos sólidos, admitió Bustamante del Valle.



Insuficiente infraestructura

Para el director estatal de Ecología del gobierno oaxaqueño, José Luis Bustamante del Valle, el manejo y tratamiento de la basura se hace cada día más complejo, ya que en los tiraderos también van a parar los desechos biológicos e infecciosos de los hospitales, clínicas, y las grasas y aceites de las pequeñas fábricas, que violan disposiciones ambientales.

En opinión del funcionario, todos los municipios de Oaxaca tienen un problema común: Disponen de una infraestructura insuficiente para los servicios de recolección, transporte y almacenamiento de los residuos sólidos. Y en las ciudades como en las poblaciones se carece de un marco legal que regule el manejo y disposición final de la basura.

La recolección y transporte de la basura ?nos genera grandes problemas?, dijo el alcalde de Tehuantepec, Felipe Orozco Rodas, quien explicó que simultáneamente a la prestación del servicio de limpia, cuya tarifa es simbólica, ?nos damos a la tarea de conseguir recursos financieros para el pago del diesel, mantenimiento de los camiones, refacciones y salario de los trabajadores?.



Mil toneladas por día

?Nos ahoga la basura?, consideró la regidora de Ecología del gobierno municipal perredista de Juchitán, Marina Meneses, quien explicó que la producción de los desechos sólidos está asociada al crecimiento de la población y de los comercios.

En Oaxaca ?hace falta impulsar la cultura ecológica para que las familias reduzcan al máximo la basura, separen los residuos orgánicos e inorgánicos y se construyan más centros de acopio?, expresó el coordinador del Foro Ecológico Juchiteco, Julio Bustillo Cacho.

De acuerdo con Bustamante del Valle, ?rara vez los recursos municipales son destinados al fortalecimiento de la gestión para el manejo de los residuos sólidos. El saneamiento ambiental está relegado al último lugar de las prioridades?.

Además de la capital oaxaqueña y los 17 municipios conurbados que generan 800 toneladas de residuos sólidos por día, en Oaxaca existen 10 municipios y una agencia que generan diariamente mas de mil toneladas de basura.

Los casos más graves se presentan en Tuxtepec, Tehuantepec, Salina Cruz, Santa María Huatulco, Puerto Escondido, Tlaxiaco, Putla, Juquila, Ejutla y Juchitán. En el puerto salinacrucense, las 120 toneladas de residuos municipales y 15 toneladas de lodo provenientes de la refinería ?Antonio Dovalí Jaime?, provocan una alta contaminación del mar.

En Juquila, donde cada año llegan más de un millón 200 mil peregrinos no se cuenta con la infraestructura sanitaria necesaria que permita brindarle a los visitantes los servicios adecuados. Está considerado por el IEE como ?un punto rojo? en materia de residuos.

?La orografía, el desarrollo urbano sin control, la falta de participación de la comunidad para resolver los problemas y la agitada vida para atender a los visitantes, son entre otros factores los que hacen de Juquila uno de los puntos rojos en materia de residuos?, dice el documento del Instituto Estatal de Ecología.

En Juchitán, el principal centro comercial del istmo de Tehuantepec, hay 25 tiraderos en zonas urbanas, cerca de los ríos, panteones y escuelas públicas. La mayor cantidad de residuos sólidos, 60 toneladas por día, va a parar al tiradero localizado en la laguna Biahui Dó, el asentamiento humano más antiguo de la zona (1,300 años aC).



La vida entre la basura

Fernando López y Aristeo Villalba son indígenas zoques de San Miguel Chimalapa, trabajaron como intendentes en la desaparecida planta arrocera ?Presidente Juárez? de Juchitán. Desde hace siete años ambos viven de la basura.

Aristeo Villalba es uno de tantos pepenadores que todos los días busca entre la basura acumulada, en el tiradero de Juchitán, alambres de cobre, botellas de vidrio, cartón y plástico que posteriormente vende a los ?coyotes? que surten a las grandes compañías.

