aviso-oportuno.com.mx

Suscríbase por internet o llame al 5237-0800




Desnutrición, batalla que se pierde

En Guerrero, Michoacán, Durango y Chihuahua miles de niños, principalmente de comunidades rurales e indígenas, están sumidos en la pobreza
Domingo 30 de julio de 2006 JAIME MÁRQUEZ, CARLOS CORIA, JUAN CERVANTES, MÓNICA HERNÁNDEZ y BLANCA GALINDO / CORRESPONSALES | El Universal

La desnutrición infantil que en estados como Guerrero, Michoacán, Durango y Chihuahua registra cifras alarmantes, ha obligado a los gobiernos de esas entidades a diseñar programas urgentes de atención, dado que miles de niños, principalmente de comunidades rurales e indígenas, son víctimas de enfernedades que les impiden su sano crecimiento e inhiben el aprovechamiento escolar.

En la sierra Tarahumara de Chihuahua las muertes de niños por desnutrición, infecciones gastrointestinales, sed y hambre, aumentaron considerablemente en los primeros meses del año al registrarse 36 fallecimientos.

Los principales factores de mortalidad infantil en la región serrana son la desnutrición, la falta de agua y de higiene en las comunidades indígenas y zonas pobres de Guachochi, así como la falta de recursos económicos para extender las instalaciones hospitalarias, reconoció el doctor Andrés Balleza, director general del hospital IMSS-Oportunidades de Guachochi.

Casos graves

En Guerrero, más de 40 mil niños menores de cinco años presentan cuadros agudos de desnutrición por las condiciones de pobreza extrema en que viven sus padres a consecuencia de la falta de fuentes de trabajo y proyectos productivos en la entidad.

Javier García Chávez, director del Sistema Integral de la Familia DIF en el estado, informó que el problema de desnutrición se concentra en 38 de los 81 municipios de Guerrero, donde las condiciones de pobreza y marginación son más extremas.

Ante la alarmante cifra de niños desnutridos en el estado, el DIF local anuncia que a partir del próximo 8 de agosto iniciará un programa de combate en los 38 municipios donde se concentran en que se detectó el problema.

El plan, explicaron las autoridades del DIF, es además de continuar con la entrega de desayunos escolares, capacitar a las familias a través de la Secretaría de Desarrollo Rural (SDR) apoyarlos en la producción de sus propios alimentos, mejorar su educación y su salud.

Indígenas, los más afectados

De acuerdo con los diagnósticos elaborados por la Secretaría de Salud, el Sistema Integral de la Familia DIF y la Secretaría de Desarrollo Social (Sedesol), de las 6 mil 549 comunidades con pobreza alimentaria en Michoacán, 298 corresponden a grupos indígenas.

De acuerdo con estudios del Fondo de Naciones Unidas para la Educación y la Infancia (Unicef), las probabilidades de que un niño indígena padezca desnutrición es de cuatro a uno, en relación con los que viven en las ciudades.

A mediados de 2005 se elaboró el diagnóstico de la desnutrición en la entidad y con base en esos resultados se presentó al Congreso del estado que autorizó 70 millones de pesos para empezar el programa "Crecer" en el presente año.

María Eugenia Austria Palacios, la secretaria de Salud de Michoacán, explicó que el programa consiste en entregar paquetes de leche en polvo enriquecida con ácido fólico, vitaminas A, C, D y hierro a las familias.

Los menores, dijo, deberán tomar un vaso de leche por la mañana y otro por la noche durante ocho semanas y una vez transcurrido ese tiempo se le vuelve a dotar de otros 16 paquetes de leche, previa revisión mensual de peso y talla para el registro. "Crecer" inició el pasado 19 abril con la entrega de la leche y a la fecha se han atendido a 51 mil 400 niños.

Costumbres, otra de las causas

En el municipio de El Mezquital -uno de los 50 con menor nivel de desarrollo de todo el país-, existen 11 mil niños indígenas de las etnias huichola y tepehuana, de los cuales 2 mil 200 tienen problemas graves de desnutrición.

Según el director de los Servicios de Salud, Francisco Javier Solís Estupiñán, están por iniciar en el mes de septiembre un programa para atender este problema en coordinación con autoridades del DIF estatal, que pretenden llevar desayunos calientes y despensas a los más de 100 anexos que conforman la zona indígena del citado municipio.

Chantal Donneaud Bechelani, responsable del Programa de Nutrición y Obesidad de la Secretaría de Salud, indicó que la raíz de la desnutrición de estos menores indígenas, obedece a que por sus usos y costumbres su dieta sólo se basa en tortillas y chile.

Subrayó además que cuando los tepehuanos realizan la celebración del mitote -su fiesta tradicional- durante una semana mantienen a los niños en ayuno, sólo les dan agua, y no imprta que edad tengan.

Para esta funcionaria el problema mayor de desnutrición afecta a los niños de la zona indígena, porque son los adultos varones los que logran tener una ingesta ligeramente mejor que la de los pequeños y que las de las mujeres, porque de acuerdo con la cultura de esta etnia y de los huicholes quien debe estar mejor es el jefe de la familia.

Desayunos calientes, una solución

Enclavado en la sierra Norte de Puebla, Eloxochitilán es uno de los principales retos para enfrentar problemas como el de la desnutrición severa que sufren sus habitantes, sobre todo los infantes.

Considerado como el municipio número 23 con los peores niveles de desarrollo en el el país, en este lugar las familias apenas tienen que comer. En su mayoría, los pobladores se dedican al cultivo del maíz, pero lejos de ser vendido, éste es almacenado para que tengan alimento durante todo el año.

Por ello, en el sexenio pasado la entonces presidenta estatal del DIF, Socorro Alfaro de Morales, impulsó un programa novedoso, dotar de desayunos calientes a los menores de edad: Este con dos fines, reducir la desnutrición infantil y garantizar que todos los menores de las comunidades marginadas acudan con regularidad a la escuela.

Hoy, este es uno de los esquemas que más se maneja para combatir la desnutrición infantil en el estado de Puebla; a los pequeños se les dan en las escuelas bricks de leche y complementos alimenticios para que puedan fortalecerse y tener un mejor rendimiento en las aulas.

Y es que en la actualidad el estado de Puebla es uno de los cinco que reporta mayor desnutrición infantil, según un informe de la Universidad Iberoamericana.

Se informa que en la actualidad cerca de un millón 500 mil menores padecen de desnutrición en el país, sobre todo en municipios de alta marginación. Y uno de ellos es Eloxochitlán, cuya ubicación y orografía hace que las condiciones de vida sean extremandamente precarias.



PUBLICIDAD