Patanes reales inspiran filme de Tagliavini

Hoy se estrena Cómo cortar a tu patán, hecha a través de anécdotas reales
De izq. a der.: Sebastián Zurita, Mariana Treviño, Christopher Von Uckermann y Camila Sodi protagonizan el filme. (CLASOS)
13/10/2017
00:05
César Huerta
-A +A

[email protected]
 

“Nos encanta que los hombres nos digan que les interesa nuestras cosas, aunque realmente les valga mad...”, dice en algún momento el personaje de Amanda a Leo.

La escena se desarrolla entre Mariana Treviño (Club de Cuervos) y Christopher Von Uckermann (2091), como parte de Cómo cortar a tu patán, que estrena este fin de semana en cines.

Amanda desea que su hermana (Camila Sodi) termine con su novio mujeriego (Sebastián Zurita) y se vale de Leo para lograrlo.

“Se entrevistaron a muchas mujeres en México para poder hacer diálogos así, no hay nada inventado”, cuenta la realizadora Gabriela Tagliavini

“Recuerdo que llegamos a tener un cassette con los 10 pasos para saber cómo cortar a alguien, también nos basamos en gente patana que nos ha tocado para hacerlo real”, abunda.

Filmada hace un año en locaciones de la Ciudad de México, el filme hizo que el elenco se cuestionara si han sido patanes o no en su vida.

“Todos lo hemos sido o lo hemos padecido. Es una comedia ligera sobre un tema que nos atañe a todos, el amor es el riesgo más importante y hermoso que debemos tener en la vida y cuidar eso y lo importante es que aquí, la mujer toma otro rol, el de decir no a algo”, expresa Mariana.

Previo al rodaje, tanto Zurita como Von Uckermann sabían que debían hacer una escena de yoga, intentando llamar la atención del personaje encarnado por Sodi.

El que más sufrió fue el primero, pues jamás había practicado la disciplina y de pronto tuvo que hacer posiciones ridículas e intentar generar risa entre el público.

“Dije yo lo hago, ¡pero jamás pensé que serían llamados de ocho horas de trabajo!”, cuenta.

“La gente no lo sabe, pero soy penoso, me cuesta trabajo hacerle conversación a una mujer”.

Pero Mariana y Christopher tenían quizá un reto mayor, pues para una secuencia tuvieron que meterse a las aguas de Xochimilco. Temerosos al principio por lo verdoso del líquido, sabían que era necesario para la historia.

Al final, dice Uckermann, los patanes son algo que por morbo llama la atención a la gente.

“A quién no le ha pasado eso, es una comedia romántica, pero que también la disfrutarán los hombres”, dice.

Cómo cortar a tu patán estrenará paralelamente en EU.

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

Comentarios