?Aquí saco como 30 pesos al día, no es mucho, pero aunque sea, para la papa?, comentó en un rato de descanso, en el tiradero establecido a un costado del panteón municipal. Hace dos años, Aristeo se enfermó gravemente por una infección en la boca y la garganta. Pepena sin ningún equipo de protección.

Fernando López consiguió a crédito un triciclo que habilitó como recolector de residuos. ?Me levanto temprano y gano 50 pesos al día. Medio alcanza para no pasar hambre?, señaló. Fernando recorre la ciudad de sur a norte y hace cinco viajes al tiradero.

Como él, hay 37 recolectores sindicalizados en el municipio juchiteco que depositan diariamente casi ocho toneladas de residuos sólidos en el tiradero del panteón Domingo de Ramos. Complementan la recolección que hace el servicio de limpia del gobierno perredista. Trabajan sin equipos de protección.



La experiencia del Foro Ecológico Juchiteco

Hace 11 años nació en Juchitán el Foro Ecológico Juchiteco. ?Vimos que ni el gobierno ni los partidos políticos le ponían atención al problema de la contaminación, y decidimos empezar por salvar el río ?Los Perros? que estaba convertido en un gran basurero?, explicó el coordinador de ese organismo no gubernamental, Julio Bustillo Cacho.

Sin apoyos de la Semarnap, la Profepa y del IEE, pero con recursos de la fundación alemana ?Heinrich B11?, el Foro Ecológico Juchiteco construyó un centro de acopio en una superficie de 5 mil metros cuadrados, a un costado del río ?Los Perros?.

?Aquí separamos los desechos; se clasifica la basura; se tritura el plástico y hay un taller de reciclado de papel. Los niños de los centros de educación preescolar nos visitan todos los días?, señaló con orgullo Bustillo Cacho, quien dijo que este es el único centro de acopio, en forma, que funciona en el estado de Oaxaca.

En el centro de acopio se producen 24 mil plantas nativas al año, venden además de plástico, vidrio, cartón, plantas de ornato y frutales, el abono orgánico que se produce en las compostas. ?Ahí vamos, poco a poco, pero la gente ya nos trae la basura separada?, dijo.

Julio Bustillo pidió que las autoridades del Instituto Estatal de Ecología ?nos apoyen? porque la inundación del año pasado arrasó con gran parte de las instalaciones. El Foro Ecológico Juchiteco sostiene una publicación mensual llamada ?El solar? que produce videos que se exhiben en las escuelas; difunde semanalmente un programa ecológico de radio y cada año vinculan las fiestas de mayo con el festival del río, donde acuden artistas consagrados y nuevos valores.



Las alternativas

?Lo mejor sería no producir basura, pero si podemos reducir la producción... ¡qué bueno! ¿No??, dijo Marina Meneses, quien añadió que el ayuntamiento juchiteco adquirió un predio para construir un relleno sanitario con una inversión de 2 millones de pesos.

De esa forma se pretende rescatar el asentamiento humano más antiguo de la región y salvar la flora y fauna nativa que se extingue por la quema a cielo abierto de los desechos establecidos en la laguna Biahui Dó, de Juchitán.

En opinión del director del Instituto Estatal de Ecología, el gobierno oaxaqueño estudia la posibilidad de establecer tres plantas para procesar la basura, mediante el sistema de pirólisis que permitiría además obtener la energía eléctrica y disminuir de manera gradual la contaminación que se ha generado.

Se plantea establecer dichas plantas en las regiones de Valles Centrales, el Istmo y la Cuenca del Papaloapan. Mientras tanto, la producción de residuos sólidos va en aumento; contamina en forma extrema y ya se convirtió en un gran problema social.

?Por esa razón hemos convocado a las autoridades municipales a los talleres regionales para que conozcan la operación de los rellenos sanitarios manuales, que por ser económicos, tienen viabilidad para controlar los residuos?, expresó Bustamante ?¿Qué tan grave es el problema?

?¡Imagínate! Tan sólo en la región de Valles Centrales pasamos de 27 mil 375 toneladas, por año, a 60 mil 300 toneladas?, comentó Bustamante del Valle, quien añadió que en los próximos años la basura será uno de los temas de la agenda social.



PUBLICIDAD