Cri-Cri aún anda entre adultos y niños

Mario Iván Martínez presentó su espectáculo Que dejen toditos los sueños abiertos
En poco más de una hora resume la obra de Gabilondo Soler (IVÁN STEPHENS. EL UNIVHERSAL)
10/04/2018
00:06
Erika Monroy
-A +A

[email protected]

Mario Iván Martínez también critica sutilmente a la música actual. Durante su show Que dejen toditos los sueños abiertos: con música de Cri-Cri, el actor incorpora un señalamiento a los compositores que usan música pobre con letra pobre.

El actor hace un recorrido por las canciones de Francisco Gabilondo Soler frente a los niños. Ellos, que corean los temas del grillito cantor junto a los adultos.

Ahí expone al pequeño personaje como todo un maestro que supo componer no sólo canciones, también música.

En el show que presentó en el escenario del Teatro de la Ciudad Esperanza Iris, Mario Iván Martínez mostró que son los papás quienes mejor se saben las historias de “Caminito de la escuela”, “El ratón vaquero”, “Juan pestañas”, entre otras creaciones de Gabilondo.

Sin embargo, entre marionetas, papeles de colores, música y vestuarios coloridos el histrión logra también llamar la atención de su público novel. Se escuchan murmullos y risas, al punto de que pocos son los padres que se levantan de sus asientos, con sus hijos en brazos.

Martínez es de los pocos artistas que aún dedican parte de su tiempo a los shows infantiles y también que cuenta con el apoyo de la familia de Cri-Cri, ya que Tiburcio Soler es quien ostenta los derechos de la obra de su padre.

En opinión de Mario Iván, en la actualidad, los niños y las niñas están creciendo demasiado rápido y se están olvidando de vivir su infancia. Ven programas que no son adecuadas para su edad, ya no salen a jugar al parque por estar inmersos en la tecnología, e incluso cantan letras de las que muchas veces no saben su significado pero las escuchan porque están de moda.

“Parte de mi desempeño profesional consiste en dar dignidad y diversidad a la oferta infantil. Los niños están dejando de ser eso, niños, y el espectáculo Que dejen toditos los sueños abiertos se trata de estimular en los infantes el interés por el conocimiento y a su vez abrir las puertas a su imaginación”, externa Mario Iván.

El cuenta-cuentos menciona que la infancia es algo que se va añorar en algún punto y/o momento de la vida adulta, por lo mismo es pertinente brindarles a los niños un poco de diversión y entretenimiento, de manera que puedan disfrutar sin adelantarse a su edad. Y está seguro de que el gusto por el teatro es algo inherente a los niños, sólo hay que incentivarlo.

Así lo hace en su show por más de una hora: Mario Iván, acompañado del grillito con su violín y saco rojo, animales, personajes, y hasta memes de “niños con semblante de insipiente pistolero”, aparecen en el escenario y en la pantalla del teatro.

Mario Iván Martínez contó con la participación de Jimena Parés y Pablo Rodríguez, que le ayudaron a recorrer el mundo de los cuentos.

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

COMENTARIOS