Pegan vacaciones y lluvia a la taquilla

El hartazgo por las franquicias también es otro factor que disminuyó la asistencia a los cines este verano
Cars 3 marchó lento y no rebasó a sus antecesoras. FOTOS: CORTESÍA
08/09/2017
00:01
César Huerta Ortiz
-A +A

[email protected]

El reciente verano cinematográfico no fue tan caluroso en salas mexicanas: hubo más estrenos que en 2016, pero en recaudación y espectadores hubo descenso.

Entre mayo y agosto, de acuerdo con datos proporcionados por la Cámara Nacional de la Industria Cinematográfica (Canacine) hubo 92 millones de boletos vendidos, contra los 106 millones registrados en el mismo periodo en 2016.

¿Recaudación? Existió reducción de 11%, traducido en 536 millones de pesos menos.

En términos generales, estos números colocan al verano 2017 en tercer lugar, en la última década.

¿Las razones? Varias, dice Tábata Vilar Villa, directora de Canacine, recién nombrada en el cargo.

Una: los llamados blockbuster de franquicia no igualaron a las registradas en entregas anteriores.

De acuerdo con cifras de ComScore, la empresa que registra números oficiales y ocupados por la Cámara, cintas como Cars 3, Transformers: el último caballero y Piratas del Caribe, los piratas de Salazar estuvieron por abajo en dinero y espectadores con respecto a sus antecesoras.

“Sí bajamos, pero esto ha sido mundial, no sólo en México”, comenta la ejecutiva.

Apenas la semana pasada se dio a conocer que en Estados Unidos la taquilla se redujo en casi 13% en relación con 2016.

Fue también la cifra más baja en el país del norte (3 mil 950 millones de dólares) desde 2008.

“La principal razón es el tema de las franquicias, de estas secuelas donde el público está diciéndole a los productores que están cansados de la versión 5 de Transformers y demás”, indica Vilar Villa.

“Pero también hay otras razones, pudo ser que cuando arrancó el verano muchos niños aún estaban en clases”, agrega.

Los escenarios, comenta, vienen tras reuniones sostenidas con distribuidores y exhibidores afincados en México, miembros de la Cámara.

La directora de la Cámara dice que el tercer punto a considerar, aunque aún no es cuantificable, es el impacto del VOD y plataformas digitales como Netflix.

“Es esto y que haya días lluviosos hace que la gente no vaya, prefiere quedarse en casa, a salir”, comenta Vilar Villa.

Lo que dejó. Mi villano favorito 3 se coloca como la producción hollywoodense veraniega más exitosa en México, al tener más de 14 millones de espectadores, seguida por Spider-Man: de regreso a casa (protagonizada por Tom Holland), que supera los 10 millones de boletos y La mujer maravilla, que está por arribar a esa cifra.

Del lado mexicano Hazlo como hombre se erigió como las más taquillera con casi 4 millones de espectadores.

Para evitar espacios menores, por lo general el cine nacional no estrena en verano. Este año, además del filme protagonizado por Aislinn Derbez y Mauricio Ochmann, se encontraron Las hijas de Abril, ganadora en Cannes y Vive por mí, con Martha Higareda, que llevaron a 200 mil y 100 mil espectadores respectivamente.

Estos datos son extraídos de la página boxofficemojo.com, especializada en concentrar datos del orbe, así como de la distribuidora Videocine, que tuvo a su cargo las cintas nacionales mencionadas.

Iban bien. En el reporte del primer semestre de la Cámara, se informó que se había visto un incremento en recaudación de 10.6 %, respecto al mismo periodo de 2016.

En asistencia, los números marcaban aumento de 5.2%.

Los 253 estrenos programados para el verano, 24 más que en el anterior, hacían suponer que las cifras se mantendrían.

Sin embargo, los datos actuales no preocupan a exhibidores y distribuidores. Vilar Villa señala que se espera, al menos, igualar a final de año lo logrado en 2016, cuando se vendieron 331 millones de boletos, equivalentes a más de 15 mil millones de pesos recaudados.

¿Cómo llegar a esa cantidad? Enumera estrenos como Coco, de los estudios Pixar, la nueva entrega de Star Wars, así como la mexicana Cuando los hijos regresan, anunciada para la última semana de diciembre, esperando así emular los resultados de Un padre no tan padre con Héctor Bonilla, que logró 90 millones de pesos en taquilla y 2 millones de espectadores.

Infraestructura. México ostenta el cuarto sitio mundial en salas de cine (bajó un peldaño con respecto a 2016), al registrar más de 6 mil 400; queda sólo atrás de las existentes en China (47 mil 700), EU (40 mil 500) e India (11 mil 300).

Con un boleto a precio promedio de 46.1 pesos, de acuerdo con la Cámara, se promedia que la asistencia anual al cine es de 2.7 veces.

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

COMENTARIOS