Contra el amor por catálogo

La tercera temporada de UnREAL hará una crítica sobre la presión social que padecen mujeres exitosas sin pareja
La serie es una ficción sobre lo que ocurre detrás de cámaras en la realización de un reality show. (FOTOS: Lifetime )
03/03/2018
00:02
Jesús Díaz
Vancouver.
-A +A

[email protected]

Estar en modo bitch implica no tener pareja si esta no aporta a tu bienestar.

La actriz Shiri Appleby lo ve así.

“En UnREAL contamos la historia de dos mujeres cuyos trabajos son más importantes para ellas que encontrar el amor. Ese es el enfoque”.

Shiri interpreta a una joven que, al ser mano derecha de la productora de un reality show, debe esmerarse por vender la idea del amor enlatado de la televisión.

En el fondo, ninguna tiene como prioridad ese sentimiento, aunque sí es una necesidad. Quinn, su jefa, vive una relación tóxica; y Rachel, su personaje, no avanza cuando se trata de hombres.

Esa paradoja (mujeres juzgadas por no tener pareja pese a ser exitosas) la dará Serene, interpretada por Caitlin FitzGerald. Ella será la encargada de elegir a un chico de entre varios candidatos en el show de citas.

En truco está en que Serene cuestionará a los espectadores y la propia producción sobre si vale la pena buscar una pareja como si se eligiera un producto de catálogo.

“No soy fanática de estos programas de citas —se confiesa FitzGerarld en entrevista con medios mexicanos en Vancouver—, la verdad siento que te lavan el cerebro con la falsa narrativa de encontrar el príncipe azul o tu alma gemela. Eso no es sano”.

La misión de Rachel será de inicio buscar el hombre de sus sueños para menguar la presión social por no tener pareja. Pero con el tiempo buscará que los espectadores sepan la farsa que implica idealizar a hombres por lo que proyectan en pantalla.

“Serena es una mujer a la que Rachel realmente respeta. Es la prueba al mundo de que una mujer puede ser fuerte y exitosa, poderosa y deseada a la vez”, reflexiona Shiri.

Esto traerá conflictos entre las protagonistas, pero esta actriz los ve como parte del arco dramático de todo guión y no necesariamente debe la vida real. Ser bitch no implica desquitarse con otras personas sin razón.

“Trabajo con mujeres todo el tiempo y sé puede ser muy satisfactorio. Lejos de lo que se piensa, no es extraño ver a las mujeres llevarse bien, eso lo hacen entv para crear tensión dramática. Pero no creo que operemos así. Somos buenas amigas y guías. Yo tengo grandes mentoras”.

Me reconozco en personajes complicados, añade Caitlin. “Yo y mis amigas podemos ser complicadas y bitches. Nada malo hay en eso”.

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

COMENTARIOS