La primavera de Juan Torreblanca

El cantautor decidió dejar a su banda, no sin antes reencontrarse en el teatro y con un proyecto más personal
La banda de la que fue parte el cantante, debutó en 2008. (ARCHIVO EL UNIVERSAL)
04/09/2017
00:05
Jesús Díaz
-A +A

[email protected]

“La maravilla de esa boca, ilumina todo como el sol”, versa la canción “Roma” de Juan Manuel Torreblanca. Es conocida: fue parte de la campaña de una compañía celular que incluso decidió hacerla ringtone.

Una parte de Juan Manuel —su voz, composición e inspiración— resuena así en cientos de celulares mexicanos, pero también lo hace una etapa de su vida que, de un año y medio a la fecha, le parece lejana.

“No tengo dinero, ni banda, ni disquera, ni management”, suelta el compositor con ironía.

Parece aliviado al estar en una etapa que considera liberadora, tras varias despedidas que incluyeron la desintegración de su banda y, la más dolorosa, la muerte de su padre.

“Hubo muchos duelos que se integraron a mi repertorio constante: el de pérdida, muerte y amor. Suena cursi, pero los momentos de agonía y muerte me hicieron pensar que nada importa en la vida más que el amor”, reflexiona.

El primer amor que tuvo que fortalecer fue el propio, dice que entró en una etapa de pesimismo que sofocó al tomar decisiones. Una de ella fue replantearse el concepto de la banda que fundó en 2008.

“No es que no en crea en el trabajo en el equipo, pero tengo yo que agarrar las riendas del proyecto, ver que es muy yo”, se sincera.

Vuelve a sus orígenes. “En la vida hay que atreverse a sacar la cabeza del agua y decir: necesito ayuda y ser realista”. No habla de su etapa actual, sino de 2007, cuando decidió llenar su solicitud para acudir a la Red Bull Academy, un evento que reúne a jóvenes con expertos de la industria en distintas ciudades del mundo.

El próximo año celebrará su 20 aniversario en Berlín. La convocatoria se cierra hoy en la página de la marca, por lo que le han pedido que difunda parte de su experiencia en la edición de hace 10 años en Toronto, cuando no era reconocido.

“Le diría a los jóvenes que se inscriban sin importar si saben mucho. Creí que esto era para DJ’s, y no, no te juzgan”, recuerda.

Algo similar experimenta: prevé sacar un proyecto más íntimo y de letras “más sencillas pero no triviales”, a la par que produce, ofrece clases de composición e incursiona en la dramaturgia con la obra Por deseo, que escribió tras tomar varios talleres de dramaturgia. En ella relata la historia de tres personajes con diferentes deseos. Forma parte del concepto Micro Teatro.

“¿Sabes cómo me siento con todo esto? Como iniciando la primavera”, se responde haciendo referencia, quizá inconsciente, al tema que todavía resuena en algunos móviles: “Es el amor, sigue la corriente, y juguemos hoy a descubrir la primavera en el interior”.

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

COMENTARIOS