Vadhir Derbez sube kilos para filmar película en Sudamérica

En la comedia Alitas compartirá créditos con Fernanda Castillo, bajo la dirección del andino Nicolás López, realizador de Hazlo como hombre
El actor tuvo que aumentar entre 10 y 12 kilos para el papel. (CARLOS MEJIA. EL UNIVERSAL)
13/05/2018
00:05
César Huerta Ortiz
-A +A

[email protected]

Subir entre 10 y 12 kilos ha sido la misión de Vadhir Derbez en las últimas semanas para protagonizar Alitas, su nueva película.

El actor encabezará, junto con Fernanda Castillo (Una mujer sin filtro) el reparto de la comedia dirigida por Nicolás López (Hazlo como hombre) a rodarse en locaciones de Chile.

“Es un poco sobre las adicciones que tenemos las personas para bajar de peso, como los filtros en las selfies, por estos estatutos de que si eres guapito y flaco te va a ir bien, sino, te van a fregar la vida.

“Me pusieron a engordar, ya tengo lonja y me van a rapar, nunca he hecho en la vida eso, así que será muy heavy”, señala.

El actor en El tamaño sí importa reconoce sentir algo de temor de que la grasa se quede en el cuerpo.

“Me hubiera gustado ir con un nutriólogo, pero mejor gasté en pizzas (risas), sí tengo miedo de que algo se me quede, sé que va a costar bajarla (la panza); el verme al espejo sí pega al ego, más si estás acostumbrado a verte decente”, comenta.

Vadhir se suma a la lista de actores como Andrés Almeida y Vanessa Bauche, quienes por las cintas Paraíso y Digna, hasta el último aliento, han debido aumentar sus medidas.

Más extranjero. En menos de un año, Vadhir, hijo de Eugenio Derbez, ha hecho películas en el extranjero.

A Alitas se suma Como si fuera la primera vez, otra vez, reversión de la original protagonizada por Drew Barrymore y Adam Sandler.

Filmada en República Dominicana, el actor comparte créditos con Ximena Romo (La vida inmoral de la pareja ideal), como la chica que por una alteración en la memoria tras un accidente, vive diario el mismo día.

Por contrato no puede comentar mucho, pero revela que el inicio es distinto al proyecto de 2004.

“El personaje no es un casanova como se pintó en la americana; de hecho empieza desde la visión de la chava, viendo la vida de ella y él es una persona que simplemente entra”, dice.

Como si fuera la primera vez, otra vez, fue el regreso de Sony México a la producción de cine nacional, a la cual le seguiría el remake de La boda de mi mejor amigo, con Ana Serradilla y Miguel Ángel Silvestre. Ambas cintas estrenarán en 2019.

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

COMENTARIOS