Por amor a los toros y a los niños

Mariana Treviño y Daniel Sosa participan en la cinta Olé: El Viaje de Ferdinand, con la que quieren crear conciencia
Mariana Treviño y Daniel Sosa se declararon en contra de la tauromaquia (ALEJANDRA LEYVA. EL UNIVERSAL)
19/12/2017
00:55
Humberto Montoya O.
-A +A

[email protected]

A través de la película Olé: El Viaje de Ferdinand, es que los actores Mariana Treviño y Daniel Sosa buscan crear conciencia sobre la tauromaquia y el bullying. Ambos prestan sus voces en la cinta animada la cual llegara a las salas de cine este viernes.

Los artistas decidieron participar en este proyecto debido al mensaje que trae consigo. “A los niños les diría que confíen en ellos mismos, hoy los niños están muy despiertos y saben más cosas que antes, la educación avanzó muy raro entonces creo que el mensaje es que si tú quieres creer en algo, confía, sé empático y perdona, de eso se trata el amor”, dijo Sosa.

Treviño añadió: “Exactamente. Que no te dejes romper por esas cosas que son transitorias; luego vas encontrando gente más afín y generas estos vínculos. Todo pasa en la vida. Si confías en ti, esas cosas desaparecen”.

Los actores detallaron que la cinta lleva distintos mensajes pero que el hacer conciencia sobre las corridas de toros es uno de ellos.

“Estoy interesado en ayudar a fundaciones pro animales y sobre todo contra la tauromaquia porque se me hace súper estúpido, retrógrado; es como seguir votando por el PRI básicamente”, dijo el standopero.

“La película habla de eso, de ese ritual de los toros que siempre estuvo tan normalizado y es respetable el punto de vista de cada quien pero que se haga una película como Ferdinand es importante para que se haga conciencia; la película lo muestra abiertamente”, acotó Treviño, quien no negó que en el pasado asistió en su natal Monterrey a corridas de toros pero más por el lado social que por la actividad misma.

Sobre por qué la gente vería esta en lugar de otras películas, Sosa bromeó: “¿Ya vieron Coco? No la vayan a ver con la niña que les gusta porque luego uno termina llorando. Olé no es una historia nada más triste, ni se trata de vender algo o un producto vacío. Justo es la diferencia: en Coco hay una historia con las tradiciones mexicanas pero si analizamos la película básicamente estamos diciendo que las familias mexicanas no dejamos seguir a nuestros hijos los sueños.

“Olé tiene un mensaje de corazón, es un guión pensado para educar a las personas emocionalmente y crear conciencia”, expresó.

 

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

COMENTARIOS