Teatro que alza el ánimo y casas

Una familia de diez dará funciones a mitad de precio. La taquilla se donará a un pueblo de Oaxaca
El actor explicó que él ya vivió tres terremotos, 1957, cuando tenía ocho años; 1985 y 2017. (FOTO: ARCHIVO EL UNIVERSAL)
29/09/2017
00:09
Sughey Baños
-A +A

[email protected]

La puesta Una familia de diez regresará a la Ciudad de México en dos semanas, con el fin de ayudar a la gente que ha perdido su patrimonio con los sismos ocurridos en septiembre, informó su productor Jorge Ortiz de Pinedo.

“Queremos ayudar a un pueblito de Oaxaca que se llama Asunción Ixtaltepec, que está pegadito a Juchitán y se calcula que 60% de las casas se cayó, es juntar un poco de dinero para comprar casas de campaña y lo que haga falta, pues lo trataremos de hacer”.

El también actor aclaró que para esta función, que se realizará tentativamente el 11 de octubre en el Teatro Royal Pedregal, ni los actores, ni el staff técnico o ni del teatro, nadie en general, cobrarán un peso.

Ortiz de Pinedo Producciones es una de las compañías que decidió parar funciones durante la contingencias, así que el Teatro Royal Pedregal, el Teatro López Tarso y el Foro Cultural Chapultepec cerraron sus puertas unos días, pese a lo que esto implicaba.

“Son pérdidas porque seguimos pagando rentas, sueldos, publicidad, es decir no hay entradas pero sí salidas, pero hay que jalar parejos”.

Pero para seguir apoyando de alguna forma, el productor dijo que este fin de semana que levantan nuevamente el telón, todas las obras que produce estarán al 50% del descuento. “Para animar a la gente que vaya al teatro, no pretendemos distraerlos nada más porque sí sino que tengan una risa reflexiva y su espíritu se fortalezca para enfrentar lo que nos sucede, además de sanar la mente de la gente”.

El actor explicó que a él ya le ha tocado vivir tres terremotos, el primero en 1957 cuando tenía años, el de 1985 mientras salía del Hotel Fiesta Americana de Reforma después de presentarse en el show del actor argentino Raúl Astor, ese día terminaron a las cuatro de la mañana y como él debía estar en Televisa Chapultepec a las siete, prefirió quedarse en el lugar y por eso vivió el sismo; y por último el de este 2017.

“Viene para México una reconstrucción no sólo física sino moral (...) Pero la vida tiene que continuar, entonces lo que ahora va a suceder es que debemos tener conciencia de que hay que seguir ayudando a esa gente que se le cayó la casa, que no sólo es apoyar a los deudos también a los damnificados que son miles en la República, Chiapas, Oaxaca, Guerrero, Puebla y Morelos”.

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

COMENTARIOS