Villalobos cree en la intervención divina

El conductor considera que todos los elementos se han dado para estrenar el 6 de octubre la obra "Un acto de Dios"
Protagonistas: Juan Ugarte, Horacio Villalogos y Aldo Gallardo (CORTESÍA)
26/09/2017
04:20
Sughey Baños
-A +A

[email protected]

Horacio Villalobos acepta que cree en Dios y confía tanto en su intervención, que piensa tuvo mucho que ver en que pudiera traer a México la puesta en escena Un acto de Dios, la cual estrenará el próximo 6 de octubre en el Teatro Xola.

“Hubo varios actos de Dios que hicieron que lográramos obtener los derechos de la obra. Estuvimos buscando al autor por cielo, mar y tierra, fuimos a una función de la obra y nos encontramos con él en la puerta del teatro, solos, él y nosotros, ese es un acto de Dios”, contó Horacio Villalobos, protagonista y productor de esta puesta en escena.

La comedia escrita por David Javerbaum está basada en su exitoso libro The last testament, A memoir by God y en su cuenta de Twitter @TheTweetOfGod con más de 2 millones de seguidores. En Broadway triunfaron con este montaje Jim Parsons y posteriormente Sean Hayes en el legendario Studio 54, bajo la producción de Jeffrey Finn y la dirección de Joe Mantello.

Pilar Boliver, directora de la obra, explicó que en esta historia Dios baja a la Tierra a través del cuerpo de un comunicador, porque necesita llegar a la gente, ya que va a dictar los nuevos 10 mandamientos ya que los otros están obsoletos.

“Entonces sí es muy importante que quien actúe este personaje conecte con la gente, tiene que ser un comunicador, un muy buen actor, un gran intérprete y yo encontré que Horacio reunía todas estas características, creo que nadie más en México podría hacer excelente ese papel”.

“Es una comedia muy divertida, ingeniosa, que habla sobre la esencia del ser humano y además es muy actual. Uno tiene que buscar papeles que le vayan, el personaje me va por las características que posee no porque sea Dios, sino por el tono de comedia que tiene”, dijo Horacio.

Para Pilar Boliver, la comedia es el vehículo ideal para abrir la mente del público, de otra manera hubiera encontrado una negativa por parte de la gente para reflexionar en el tema.

“Van a salir con el corazón lleno por haber reído, reflexionado y de entender quizá cómo es este mundo y las reglas que nos rigen, y por qué los seres humanos somos nuestros peores enemigos, la gente va a salir muy feliz”, aseguró.

Villalobos señaló que e trata de una obra muy dinámica, tanto para el público como para los actores.

“Dios habla de política, de deportes, de farándula, se mete en todos los temas, él abre el diálogo con los espectadores y el arcángel Miguel va con su micrófono y les da el derecho de preguntarle a Dios, es un espectáculo interactivo y celestial”.

Adaptada al país. Pilar Boliver no sólo dirige, también realizó la adaptación del texto de David Javerbaum, en colaboración con Fanny Carrillo y Horacio Villalobos, quienes la abordaron, dijo el comunicador, primero con una traducción literal y después fueron matizando, tanto con el lenguaje de nuestro país, como con suforma de hablar.

“Porque Dios viene a México, como cuando se estrenó en Nueva York que llegó a Estados Unidos, entonces tenía que ver con la historia de los norteamericanos, aquí parecería que fue escrita para México, está bien hecha la adaptación y la tropicalización”, comentó Horacio.

El conductor, quien comparte créditos con Aldo Gallardo y Juan Ugarte, señaló que buscaban evitar es que el público sintiera la historia forzada para que encajara en el contexto mexicano, o que se trataba de una simple traducción. “La gente va a sentir que fue escrita para México, porque se tuvieron que adaptar muchas cosas, pero quedó muy divertida”.

“No es una obra sacrílega, que vamos blasfemando contra Dios ni mucho menos, es una comedia de alta escuela”, señaló Boliver.

Horacio comentó que a pesar de este trabajo de adaptación, se respetó cada uno de los lineamientos planteados originalmente por el autor.

“El Dios que estoy haciendo bajo la directriz de Pilar y bajo la imaginación de David Javerbaum es muy simpático, muy irónico, fuerte y que a lo largo de la obra va tomando conciencia, porque él comienza la obra siendo un niño y termina como adulto”.

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

COMENTARIOS