aviso-oportuno.com.mx

Suscríbase por internet o llame al 5237-0800




El viento está cambiando

Klaus Maine, vocalista de Scorpions, dice que, al igual que en 1989, cuando crearon “Wind of Change”, ahora, otra vez, se siente que el mundo está dando un giro
Miércoles 24 de febrero de 2010 Redacción | El Universal
Comenta la Nota

showbis@eluniversal.com.mx

El principio del fin. Scorpions, la banda alemana más famosa del planeta está por lanzar su último álbum, Sting in the tail, y hacer su última gira después de vender millones de discos y hacer vibrar al mundo con Wind of change, su rola emblemática, durante el concierto que se realizó en la Potsdamer Platz el 21 de julio de 1990, sólo unos meses después de la caída del muro de Berlín.

Klaus Maine, líder y vocalista de Scorpions, conversó con KIOSKO de esos momentos inolvidables para el mundo y de los que los han definido como una de las bandas más importantes del heavy metal.

¿Cómo ve la Alemania de hace 20 años? ¿Cree que “Wind of change” contribuyó a algún cambio?

Sí, es un tributo a la Alemania reunificada. Cuando el Muro de Berlín cayó, la gente estaba feliz bailando ahí, fue un momento en que las viejas barreras entre el Este y el Oeste también cayeron y también un momento de esperanza y paz para el futuro. Para los alemanes del Este y del Oeste fue un largo proceso que incluso después de 20 años seguimos celebrando. Y aunque el viejo conflicto entre bloques acabó, desde el 11 de septiembre de 2001 surgió una nueva amenaza para todos. ¿Que si es un mejor o un peor mundo? Creo que sencillamente es diferente, ahora enfrentamos un escenario muy distinto. Y sólo esperamos que la música ponga su mejor parte, uniendo a toda la gente en un planeta más pacífico.

 

Sin duda “Wind of change” es un himno que simboliza la caída del muro, ¿cómo fue el proceso de escribirla?

Cuando hice la canción eran momentos dramáticos, allá por 1988 y 1989. Con la Perestroika y los cambios en la Unión Soviética, vimos que el mundo estaba a punto de cambiar y mucha gente joven sabía que la guerra fría estaba acabando.

Como banda crecimos a la sombra del muro y para nosotros ese momento era algo especial porque en la época de nuestros padres los rusos vinieron con tanques y ahora nosotros íbamos a Rusia con guitarras y música. A fines de los 80 los rusos se retiraban escuchando los vientos del cambio.

Es en ese ámbito que escribimos la canción, que resultó ser una canción de esperanza. Y ahora mucha gente la canta como un himno que relaciona con el fin de la guerra fría y la caída del muro.

 

¿Tuvieron alguna entrevista o acercamiento con Mijail Gorvachov?

De hecho nos invitó al Kremlin en 1991, poco tiempo antes de dejar el poder. Hablamos de sus políticas, de la Glasnot, de la Perestroika y de rock and roll. La verdad fue un momento muy especial para la historia de la banda.

 

¿Por qué hicieron una versión en español de “Wind of change”?

Porque se volvió un gran éxito en el mundo y sabiendo que muchos artistas graban álbumes enteros en español, la disquera vino con la opción de grabarla en ese idioma y en ruso. Fue la primera vez que hicimos algo así y creo que la versión en español fue un gran éxito.

¿Cómo ve el ámbito del rock actual?

Cuando veo hacia atrás, veo que en todos estos años lo único que no ha cambiado es la emoción por el rock y su arte. Pero lo que ha cambaido totalmente es cómo los jóvenes escuchan la música hoy día. Los chicos en los 60 y los 70 escuchábamos discos completos de Black Sabbath, los Beatles o los Rolling Stones. Hoy con el internet, los chicos bajan sus canciones favoritas y sólo los fans fieles escuchan los álbums completos, pero los artistas grabamos 12 o 13 canciones en el estudio para que los fans escuchen todo el trabajo artístico. Eso es lo que ha cambiado.

¿Cómo ve a Tokio Hotel, la banda alemana que está triunfando en el mundo?

Creo que es una buena señal que salgan de las mismas bases de las cuales salimos nosotros en los años 60. Ellos tienen una gran audiencia de adolescentes en el mundo y definitivamente es una buena señal que una banda joven salga de Alemania. Creo que los Scorpions fuimos pioneros en eso, ahora con el internet el mundo está más conectado, especialmente los adolescentes. Pero cuando Tokio Hotel haga el cambio al mundo adulto sus seguidores tendrán que adaptarse.

¿Alguna vez pensaron que iban estar en el negocio de la música por tantos años?

Nunca creímos que íbamos a estar 45 años tocando en los Scorpions, y es curioso porque en los 60 la gente decía que no se podía confiar en nadie arriba de 30 años. Y ahora resulta que somos pioneros porque hicimos una carrera con gran éxito. Lo que tampoco soñamos fue tener fanáticos en México. Eso es increíble y un privilegio que tengamos contacto con nuestros fanáticos allá, por eso vamos a regresar en septiembre.

¿Qué podemos esperar de su álbum y su tour “Sting in the tail”?

Este álbum trae lo mejor de Scorpions, melodías poderosas, coros fuertes y algunas baladas. Es un disco lleno de energía, pero con una gran ejecución y muy refrescante. Está realizado por los productores Mikael Nord Andersson y Martin Hansen. La mayoría de las composiciones fueron escritas por Nord y por mí.

¿Qué sigue con sus vidas después del tour de despedida?

Lo terminaremos en tres años y ahora estamos en un punto de escribir el último capítulo de Scorpions. Sabemos que se está volviendo más emotivo ese proceso conforme se acerque el final, pero lo que pase después con nosotros no lo sé.

Es posible que yo haga algo con mi hermano Michael porque siempre seré un artista y un compositor, así que probablemente haga un proyecto solista en algunos años. Estaré listo para hacerlo.

 

¿Cuál cree que es el legado de Scorpions?

Que ha sido una gran banda y su música siempre surgió desde nuestro corazón, y esperamos que dure en al mente de los fanáticos en los tiempos venideros. (Traducción de Julio César Arce)

 



Comenta la Nota.
PUBLICIDAD