aviso-oportuno.com.mx

Suscríbase por internet o llame al 5237-0800




Miles de libros dañados en bibliotecas

Las pérdidas rompen con la vida intelectual, comentan
Lunes 12 de noviembre de 2007 Roberto Barboza | El Universal

VILLAHERMOSA, Tab.— La pérdida de millares de volúmenes en la biblioteca central de la capital tabasqueña y en 78 librerías públicas rurales de cinco municipios, es otro de los daños causados por la mayor inundación en la historia de la entidad.

Los daños a tantos libros significan “un rompimiento con la vida intelectual y cultural” de Tabasco, declaró Porfirio Díaz Pérez, director de la Red Estatal de Bibliotecas.

La perjudicial corriente del río Grijalva afectó, principalmente, la infraestructura y obras que albergaba la biblioteca del estado José María Pino Suárez, con 8 mil 500 metros de construcción sobre una superficie de 12 mil metros cuadrados, en la margen izquierda del cauce del río Grijalva.

‘Sellan’ con plastilina las ranuras

Díaz Pérez recuerda que cuando el agua empezó a filtrarse por las puertas y ventanales del edificio, el personal empezó a sellar con plastilina todas las ranuras, en un vano intento por detener el líquido y salvar miles de libros.

El edificio erigido en 1987 por los arquitectos Teodoro González de Léon y Francisco Serrano, cuenta con un sistema de construcción llamado por compensación, con celdas en el sótano, para que el inmueble flote sobre superficies más húmedas.

Bóveda llena de agua

Actualmente, toda esa bóveda subterránea está llena de agua, líquido que deberá extraerse “para que la humedad no dañe” al resto de libros que no fueron afectados, explica el director de la Red Estatal de Bibliotecas de Tabasco.

También el auditorio aún está anegado, con sus 130 butacas, alfombra, duela del estrado y paredes; se dañaron 160 sillas de usuarios adultos, infantiles y secretariales; 52 mesas infantiles y de centro; seis computadoras personales, cuatro impresoras y 26 archiveros de madera, explicó.

El agua alcanzó los volúmenes que se encontraban en el primero y segundo entrepaños de los anaqueles.

Daños a 15 mil libros

La biblioteca José María Pino Suárez, con capacidad para alojar a mil usuarios simultáneamente, cuenta con 215 mil volúmenes, de los cuales se mojaron unos 15 mil de las colecciones general, de consulta y de reserva.

Afortunadamente no resultaron afectadas las 66 mil obras que conforman las 13 colecciones especiales; entre ellas ,la del historiador de la Revolución Mexicana, Alfonso Taracena, ubicada en el segundo nivel.

Sí se humedecieron, totalmente, los únicos cuatro volúmenes que se tenían de Álgebra de Aurelio Baldor, que son de los más solicitados por los estudiantes, son “caballos de batalla”. Éstos se mantenían a la mano, en el cajón de un escritorio, para entregarlos a quienes los solicitaran, previa identificación, pues era común que “desaparecieran” de los anaqueles que tenían asignados en el área de ciencias puras, dice el director de la biblioteca José María Pino Suárez.

Además, de los libros de las instituciones públicas, también en las casas particulares inundadas se perdieron millares de libros que tenían las familias en sus bibliotecas privadas, apunta el director de la Red Estatal de Bibliotecas de Tabasco.



PUBLICIDAD