Se encuentra usted aquí

Zuria y Alberto superan miedo

La actriz dice que temía trabajar al lado de su esposo en el filme En las buenas y en las malas porque son diferentes, pero resultó positivo y lo volvería a hacer
Vega también se prepara para volver a grabar la serie Mi marido tiene familia. (CLASOS)
16/04/2018
00:02
César Huerta Ortiz
-A +A

[email protected]

Cuando Zuria Vega supo que haría película compartiendo protagónico con su esposo, el también actor Alberto Guerra, tuvo miedo.

¿La razón? Una cosa es compartir pláticas fuera de set y otra, indica, estar ambos frente la cámara por vez primera en su carrera. Sólo habían estado así en teatro, con obras como Los Bonobos, de 2015.

“Me daba más miedo que a Alberto porque claramente somos diferentes, aunque por eso hemos sobrevivido bien juntos (risas); no es lo mismo la casa, aconsejarte en un proyecto en el sofá, que estar en un set y a lo mejor no estar de acuerdo con algo y reaccionar de cierta manera, pero ha sido una experiencia enriquecedora.

“Trabajar juntos nos trajo esta ola de frescura, de novedad, de estar en un ambiente de los dos, construir escenas juntos y pues sí volvería a trabajar así”.

Para En las buenas y en las malas, comedia romántica actualmente en rodaje, Zuria interpreta a Valeria, fotógrafa que creció en un círculo social chico, cerrado y de mucho dinero, donde todo comportamiento obedece al deber ser.

Con Sebastián (Guerra) lleva una relación de tres años, la cual cambia cuando el tema del matrimonio llega y un embarazo.

“Se mete además con temas como la infidelidad, por ejemplo, un embarazo no buscado, con ciertos temas crudos; en la vida uno comete errores y no por eso se va a crucificar a las personas, aunque es una comedia romántica, pone sobre la mesa cosas como éstas”.

Dirigida por Gabriel Barragán Sentíes, basada en la idea original de Nicolás López (Hazlo como hombre), en el proyecto se encuentran Natalia Téllez, José Alonso, Diana Bracho, Christian Chávez y su esposo.

“Alberto y yo estamos en un buen momento y disfrutando de nuestra relación, pero esta historia creo que me ha servido para pensar que nunca se debe pasar por alto los detalles”, dice Vega, quien se muestra feliz de volver a trabajar con Diana Bracho, quien nuevamente será su suegra.

La actriz de Más negro que la noche y No sé si cortarme las venas o dejármelas largas comenta que también disfruta la comedia romántica.

Por eso está feliz de arrancar el mes próximo la segunda parte de la serie Mi marido tiene familia, producción de Juan Osorio, donde también comparte créditos con Bracho.

“Estaba excéptica porque me clavo mucho en las historias y no sabía por dónde iba a ir, pero la verdad estará muy buena. (La primera) la agarré recién teniendo una bebé y ahora se va a meter mucho con el tema de la maternidad y la mujer profesional, es algo que debe contarse, no se es menos madre por trabajar, es un juicio machista de donde viene eso”.

Habrá cosas divertidas, adelanta Zuria, pero al mismo tiempo se tocarán varios temas actuales.

“Lacté un año trabajando, las parejas deben ayudar porque tienen la misma obligación; también estará el tema de las suegras y cómo las mamás se meten a ver con la tecnología lo que hacen los hijos, habrá cosas muy divertidas”.

Sus llamados a Mi marido tiene familia serán entre semana, pues los fines de cada una se dedicará a la puesta en escena Straight, que estrenará el 11 de mayo, y donde compartirá créditos con Erick Elías y Alejandro Speitzer, de nuevo dirigidos por Manolo Caro.

Alberto no se identifica. Alberto Guerra, quien encarna a Sebastián en el filme, dejó en claro que esta historia no refleja situaciones de su vida, sin embargo puede entender al personaje y sus circunstancias.

“Todos hemos vivido momentos de confusión y miedo en una relación y eso es lo maravilloso de ser actor te puedes meter en otra piel”.

Han tenido la oportunidad de trabajar de una manera muy libre, asegura, gracias a que el director sabe bien lo que quiere en esta historia, además han logrado equipo con José Alonso y Omar Villega, entre otros.

Guerra agradece que el cine le esté dando un lugar.

“He tenido la suerte últimamente de estar ahí, (el cine) me da un lugar también como de paz porque la tv es mucho más matada, muy ruda, son muchas horas las que hay que hacer en poco tiempo y es duro, pierdes mucho de tu vida, es agotador; y el cine provoca este lugar de paz, de remanso para el cuerpo y todo”.

***Con información de Notimex

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

COMENTARIOS