Con humor, estrenan obra tras el sismo

Luego del susto por el temblor, Susana Alexander debutó su obra Debiera haber obispas
Roberto D’Amico, Susana Alexander y Enrique Becker protagonizan la obra (AGUSTIN SALINAS. EL UNIVERSAL)
18/02/2018
00:05
Sughey Baños
-A +A

[email protected]

Con buen humor y hasta viendo el lado positivo de la situación, es como Susana Alexander tomó el hecho de que a unas horas de estrenar la puesta en escena Debiera haber obispas, se registrara un sismo de 7.2 en la Ciudad de México.

“Yo dije: no quiero alfombra roja ni nada de esas cosas, para este estreno ¡un temblor! Gracias por haber sido tan valientes y haber dicho: ‘pues vamos y que sea lo que Dios quiera’, estamos llenos de bendiciones”, dijo Susana Alexander al público, justo después de haberles regalado casi dos horas de risas.

La idea de cancelar el estreno fue algo que la también directora no contempló, debido a que se dio cuenta que no había pasado a mayores y además, considera que los capitalinos ya están más que acostumbrados a esta clase de incidentes.

“Todo el elenco nos estábamos maquillando, escuché la alarma pero como digo yo, oigo llover pero no me mojo, pero es que nunca la había escuchado, fue un escandalero. Me jaló Pilar Flores del Valle (miembro del elenco), ella perdió su departamento en el temblor de septiembre, entonces ya está muy sensible a esto”.

La actriz compartió con un poco de humor que al salir de las instalaciones del Teatro Rafael Solana para ponerse en resguardo, terminó literalmente abrazada a un poste para evitar caer. Pasado el susto, toda la compañía integrada por Alexander, Pilar Flores del Valle, Roberto D’Amico, Enrique Becker, Rosario Zuñiga, Cecilia Romo, Julio César Luna y Caribe Álvarez, subieron al escenario para presentar esta historia escrita por Rafael Solana.

En ella se cuenta la historia de Matea, la ama de llaves de un viejo párroco de pueblo, que al morir éste queda en posesión de todos los pecados de los feligreses.

“Es una obra totalmente actual y fue escrita en 1953, por eso dejamos el vestuario y todo ubicado en esa época. El montaje refleja la realidad de su tiempo, pero parece que no ha cambiado mucho”, explicó Susana Alexander al final de la función, en la que muchos de sus invitados no pudieron llegar debido al tráfico que generó el sismo en la ciudad.

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

COMENTARIOS