aviso-oportuno.com.mx

Suscríbase por internet o llame al 5237-0800




Matan a 14 en fiesta estudiantil de Juárez

El ataque ocurrió la madrugada del domingo en el exterior e interior de tres casas de la calle Villa de la Paloma, donde estudiantes del plantel 9 del Colegio de Bachilleres
Lunes 01 de febrero de 2010 Mario Héctor Silva Corresponsal | El Universal
Comenta la Nota

CIUDAD JUÁREZ, Chih.— Los disparos que un comando realizó contra los invitados a una fiesta en la colonia Villas de Salvárcar, en el sureste de esta ciudad, causaron la muerte de 14 personas, en su mayoría adolescentes, así como 14 lesionados, dos de ellos de gravedad, quienes fallecieron más tarde.

El ataque ocurrió la madrugada del domingo en el exterior e interior de tres casas de la calle Villa de la Paloma, donde estudiantes del plantel 9 del Colegio de Bachilleres y del Centro de Estudios de Bachillerato Técnico Industrial y de Servicios (CBTIS) 128 celebraban el cumpleaños de uno de ellos.

Tres adolescentes cayeron abatidos afuera de la casa número 1306, otros tres frente al 1308 y cuatro más en el 1310. Cuatro más fallecieron durante el traslado y afuera de los hospitales. Una de las víctimas era estudiante de la Universidad Autónoma de Chihuahua.

Entre las muertos se contaron 10 estudiantes de preparatoria, un universitario y tres adultos, según informó la Procuraduría de Justicia del Estado. Algunos de los cadáveres fueron recogidos en los patios traseros de varias casas debido a que los jóvenes fueron alcanzados por las balas al tratar de escapar.

Las autoridades indicaron que los agresores buscaban a un individuo y aunque el móvil no ha sido definido, una de las líneas de investigación tiene que ver “con el narcotráfico y vinculado a la delincuencia organizada”.

La mayoría de los heridos fueron llevados por sus mismos familiares al Hospital General de Zona, cercano al lugar.

El alcalde de Ciudad Juárez, José Reyes Ferriz, dijo que los gobiernos municipal y estatal se harán cargo de los gastos médicos y apoyo sicológico, y ofreció una recompensa de un millón de pesos a quienes aporten información y datos para dar con los agresores.

La Procuraduría confirmó versiones de amigos y vecinos, de que antes de la una de la mañana del domingo, los atacantes, todos encapuchados, llegaron en cuatro camionetas con las que bloquearon el acceso a la casa 1310 de la calle Villa de la Paloma, donde se concentraban unos 60 estudiantes.

Los pistoleros comenzaron a disparar antes de ingresar a la casa y alcanzaron a varias personas que estaban en las viviendas aledañas marcadas con los números 1308 y 1306.

“Algunas personas corrieron y los persiguieron”, narró la madre de una joven de 17 años que resultó herida en una pierna y un brazo. “Mi hija estaba adentro cuando llegaron los pistoleros, pero salió corriendo de la casa y se refugió con un vecino de enfrente”, relató un hombre que dijo que estaba dentro de la vivienda donde cayeron varias víctimas.

Un vecino que salió corriendo a buscar a su hijo que estaba en la fiesta y fue herido antes de que pudiera ayudarle.

Una de las víctimas es Adrián Encino Hernández, de 17 años, del plantel 9 del Colegio de Bachilleres, quien recientemente recibió un reconocimiento del gobernador de Chihuahua, José Reyes Baeza, por su destacada actividad académica. “Se murió en mis brazos”, dijo el abuelo de la víctima, que al escuchar los disparos salió corriendo en busca de su nieto para encontrarlo herido.

En la casa 1306, donde sus propietarios con dos hijos pequeños habían instalado un puesto de dulces y refrescos para venderlos a los estudiantes, el padre murió al recibir varios impactos en la cabeza y su esposa resultó herida. El abuelo, que reside en otra zona, encontró a los dos niños ocultos bajo la cama.

Siete de los lesionados fueron trasladados por sus familiares en autos particulares debido a la tardanza de los servicios de emergencia a la clínica 66 del IMSS y otro a la 35. Uno de los heridos falleció antes de llegar al puesto de urgencias sin haber recibido atención.

Entre gritos de dolor y la angustia, luego de que los desesperados vecinos trataban de comunicarse sin éxito con los servicios de emergencia, los padres de los heridos comenzaron a subirlos a sus vehículos para llevarlos al hospital.

“Soldados y policías llegaron tarde y en vez de ayudarnos nos ordenaron que no moviéramos a los heridos”.

 



Comenta la Nota.
PUBLICIDAD