Se encuentra usted aquí

Hasta en los cines hay clases

Ir al cine en una delegación u otra puede significar un boleto hasta tres veces más caro. En Cuauhtémoc cuesta 31 pesos pero en Miguel Hidalgo, 98
Hasta en los cines hay clases
Foto: Archivo. EL UNIVERSAL
17/09/2017
03:50
Ariel León
Ciudad de México
-A +A

[email protected]

En los últimos años la afluencia de los mexicanos a los cines se ha incrementado, en parte por el crecimiento de complejos en la Ciudad de México y el área conurbada.

Pero aun con este crecimiento, ir al cine puede ser un lujo que no todos podrían pagar, dependiendo del complejo al que deseen asistir.

La diferencia en el precio a la hora de disfrutar de una película en la gran pantalla es en ocasiones muy grande entre una delegación y otra.

Por ejemplo, ver una cinta en un cine de la delegación Cuauhtémoc puede costar 31 pesos, mientras que el mismo largometraje en la Álvaro Obregón costaría 300% más, esto es, que el boleto cuesta 98 pesos (en ambos casos el precio es para una función normal de fin de semana).

Actualmente la delegación más cara para ir al cine es Cuajimalpa de Morelos con un costo promedio de 83 pesos por boleto, mientras que la más barata es la Gustavo A. Madero, en donde el costo promedio de la entrada es de 51.50 pesos.

Si bien el costo del boleto aumenta o disminuye dependiendo la zona en la que se ubique el cine, en algunas delegaciones los boletos entre complejos son muy contrastantes.

Un claro ejemplo es la Cuauhtémoc —demarcación que cuenta con nueve complejos—, en la cual se puede ver una película por 31 pesos (Cinépolis Bucareli), pero a 3.2 kilómetros de distancia, en la delegación vecina, ver un largometraje llega a costar hasta 88 pesos (Cinemex Parque Delta).

Benito Juárez, además de ser la segunda demarcación más cara para ir al cine, también es la que cuenta con más complejos (12) junto con Iztapalapa. Sin embargo, asistir a disfrutar de una cinta en este territorio al oriente de la ciudad es 35% más barato, en promedio.

Aunque Milpa Alta y Xochimilco son las dos demarcaciones con mayor extensión geográfica de la Ciudad de México, ninguna de ellas tienen un complejo cinematográfico.

Junto a ellas, otras delegaciones como Tláhuac, Iztacalco y Magdalena Contreras tampoco cuentan con cadenas exhibidoras en sus territorios, lo que significa que más de un millón 600 mil citadinos se tienen que mover de sus demarcaciones a otras en las que sí haya cines.

Aunque Xochimilco e Iztacalco tienen un mayor número de habitantes en relación con Miguel Hidalgo y Cuajimalpa, tampoco no cuentan con complejos cinematográficos.

De modo que vivir un día de cine en una delegación y otra puede significar un desemblso hasta del doble de dinero.

Mientras que asistir con la familia (de cuatro integrantes) al Cinépolis Diana costaría unos 344 pesos (incluyendo palomitas y refresco), en Cinépolis Manacar saldría en casi el doble, al tener que desembolsar unos 624 pesos.

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

COMENTARIOS