aviso-oportuno.com.mx

Suscríbase por internet o llame al 5237-0800




Derechos de mujeres, más vulnerados en el siglo XXI

Discriminación, pobreza y violencia, los lastres; ONG y expertos llaman a una transformación cultural y social
Lunes 08 de marzo de 2010 NURIT MARTÍNEZ | El Universal
Comenta la Nota

En la última década, en México se ha presentado un “retroceso” en materia de los derechos de las mujeres, además de que prevalece la discriminación, la pobreza y la violencia en contra de ellas, por lo que hay “poco qué festejar” en el Día Internacional de la Mujer, coincidieron autoridades, académicas y dirigentes de organizaciones de la sociedad civil.

Las mujeres son cada día más vulnerables frente al ejercicio de sus garantías para decidir sobre su cuerpo; se ha incrementado la percepción de discriminación por cuestión de género y la cultura del crimen organizado está provocando que “la violencia contra la mujer se naturalice”, plantearon.

Para la directora del Instituto Nacional de las Mujeres (Inmujeres), Rocío García Gaytán, la discriminación, la pobreza y la agresión contra las mujeres son los tres problemas principales que no se pueden “erradicar a partir de un decreto, sino que requieren de una transformación cultural” en la que todos los mexicanos deben participar.

Aunque en los últimos 30 años se identifican áreas en las que la mujer ha logrado insertarse y ocupar mayores espacios, por ejemplo, al “lograr feminizar la matrícula universitaria, que hoy es mayoritariamente de mujeres con mejor desempeño”; también es cierto que prevalecen espacios de discriminación en algunos sectores sociales que impiden, por sólo citar, que las niñas asistan a la escuela por razones económicas o familiares, explicó en entrevista Rosaura Ruiz, presidenta de la Academia Mexicana de Ciencias (AMC).

Frente a esa situación Clara Jusidman, presidenta de la Iniciativa Ciudadana y Desarrollo Social (Incide-Social), explicó que en este momento la principal preocupación, es el “retroceso” que se ha dado en 18 entidades del país al aprobar las llamadas “leyes antiborto” que han llevado a tener al menos a 46 mujeres encarceladas en Puebla, Tamaulipas y Veracruz, y contabilizado otros 130 encarcelamientos en Guanajuato desde el año 2000.

Advirtió que la cultura del crimen organizado está naturalizando la violencia en contra de las mujeres, porque “es una cultura del machismo”.

El crimen organizado asociado al “machismo de las élites conservadoras” que están impulsando los cambios constitucionales para penalizar a las mujeres que se deciden por el aborto “está dejando a las mujeres en una condición muy vulnerable”.

Varios problemas graves para ellas

Para Jusidman, especialista de esa organización no gubernamental, son varios los problemas que se pueden calificar como “graves” en torno al desarrollo de las mujeres; otro de ellos, es el de los “feminicidios que sigue con el clima de violencia y de guerra en la que estamos metidos, la muerte de damas sigue aumentando por causas de género, ya que son expresiones de poder”.

Otro tema que también “está actualmente visibilizándose de forma creciente, es la trata de personas en donde las mujeres y las niñas están siendo sometidas. Seguramente, la crisis económica también impactó en un empobrecimiento, en pérdidas de empleo y en retroceso en la calidad de vida de ellas, ya que a pesar del estancamiento económico del país, habían sido temas en los que en los últimos 10 o 15 años se había avanzando”.

Entrevistadas por separado cada una de ellas expresó su visión sobre la condición actual que viven las mujeres en México.

Para la directora de Inmujeres, García Gaytán —quien dio respuesta a un cuestionario vía electrónica—, dijo que la pobreza es una “problemática prioritaria, en razón de la vulnerabilidad que produce y expone no sólo a las propias mujeres, sino a las y los integrantes de toda una familia.

“Nos hace falta mucho para erradicar el otro grave problema que es la violencia hacia las mujeres, donde los datos indican que 43% de las féminas del país ha sido víctima de ataques por parte de sus parejas, con porcentajes que van de 54% en el estado de México a 33% en Coahuila”.

Otra forma de ataque que en este momento calificó como “grave”, no sólo por la alta incidencia sino por las secuelas que a futuro se generan, es la que se presenta en el noviazgo y ahí, “el reto que tenemos es el de evitar su normalización”.

Sobre la encuesta que publica en esta edición EL UNIVERSAL, donde se señala que 80% de la población dice que existe discriminación hacia las damas, la funcionaria del gobierno federal afirmó que ese reconocimiento representa que las personas entrevistadas están conscientes del problema, pero “transformar la cultura, la visión y las prácticas cotidianas implica un verdadero desafío que el Estado mexicano está atendiendo”.

La sociedad en general también reconoce que las mujeres tienen oportunidad de acceder cada vez más a cargos públicos, en puestos más altos, tanto en empresas como en instituciones públicas, pero “en algunos espacios, como en el ámbito rural e indígena, es evidente que las féminas tienen menores oportunidades que los hombres, por lo cual existen instituciones como Inmujeres y mecanismos de incidencia local, cuya función es propiciar espacios para reducir las brechas de desigualdad”.

En el caso de las indígenas, éstas enfrentan la vulnerabilidad debido a que es frecuente que “desconozcan sus derechos, el lenguaje suele ser la barrera para ellas y tiene limitadas oportunidades de desarrollo en sus comunidades”.

Para Rosaura Ruiz, de la Academia Mexicana de Ciencias (AMC), “no hay nada qué festejar” en este día debido a que prevalece la discriminación, los estereotipos para la contratación en las empresas y los patrones culturales que hacen que se reproduzca la inequidad de género.

“Legisladoras traicioneras”

“Lo más vergonzoso es que frente a las leyes que han abierto la posibilidad de que haya una cuota para que la mujer esté presente de forma equilibrada en las actividades de la política en el Congreso de la Unión, existan quienes dejen su lugar —curul o escaño— a sus maridos, hermanos y otros familiares, y traicionen el espíritu de la ley y a las propias mujeres que lucharon por eso”.

La también funcionaria de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) aseguró que la situación más “grave” que se ha detectado, la cual raya en la “monstruosidad”, es que en varias entidades del país se estén promoviendo reformas antiaborto para penalizar a las mujeres “por algo que es más que una decisión sobre su propio cuerpo, es una decisión de vida frente a la concepción, pero también frente a las violaciones.

“Es el colmo de la misoginia que una afectada sea obligada a tener o concebir un hijo de su padre, de su hermano o de algún otro familiar si fue violada por uno de ellos. Pero más allá de que obliguen a alguien en esas circunstancias a tener al producto de un ilícito, es que se penalice, se encarcele, se persiga y se trate como criminales a esas mujeres —víctimas— si se deciden por el aborto”.

La presidenta de la Academia Mexicana de Ciencias explicó a este diario que es el momento de “impedir que las ideas y los principios religiosos prevalezcan por encima del conocimiento y del avance científico. No es posible que se diga que un cigoto está dotado de alma”.

 



Comenta la Nota.
PUBLICIDAD