aviso-oportuno.com.mx

Suscríbase por internet o llame al 5237-0800




Chiapas: hallan 30 cadáveres en rancho Yoreme

Reasegura la PGJ estatal la propiedad, donde se detectó un cementerio clandestino. Se presume que narcotraficantes asesinaron a las víctimas
Sábado 26 de enero de 2002 Gonzalo Egremy/Corresponsal | El Universal

TAPACHULA, Chis. El procurador de Justicia del estado, Mariano Herrán Salvatti, informó ayer del hallazgo de más de 30 cadáveres en el rancho Yoreme, en el municipio de Mapastepec y dijo que las autoridades judiciales reaseguraron esta propiedad, en donde hace tres años (1999) la policía descubrió un "panteón clandestino" con cinco cadáveres. Herrán Salvatti indicó a la prensa que la Procuraduría General de Justicia retomó la investigación iniciada hace tres años y ordenó el reaseguramiento del rancho Yoreme, ante el descubrimiento de más de 30 cuerpos enterrados clandestinamente aquí.

Agregó que no recordaba con exactitud el número de cadáveres hallados en el rancho Yoreme , pero reiteró que eran más de 30 los recuperados durante las investigaciones en los últimos meses y también varios vehículos abandonados "que están siendo objeto de investigación e identificación".

Herrán indicó que los homicidios y la sepultura clandestina de estos cuerpos "factiblemente ocurrieron en fechas diversas de los últimos años y hoy continuamos con las indagaciones para identificar a los mismos".

En los meses de enero y febrero de 1999, cuando la PGJE dio a conocer el descubrimiento de ese "panteón clandestino", periódicos locales difundieron, de acuerdo con fuentes allegadas a la policía que investigaba el caso, que en ese lugar se encontraban enterradas al menos 15 personas asesinadas por las mafias del narcotráfico que operaban en esta costa chiapaneca y frontera sur.

Hasta ahora sólo se conoce la identificación de dos de los cinco primeros cuerpos localizados en 1999.

En ese año, el entonces procurador de Justicia, Eduardo Montoya Liévano encarcelado desde diciembre pasado en Cerro Hueco por supuestos delitos de peculado y asociación delictuosa, dio a conocer que en el Yoreme habían descubierto un "panteón clandestino" con osamentas de cinco personas, a quienes habían torturado y presentaban el tiro de gracia.

La PGJE incautó en esa fecha el rancho, propiedad de un sujeto originario de Guerrero que se hacía llamar Agustín del Valle o Domingo de la Cruz y que presuntamente encabezaba a una banda dedicada al comercio de alcaloides, secuestros, asaltos y otros ilícitos; detuvo al administrador Teódulo Solís Alegría y a Reynaldo Espinoza, pero sólo como "presentados", según las investigaciones policiacas dadas a conocer en esa época.

En febrero de ese mismo año, fueron identificados los restos de dos de los cinco cadáveres del Yoreme y correspondía, según la autoridad, al mecánico dental, José Luis Ornelas y al taxista de Mapastepec, Abel Hinojosa Macías, reportados como desaparecidos en 1996 y 1997.



PUBLICIDAD