La mujer que elige entre ocho hombres

Patricia Zavala conduce el reality Kiss bang love, donde se busca pareja masculina
Zavala ganó el título de Chica E! en 2010. (CORTESÍA)
08/11/2017
00:02
César Huerta Ortiz
-A +A

[email protected]

La química entre personas o la muestra del refrán “lo que es de alguien, nadie se lo quita” es lo que se verá en televisión a partir de hoy.

Patricia Zavala, conductora del reality Kiss bang love que inicia transmisiones en la señal de E! Entertainment, cuenta una anécdota para respaldar su idea.

“Hay una chica que siempre veía a un chico en misa, en la iglesia, con su mamá, y era imposible que lo supiéramos; cuando lo besó lo escogió, se quitó la venda, lo vio y no creía que era él”, narra emocionada.

“Este programa comprueba que a pesar de que queremos inmediatez, hay una necesidad de otra cosa porque si no, no estuviéramos aquí”, agrega la modelo venezolana.

La emisión que tiene participantes mayoritariamente mexicanas, consiste en que cada una de las 12 mujeres seleccionadas, se besa con ocho hombres, ambos con los ojos tapados.

Tras elegir a los cuatro mejores besos, se quitan todos las vendas y sostiene entrevistas en privado; al final elige a dos para citas a solas.

“Con el programa espero que la gente tenga más empatía, confíe más en el instinto, en el amor, que se devuelva eso a la pantalla, no es que no exista, pero tener más, aquí la venda es un elemento liberador”, apunta Zavala, de 32 años.

Un formato similar a Kiss Bang Love existe en Alemania y EU. La latina muestra a todo tipo de chicas, comenta la sudamericana.

“Hay chicas que se ven irreverentes y de repente dicen que quieren algo bonito, o como la que viene y se ve que sueña con corona y vestido y dice que cree en la unión libre (risas), es romper los arquetipos a los que estamos acostumbrados”.

Zavala, concursante en Miss Venezuela 2009, ganó el título de Chica E! al año siguiente.

“Habrá quien diga que la producción metió mano, pero para nada, las cosas son naturales”, asegura

Los celos. Mientras una de las concursantes besa a un candidato, a unos 50 metros del set, en un pequeño cuarto, su hermano la observa en compañía de una amiga.

Los dos están nerviosos. Se quedan viendo el monitor, apenas y hablan, hasta que él rompe. “¡Sí, es su tipo, pero tengo celos!”, bromea.

Zavala ríe cuando se le comenta lo que acaba de ocurrir. Y habla desde su experiencia.

“Es mentira que no le digamos a la amiga lo que nos pasa, cuando nos rompen el corazón, se lo rompen a todas y así es. De los hermanos, lo que más miedo nos da es que el nuestro sea rechazado”, dice.

Para la segunda temporada, Patricia Zavala espera parejas del mismo sexo.

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

Comentarios