Se encuentra usted aquí

Bad Bunny pone el fuego

El cantante puertorriqueño se presentó el viernes en el Auditorio Nacional ante sus “picosas” fans
El reggaetonero puso a bailar y cantar a su público en el coloso de Reforma (NADYA MURILLO. EL UNIVERSAL)
15/04/2018
00:13
César Huerta Ortiz
-A +A

[email protected]

”¡Son picantes, son picosas, son fuego!”, gritó Bad Bunny a las chicas que se encontraban viéndolo en el Auditorio Nacional y, como respuesta, recibió aplausos.

Entre las butacas muchas adolescentes, pantalón de mezclilla azul, playeras sueltas o sudaderas claras, algunas con gorras, y cuyos padres se habían quedado afuera del inmueble, esperando su salida.

También algunos chicos, éstos con lentes oscuros, que jamás se sentaron durante la hora y media del recital.

Bad Bunny sabía el efecto que ocasionaba. Por eso en algún momento bajó un escalón del escenario y se quedó quieto, viendo fijamente hacia un punto indefinido, al tiempo que varias celulares tomaban video o foto.

A su 24 años, el puertorriqueño reggaetonero sale al escenario con una máscara de Blue Demon, uno de los iconos de la lucha libre mexicana, del bando rudo.

Su corista, también hombre, luce una de Octagón, mientras seis bailarinas siguen las notas musicales de los temas.

“Que el pueblo mexicano me acepte es para dar las gracias, apoyan al conejo malo y el movimiento nueva religión a nivel mundial, vamos a brincar, bailar, cantar y mover”, dijo durante su primera interrelación con el público.

No sabía que desde una hora antes, a 300 metros de donde se presentaba, varios de los asistentes se arremolinaban para comprar su discografía en 15 pesos u orejas de conejos luminosas, a 30.

Tampoco que, en un puesto de tamales, un grupo de jóvenes con la cachucha al revés y tenis blancos aprovechaban los minutos previos al recital, para comer.

Por ahí llegó Kevin, el chico que fue invitado a subir al escenario para cantar a dueto “Tú no vive así”, luego de que el estelar de la noche lo señalara en su primera bajada entre el público.

“Me mata”, “Loca” y “Me llueven” sirvió para lucir las luces azules y rojas que bañaban el recinto para más de 9 mil personas y que se veía lleno.

También para que entre el público salieran dos brasieres, buscando las manos del conejo centroamericano.

“¿De quien és?”, preguntó bromeando Benito Antonio Martínez (nombre real), sin detenerse para oír respuesta.

La Pascua 2018 llegó en viernes 13, para algunos.

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

COMENTARIOS