Se encuentra usted aquí

Una película dulce pero solitaria

Esta semana comenzó el rodaje de Dulces tentaciones, protagonizada por Margarita Sanz y dirigida por Óscar Blancarte
Margarita Sanz interpreta el papel de una jugadora de casino. Foto: CORTESÍA 3SHOCK
12/05/2018
00:06
César Huerta Ortiz
-A +A

[email protected]

¿Usted qué haría con su pensión? Pues Concepción es una maestra retirada quien cada semana se la gasta en un casino.

“Está sola y tiene un novio que no le hace caso”, dice la actriz Margarita Sanz, al hablar del personaje.

Pero el papel no es del todo triste, pues se encuentra con un travesti (Gary Centeno, Como dice el dicho) quien le hace más llevadera la vida.

Así se le verá en Dulces tentaciones, filme que comenzó su rodaje esta semana en la Ciudad de México, bajo la dirección de Óscar Blancarte.

El claquetazo oficial se da en un casino al sur de la capital mexicana, donde antes era Rockotitlán, el lugar que fue cobijo de varias bandas como Botellita de Jerez.

Sanz (El callejón de los milagros), bueno, realmente su personaje, acaba de jugar en una de las máquinas tragamonedas que buscan combinaciones ganadoras Se desespera y enoja. Pero ahí sigue.

“Es una comedia que sucede entre personajes solitarios, de mundos distantes, que hacen amistad y pasan por varios momentos divertidos y trágicos”, comenta Blancarte.

El realizador (Dulces compañías y Entre la tarde y la noche) confeccionó un universo contrastante.

Entre los personajes se encuentra un hombre que se cree John F. Kennedy, el ex presidente de EU asesinado en Texas, recayendo éste en Ariel López Padilla (Corazón salvaje).

“Un día alguien le dice que se parece y pues va creando su propia historia”, comenta el histrión divertido, debutando tras casi 30 años de carrera, en la pantalla grande.

“No se habían dado los tiempos y decía que si algún día pasaba, tenía que ser en comedia y aquí estoy”, expresa durante un receso de la filmación al sur de la ciudad.

Y para el travesti, Gary usó por varios días tacones altos, los cuales ahora no se quita previo a su escena, salvo unos minutos.

“Hora y media es para la caracterización —observa—, antes de esto fui por ejemplo con mi novia a un bar de la zona rosa vestido porque quería experimentar eso, ver la reacción de la gente, si me veía bonito o feo”.

Dulces tentaciones es producida por Leos Films y Leticia Arrellano, ocupando para algunas secuencias la propia casa del director.

“Hay que ahorrar en lo que se pueda”, bromea.

Y para hacer reír y pensar, diría Sanz tras una escena.

“Creo que la película promueve que con la gente diferente no debemos ejercer el asunto de la tolerancia sino el poder de la comprensión”, apunta la actriz.

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

COMENTARIOS