Quieren salvar otra vez al soldado Pérez

El director Beto Gómez insiste en escribir la secuela del filme que actuó Miguel Rodarte
Gómez pondrá a su personaje a luchar con la mafia italiana. (ARCHIVO EL UNIVERSAL)
19/11/2017
00:10
César Huerta Ortiz
-A +A

[email protected]

Beto Gómez no quita el dedo de la computadora para concretar la secuela de Salvando al soldado Pérez en donde ahora los personajes se enfrentarían a la mafia italiana.

¿Regresará el protagonista Miguel Rodarte, cuyo personaje al final es muerto? El realizador sonríe.

“Ya saben cómo son estas personas que se mueven en esos ambientes”, comenta Gómez.

La primera entrega, que logró más de dos millones de asistentes en 2011, contaba cómo Julián Pérez, siguiendo los deseos de su madre, crea un grupo para rescatar al hermano que combate en la guerra de Irak.

Joaquín Cosío, Gerardo Taracena, Marius Bigaus, Jesús Ochoa y Rodrigo Oviedo integraban la élite del llamado Comando Tomate.

“Está la idea de la secuela, es algo que me llama, es enfrentarlo a la mafia italiana y divertirnos”, expresa.

Salvando al soldado Pérez fue tan exitosa que productores de cine XXX hicieron su versión porno mexicana, estrenada en cines ese mismo año, utilizando el poster oficial para hacer la tropicalización del mismo.

El entrevistado, director de Volando bajo, regresó este año a la pantalla grande con la comedia Me gusta, pero me asusta, que contabiliza hasta ahora 2.6 millones de boletos vendidos.

Dicha cifra la coloca en el tercer escalafón de títulos nacionales, atrás de las también comedias Hazlo como hombre y 3 idiotas.

Me gusta, pero me asusta, con Minnie West y Alejandro Speitze s estrenó la semana del terremoto del 19 de septiembre y el público respondió.

Con Ceniciento. Gómez se encuentra terminando Cinderello, largometraje con el ya mencionado Rodarte y William Levy.

Además de Cosío (El infierno) quien interpreta a un hado madrino.

Rodarte encarna a un mexicano que vive en República Dominicana y es un fotógrafo que hace ver a la gente bella.

Al mismo tiempo, él mismo no se cree con belleza física, tiene una autoestima baja y por ende no tiene éxito con las mujeres ni en relaciones, así que busca verse mejor.

Y Levy se convierte en una especie de alter ego del actor.

“La película habla de cómo se juega, es darle vuelta a los personajes de siempre y buscar aventuras”, establece el realizador sinaloense.

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

COMENTARIOS