aviso-oportuno.com.mx

Suscríbase por internet o llame al 5237-0800




Niños hacen chistes sobre protección en un sismo

Envían correos con los consejos para salvarse
Viernes 22 de febrero de 2008 Rosa María Méndez | El Universal

MEXICALI, BC.— Los niños hablan aquí del Triángulo de la vida (recomendaciones de sobrevivencia en sismos) como si fueran sus caricaturas favoritas. En correos electrónicos, mensajeros y charlas directas con compañeros durante el recreo, se conversa sobre cómo protegerse de estos eventos.

También han aparecido chistes sobre el tema que circulan por internet. En éstos, los fronterizos se jactan de la cadena de sismos registrada en esta capital desde el 8 de febrero pasado, con más de medio millar de movimientos.

A la par de los mensajes donde las autoridades exhortan a guardar la calma, el ingenio de los anunciantes no se ha hecho esperar. Así, se escuchan comerciales que invitan a la población a tomar tal o cual bebida para evitar ser afectados por un temblor.

Los mexicalenses han madurado a pasos agigantados en cuanto a este tema geológico, lo cual les permite estar más alertas, pero también más temerosos, estresados y tensos. Este comportamiento podría reflejarse en sus actividades laborales, estudios y su comportamiento diario, sostiene la sicóloga del Centro Interdisciplinario de Atención Educativa a la Comunidad (CIAEC), Érica Reyes Piñuelas.

“La gente conoce más del tema, pero también está más tensa. Nosotros nos estamos preparando en aspectos relacionados con la intervención en crisis para auxiliar a la comunidad en caso de un sismo de mayor intensidad”, añadió.

Comenta que en sus consultas, los menores de edad empiezan a emplear de manera normal palabras como sismos, magnitud y epicentro. “Esto se presenta en todas las edades, pero es bueno que los menores empiecen a relacionarse con este tipo de vocablos para que lejos de asustarse, puedan enfrentar una situación de mayor magnitud”, dijo.

Triángulo de la vida

El Triángulo de la vida consiste en una serie de recomendaciones para salvarse en caso de un evento mayor. Se dice, por ejemplo: “En cualquier derrumbe hay ciento por ciento de sobrevivencia usando El Triángulo de vida”, lo que llama la atención de la población que enseguida reenvía este correo.

El autor de estas instrucciones es Doug Copp, jefe de rescate y director de Desastres del Grupo Internacional de Rescate Norteamericano (ARTI). “Cuando un edificio colapsa, el peso del techo cae sobre los objetos o muebles aplastándolos, pero queda un espacio vacío al lado de ellos. Este espacio es el que yo llamo Triángulo de vida, dice. Cuanto más grande, pesado y fuerte es el objeto, menos se va a compactar la persona”.



PUBLICIDAD