aviso-oportuno.com.mx

Suscríbase por internet o llame al 5237-0800




Imágenes violentas agravan problemas sociales, alertan

¿Se imagina a sus hijos jugando al "encobijado" o a degollar a sus "enemigos" para cobrar alguna deuda de narcotráfico o por "uso de piso"?
Domingo 29 de abril de 2007 El Universal

TIJUANA, BC.- ¿Se imagina a sus hijos jugando al "encobijado" o a degollar a sus "enemigos" para cobrar alguna deuda de narcotráfico o por "uso de piso"?

Para el director del Centro de Atención Sicológica del CETYS Universidad de Tijuana, Francisco Gómez, no es muy difícil que algún día la gente presencie ese tipo de pasatiempos infantiles.

"Es un riesgo muy posible y muy propio del momento que vivimos, pues las imágenes violentas son cosa de todos los días, lo mismo en el contenido de los noticiarios, las primeras páginas de los periódicos cargadas de notas rojas y hasta en caricaturas", argumentó Francisco Gómez.

El especialista advirtió que si no se toman desde este momento medidas para disminuir la agresión, que se ha convertido en una patología colectiva, "tarde que temprano la sociedad en su conjunto, va a enfrentar problemas graves".

El contexto de violencia, el avance del crimen organizado y, por si fuera poco, una desintegración familiar que cada vez empeora, han generado un coctel que podría estallar en cualquier momento, alertó el académico.

La sicóloga Milena Chang Chan expuso, por su parte, que el problema no se limita únicamente a las expresiones violentas de los niños; hay situaciones paralelas, especificó, que afectan el desempeño de la sociedad, como el estrés y la depresión, y los más jóvenes no están exentos de ello.

La especialista pronosticó que si no se toman cartas en el asunto y si no se atiende la cada vez más alta incidencia de cuadros depresivos entre niños, e incluso entre bebés, en el año 2020 la depresión se convertirá en la principal causa de incapacidad en el mundo.

Influencia doméstica

Al participar en el Congreso Internacional de Sicología Infantil, organizado por el CETYS, Francisco Gómez explicó que aunque el contexto violento que se vive en México lo provocan las bandas criminales, también es verdad que tiene un origen en la descomposición social, y específicamente en la desintegración de las familias.

Si hay cada vez más jóvenes que participan en hechos delictivos, el riesgo se incrementa, y cada día veremos a más niños incursionar en actividades contrarias a la ley, alertó Gómez.

"El problema está en que se está formando un coctel muy peligroso, con ingredientes como las drogas, que son producto de esta problemática social; la descomposición de las relaciones familiares da como resultado una agresividad colectiva", afirmó Gómez.

Ambos especialistas urgieron a las autoridades a la creación de programas de reconstrucción del tejido familiar, así como la promoción de alternativas ocupacionales para jóvenes y niños.

Existen muchos pequeños y adolescentes que, actualmente, no cuentan con opciones recreativas y de esparcimiento y, por consiguiente, sólo se dedican a la vagancia o a practicar juegos violentos en la computadora mientras sus padres trabajan fuera de casa.

Gómez rechazó aplicar responsabilidades penales y, en cambio, consideró que lo importante es buscar alternativas de solución que tomen como base diagnósticos para actuar sobre realidades.

El especialista universitario confió en que tanta violencia y desintegración familiar pueden contrarrestarse para llegar a una armonía social; "aunque esto suene muy romántico, creo que sí se puede si cada quien es educado revisando sus valores".

Insistió que las distorsiones de conducta de los niños se dan muchas veces por la falta de atención y por el abandono de los padres, derivado de la necesidad de trabajar para subsistir.

Depresión en la cuna

En entrevista por separado, la sicóloga Milena Chang Chan alertó sobre casos de depresión infantil, incluso de bebés, como consecuencia de la descomposición social y la desintegración de las familias.

Indicó que ciudades grandes como Tijuana ya presentan "focos rojos" en la incidencia de problemas sicológicos infantiles, que si no son atendidos con oportunidad, en el año 2020 se convertirán en la principal causa de incapacidad.

Este problema afecta de igual forma a los niños más pequeños y hasta a los bebés, y actualmente la causa principal es la ausencia de los padres.

Los niños muy pequeños que no saben hablar ni expresar su tristeza se manifestarán molestos, inquietos, irritables, lo que representa dificultades para diagnosticar.

Milena Chang recomendó a los padres de familia mantenerse pendientes de los síntomas depresivos de sus hijos para proporcionarles una atención a tiempo.



PUBLICIDAD