Exploran los desórdenes de sus pacientes

La obra "El club de los diagnosticados" repasa la experiencia de una estudiante de Psicología
Exploran los desórdenes de sus pacientes
El público conocerá a los personajes que dirigen Nora y Viviana Armas (CORTESÍA)
09/06/2018
00:12
Janet Mérida
-A +A

[email protected]

Hospital Psiquiátrico Fray Bernardino, fines de los 90. Bricia Gurrola, estudiante de Psicología llega al hospital a hacer prácticas profesionales y se encuentra con pacientes complejos y entrañables que le hacen comprender la profesión desde otro punto de vista.

Dos décadas después, sus escritos sobre esos pacientes —con un alto contenido literario— darían vida a la puesta El club de los diagnosticados, que se presenta todos los viernes (hasta el 27 de julio) en el Foro Shakespeare.

“Estos textos estuvieron guardados mucho tiempo, salieron a la luz hace dos años y sentimos que era importante sacarlos, sobre todo para generar conciencia sobre los desórdenes mentales, son temas de los que casi no se habla”, platicó Aline Ross, productora de la obra y también hija de Bricia.

Cuando la dramaturga Nora Coss le platicó a Aline de una experiencia cercana, decidieron desempolvar estas historias de Bricia y hacerlas puesta en escena.

El público conocerá a Alicia, la practicante, a Marco, El Compa, Jocelyn-Maclovio y otro personaje no diagnosticado. Todo bajo la dirección de Nora y Viviana Armas.

“Te das cuenta de la conciencia que tienen los pacientes sobre su enfermedad, sobre el rechazo de familiares o de la sociedad, su preocupación y miedo sobre el tema de la medicación, de si les cambian la dosis o si los tienen adormecidos.

“También te dejan ver este deseo de querer ser normal —sea lo que sea que signifique serlo—, este anhelo de poder tener una vida normal, de dejar de escuchar voces, de estar sanos y de tener paz”, agregó la productora.

Conforman el elenco Andrés de León, Gabriel Dean, Hernán Valencia, Fernanda Delgado y Joana Camacho.

Estar en contacto con los pacientes lleva a Alicia a trastocar la línea entre la cordura y la locura. “Es muy interesante la evolución de su personaje se nota que ella sigue las instrucciones del libro y pronto se da cuenta de que no es suficiente.

Los pacientes la van llevando un poco de la mano. Si quiere entender cómo piensan y ayudarlos tiene que dejar libres ciertas fronteras, justo las que debe tener para cuidarse; en algún momento empatiza con uno de ellos y tiene una crisis”, relató Aline.

Es la tercera temporada que realizan en el Foro Shakespeare.

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

COMENTARIOS