Se encuentra usted aquí

Grammy contra la extinción

Mientras la academia lucha por mantener categorías vigentes, como la ranchera, artistas emergen o reviven en nuevos géneros musicales
Ilustración: ROSARIO LUCAS
15/11/2017
00:00
Humberto Montoya O.
-A +A

Mientras los cantantes luchan por ganar un Latin Grammy que le dé reconocimiento a su carrera, la Academia Latina de Artes y Ciencias de la Grabación lucha porque no se extingan categorías de música que hoy a pocos interesan y abrirse a las nuevas tendencias musicales.

Gabriel Abaroa, presidente y CEO de la Academia Latina de la Grabación desde 2003, explica en entrevista que hay hoy en día géneros poco interpretados, uno de ellos es la música ranchera, que pasa por momentos complicados.

“Hay categorías que existen o que existieron. El merengue de República Dominicana y Puerto Rico, la cumbia en Colombia, la música romántica en Brasil o el caso de la música ranchera en México, en donde se tiene que cumplir con cierta condición. Tiene que haber un número mínimo de discos registrados (para pelear por un Grammy) y que obviamente tengan gran calidad para que puedan concursar.

“Cuando no existe ese número de álbumes lanzados al mercado, la academia suspende por un año la categoría, pero empieza a gritar con voces de alarma y le empieza a avisar a las comunidades respectivas que, si no hacen su trabajo y si no producen más música y la inscriben, la categoría está en riesgo de desaparecer”.

Así, explica el ejecutivo de la Academia que mañana entrega sus premios en Las Vegas, el primer año sin suficientes discos, procede la suspensión de la categoría; para el segundo año, desaparece.

“Desafortunadamente el merengue, la música romántica en Brasil y la cumbia en Colombia desaparecieron como categorías. Para no perder del todo a la cumbia, la fusionamos con el vallenato, no tienen nada que ver más que vienen del mismo país”.

Lo mismo ocurrió con la música ranchera, el género más representativo de México; recuerda que no había competencia, pero la gente de la propia comunidad artística presentó “milagrosamente” una gran cantidad de inscripciones, sin embargo, no cree que el problema esté solucionado, pues para cambiar el curso de esta tendencia se necesitan nuevos autores, productores y arreglistas, y que la radio y los medios de comunicación le den espacio a esta música.

Que Luis Miguel esté por estrenar un disco de ranchera (La fiesta del mariachi), dice, ayuda a que otros artistas vuelvan a tener ganas de hacer música de ese tipo.

Abaroa señala que, así como en la academia latina se clausuran categorías, se estrenan otras, de acuerdo con las tendencias, de ahí que un solo artista pueda competir en distintas categorías si cambia de género.

“En el caso de Juanes, a veces brinca dentro del pop, rock y lo alternativo. Nunca clasificamos a los artistas, quiero dejar eso bien claro. Siempre se clasifica el álbum. Lo lindo de esto es que no todo se clasifica en blanco y negro, se toma todo por mayoría de votos. Si la principal misión de los comités y de la academia fuera dejar enojados a todos, lo cumpliríamos perfectamente bien. Siempre queda alguien incómodo de cómo se toman las decisiones”, bromeó.

Así, podemos ver en la competencia a Cepillín, con su disco Gracias, peleando el Grammy a Marc Anthony, Mariana Baraj, Cantajuego, Luis Pescetti y Sophia en la categoría de Álbum de Música Latina para Niños. También está Maribel Guardia compitiendo por el premio en Álbum de música de banda, enfrentándose a Banda El Recodo, El Chapo de Sinaola, La Original Banda El Limón de Salvador Lizárraga y Lalo Mora.

En sus más de 43 años en los escenarios, el cantante Ricardo González, Cepillín, nunca había estado nominado al galardón, por lo que considera que es una distinción a su carrera y confiesa que de ganarlo, su vida artística cambiaría.

“Llevaba 30 años sin grabar un disco y en esa época no exitía el Grammy Latino, así que regresar al disco y estar nominado es algo que no esperaba y que me alienta a seguir trabajando para los niños”.

Tras la nominación, el payaso confesó que se meterá en las próximos meses a grabar un nuevo disco, pues de alguna manera estar en el Grammy le da la fuerza para seguir en su carrera enfocada en los más pequeños.

“Esta nominación me ha cambiado, siento que reactiva mi carrera. Me gusta que nominen la música para niños, a veces es olvidada; esperemos que, si gano, haga que las disqueras comiencen a apoyar la música infantil, pues este álbum no tuvo ningun tipo de promoción, lo hicimos de manera independiente, sin ningún apoyo y fue nominado, ahora imagínate si hubiera tenido el respado de una gran disquera”.

Maribel también se dice sorprendida y halagada por su nominación.

“Fue increíble para mí. Metimos los tres discos, el de Julián, el de mi marido Marco y el mío, y un día me dijo mi marido: ‘pasamos a la semifinal’ y yo así de ¡ah!, qué maravilla. Un día estaba yo en Nueva York, que fui a cantar y me despierto y me dice ‘¡Pasaste a la final’ y yo así de que mentiroso, no me estés molestando. Y cuando empiezo a oír felicitaciones, fue sorprendente para mí”.

Las sorpresa

Uno de los géneros que ha sorprendido es el reggaetón, reconoce Abaroa.

“Hace 10 años no existía la categoría urbana y hoy en día se ha vuelto predominantemente influyente. Siempre estamos abiertos a expandir o incluir nuevas categorías. Todo el mundo pensaba que el reggaetón iba a pasar bastante rápido, nunca nadie predijo la influencia ni la fuerza que iba a tomar”.

El presidente de la academia dice que también hay artistas que han sido una revelación. “El año pasado Mon Laferte apareció por primera vez en el escenario de los Latin Grammy acompañada de un artista que ya es un viejo amigo de la casa: Juanes. Este año ella sale con un nuevo álbum y ahora es la que incluye a Juanes y queda nominada a los premios”.

La décimo octava entrega de los Latin Grammy será este jueves y podrá ser vista a través de TNT y TNT Series. 

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

COMENTARIOS