aviso-oportuno.com.mx

Suscríbase por internet o llame al 5237-0800




Alertan en Querétaro sobre escasez de agua

En 20 años, la entidad puede quedarse sin líquido, advierten
Lunes 05 de abril de 2004 Juan José Arreola/Corresponsal | El Universal

Querétaro , Qro. La ciudad de Querétaro tiene reservas probadas de agua potable solamente para un máximo de 20 años, lo que implica que podría quedarse sin ella en el año 2025, de continuarse con el mismo ritmo de sobreexplotación del líquido.

Y es que el incremento poblacional de la ciudad, la creciente demanda de servicios públicos y el aumento del consumo de agua han llevado a las autoridades a elevar notoriamente la extracción del agua potable, superándose el consumo de la misma a la cantidad que se logra recargar, lo que conduce a la sobreexplotación.

Lo anterior es advertido en el estudio denominado "Problemática legislativa sobre uso y aprovechamiento del agua del estado de Querétaro", elaborado por el presidente de la Comisión de Preservación del Medio Ambiente y Protección Ecológica de la 54 Legislatura de Querétaro, Fernando Orozco Vega.

En el estudio, el legislador establece que en los últimos 10 años el promedio de agua disponible por persona ha sido de 4 mil 890 metros cúbicos contra los aproximadamente 11 mil metros cúbicos que había en la década de los años 60 y 70.

Como el consumo del agua es mayor que el líquido que regresa y carga los mantos acuíferos, el agotamiento de este recurso podría registrarse en el año 2025.

En el mismo sentido, investigadores del Centro de Geociencias de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) y de la Facultad de Ingeniería de la Universidad Autónoma de Querétaro (UAQ), han demostrado que a consecuencia de la creciente explotación del agua subterránea se han generado varios hundimientos y agrietamientos en el valle de Querétaro.

"La aparición de agrietamientos ha sido asociada con la incesante explotación del agua subterránea en cuencas aluviales en donde existe una masa de suelo con alto potencial de consolidación que sobreyace a un estrato duro con bajo o nulo potencial de consolidación, que además tiene una configuración muy irregular".

En la investigación "Delimitación de zonas de riesgo de generación de agrietamientos superficiales mediante el análisis de datos gavimétricos", los investigadores establecen que a comienzos de los años 80 se detectó en el valle de Querétaro un agrietamiento superficial del suelo, el cual se manifestó por los daños causados en las construcciones que se localizan sobre su traza.

A 20 años de distancia, el fenómeno ha evolucionado a tal grado que en la actualidad se tiene conocimiento de tres diferentes sistemas principales de agrietamientos en un área de aproximadamente 40 kilómetros cuadrados.

Aparejado con el agotamiento del agua subterránea, el problema analizado por estos científicos tiene repercusiones colaterales.

"Cuando los agrietamientos aparecen en zonas urbanas causan daños a las construcciones ahí ubicadas al grado de poner en riesgo su estabilidad misma. Además, son motivo de que la infraestructura urbana (tuberías, ductos, pavimentos y banquetas, etcétera) tenga que ser reparada recurrentemente debido a los daños causados".

En el análisis realizado por el diputado Fernando Orozco se establece que la sobreexplotación del agua en Querétaro ha obligado a extraer el líquido a profundidades de hasta 150 metros, cuando en la década de los años 40, el agua se conseguía apenas a cinco metros de profundidad.

Esta proporción implica que en los últimos 10 años los habitantes del estado de Querétaro han consumido la misma cantidad de agua que la consumida del año 1940 a 1990, aproximadamente.



PUBLICIDAD