Indigna fin del DACA a Derbez

El comediante reprueba la decisión de Donald Trump, que deja desprotegidos a migrantes radicados en Estados Unidos
Su filme No se aceptan devoluciones recaudó 44 millones de dólares en Estados Unidos. FOTO: AP
06/09/2017
00:03
César Huerta Ortiz
-A +A

[email protected]

La cancelación del plan DACA, promulgado en 2012 por Barack Obama y que ha protegido de la deportación a 800 mil indocumentados en EU, indignó a Eugenio Derbez.

El comediante, radicado actualmente en Los Ángeles, se escucha molesto del otro lado de la línea telefónica, minutos después de que Donald Trump anunció la medida.

“Es algo muy grave, está haciendo muchísimo daño, de verdad siento que en sus meses de presidencia Trump no se ha dedicado a gobernar al país sino a defenderse de los ataques, de atacar a Corea (del Norte), se ha dedicado a crear problemas y no a resolverlos”, subraya Derbez.

El creador de El superportero lleva viviendo cinco años en la nación del norte, donde ha rodado películas al lado de Adam Sandler (Jake & Jill), Jennifer Garner (Milagros del cielo) y Gerard Buttler (Geostorm, de próximo estreno).

Recientemente, como productor, terminó Overboard, compartiendo créditos frente a cámara con Anna Faris (Scary movie).

Pero eso no impide que apoye a sus connacionales. La cancelación del DACA afectará a niños migrantes llevados por sus padres a EU.

“No sé que está esperando el gobierno que está atrás de Trump para pararlo, es alguien que da muchos problemas”, apunta.

Como narrador. Derbez se encuentra promoviendo la nueva temporada de Drunk history, que inicia el lunes en el canal Comedy Central, en la cual un anfitrión borracho cuenta su versión de pasajes históricos reales.

El entrevistado funge como asesor creativo y presentador de episodios, algunos de los cuales se abocarán al mentalista mexicano Zovek y el día en que los jefes revolucionarios Francisco Villa y Emiliano Zapata tuvieron al alcance la silla presidencial.

Ana Claudia Talancón, Galilea Montijo y Alfonso Herrera forman parte del elenco.

“Desde que me salí de Televisa quería hacer cosas diferentes, más arriesgadas e incluso intenté hacer el proyecto en México de Saturday night live, buscando (talento) en bares y eso fue lo que me gustó de Drunk history, donde incluso hay humor voluntario como las borracheras.

“Hay historias como las del profesor Zovek, que era como el Houdini mexicano y por ejemplo, yo no sabía que Raúl Velasco (conductor de Siempre en domingo) casi lo obligó a fingir un acento extranjero”, detalla.

Señala que para la cuarta temporada espera actuar y dirigir alguno de los episodios, teniendo ya invitación para ello.

Mantente al día con el boletín de El Universal

COMENTARIOS