De las butacas al escenario de Bule bule

Natalia Saltiel, Sebastián Treviño y Jhovardy Vences Go debutaron en la obra que conocieron siendo público
26/01/2018
00:09
Sughey Baños
-A +A

[email protected]

La directora Anahí Allué reúne a sus actores en el camerino, faltan cinco minutos para que den tercera llamada pero hay algo que necesita hacer. “Esta noche les pido que arropen y cuiden mucho a sus compañeros que se integran, chicos muchas gracias por subirse a este barco”.

Así, entre palabras de aliento y un abrazo grupal, Natalia Saltiel, Sebastián Treviño y Jhovardy Vences Go hicieron su debut oficial en la puesta en escena Bule bule el show, que se presenta en el Teatro Xola.

“Estar aquí es como rebasar un poco la ficción, porque ya somos amigos en la vida, entonces aquí se traduce toda esta hermandad y amistad que tenemos, el estar en este proyecto es como estar en familia”, declaró Sebastián Treviño, quien ya se encontraba “encopetado” y listo para salir a escena.

Los tres conocieron este musical como público, desde sus butacas, y desde entonces soñaron en formar parte de este elenco hasta que les llegó la oportunidad, un poco más de tres años después de su debut.

“Cuando estrenaron yo estaba en un proyecto con varios de ellos, entonces venían y me platicaban, cuando la vi me enamoré de todo lo que hicieron y les decía: ‘cuando se rompan una pierna considérame’ y ahora aquí estamos”, señaló Treviño.

Dicen que los personajes eligen a los actores y Natalia, Sebastián y Jhovardy se sienten muy conectados con los suyos, ya sea en lo extrovertida que es Mary Rose o en las ganas de triunfar de Alberto.

“A mí me pasa que me siento muy involucrado con mi personaje (Freddy el jala aplausos), porque dentro del mundo del teatro yo me considero joven, porque no llevo tanto tiempo haciéndolo y siento que a él le pasa eso, como si fuera su primer trabajo y siente que se va a equivocar, por eso me hace feliz jugarlo, porque así es mi presente ahorita”, dijo Jhovardy

Saltiel consideró que el mensaje de esta historia, donde dos grupos corales se enfrentan en un programa de tv de los 60, guarda mucho la frescura de la juventud de ese tiempo.

“Son diálogos muy inocentes y a pesar de tener cierto humor escondido, son, por decirlo de alguna forma, ‘tetos’, la juventud de esa época era mucho más linda que la de ahorita, más tranquilos”, indicó.

 

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

COMENTARIOS