aviso-oportuno.com.mx

Suscríbase por internet o llame al 5237-0800




Lolita Ayala celebra 39 años de trabajo constante

La periodista dice que su labor peridística y social ha ayudado en áreas en las que poca gente aporta donativos
Lunes 01 de febrero de 2010 Gustavo Silva G. | El Universal
Comenta la Nota

gustavo.silva@eluniversal.com.mx

Lleva 25 años al frente de “Sólo por ayudar”, pero la titular de El noticiero con Lolita Ayala, dice que el camino no ha sido fácil ante la falta de apoyo a las diferentes causas que integran la fundación: salud, alimentación, niños de la calle, desastres y vivienda.

La pasión de esta periodista es la medicina; su padre, tío y abuelo eran médicos, sin embargo, la comunicación la

conquistó cuando menos lo esperó. Lolita Ayala diece que no estudió la carrera de Periodismo, aunque por azares del destino, antes de iniciar su aventura frente a los micrófonos, tomó un curso en la RAI de Italia (empresa estatal de radio y televisión pública) y otros más en la República mexicana.

39 años de trabajo

En este mes cumple 39 años de carrera y desde que lanzó la fundación “Sólo por ayudar”, Lolita agradece el hecho de continuar en los medios de información, pues es así como ha podido sacar adelante, en gran medida, esta actividad altruista que también se ve reflejada en elComité Pro Animal, de la que es presidenta honoraria.

La prioridad de Pro Animal —dice en entrevista con KIOSKO— es resolver el problema de la sobrepoblación de perros. ¿Cómo?, esterilizándolos.

“Comité Pro Animal no ha podido crecer mucho porque nadie nos ayuda. No tenemos albergue porque no creo que así se solucione el problema del perro callejero; son millones, ¿dónde los pondría? El poco dinero que tenemos lo utilizamos para esterilizarlos. Si tuviéramos más recursos, estaríamos en todo el país”, comenta Lolita Ayala, quien debutó en Tele periódico Notimex, que se transmitía por Canal 8.

Sin embargo, con “Sólo por ayudar”, que ya cumple 25 años, la historia ha sido totalmente distinta. “Hemos crecido maravillosamente, esto nos permite aliviar un poco las carencias que hay en nuestra sociedad, porque nadie lo soluciona. Aliviamos un poco el dolor de los demás”. La fundación da apoyo a enfermedades como leucemia meloide crónica, cáncer de mama, insuficiencia renal crónica, y apoya a la población en zonas de desastre. “En nuestros programas de salud se salvan muchas vidas”.

—¿Cómo mantener la lucha luego de tantos años y ante la falta de apoyo?

 

—Le doy gracias a la televisión y a los señores Azcárraga (Milmo y su hijo, Azcárraga Jean, presidentes de Televisa) porque siempre me han permitido convocar a la gente. Estar en pantalla me permite mostrar a la gente que Sólo por ayudar es una fundación honrada en la que pueden confiar. Y si no fuera por este trabajo, quizá no sería fácil presentar la transparencia que nos caracteriza. Como me han visto tantos años en la tele, el público sabe que soy una persona cuando menos estable.

La periodista dice qué fue lo que finalmente la hizo decidirse por la comunicación, haciendo a un lado la medicina:"Me encantó el trabajo; es bellísimo. Aprende uno todos los días. Estar en la comunicación me ha abierto las puertas”.

 

No olvida la medicina

Lolita, a quien le gusta que le hablen de “tú”, no de “usted”, hace énfasis en su pasión por la medicina, área que la acompaña desde que emprendió el camino de la comunicación.

—¿Hasta la fecha sigues estudiando la carrera de Medicina?

 

—Así es, empíricamente. Lo que más leo es medicina, la estudio; y claro, noticias. Podría decir que le sé. Y por eso tengo mi programa dominical de La línea de al salud y hago cápsulas de salud en radio también.

Me fascina la medicina. He entrado a todas las cirugías habidas y por haber. Algunas de las más impactantes han sido las neurocirugías y las operaciones a corazón abierto.

 

 

 

—¿La adrenalina se eleva más cuando comunicas noticias de gran peso o cuando entras al quirófano?

—Es diferente. Ambas me emocionan mucho, pero en el caso de los quirófanos, de verdad me emociona estar viendo cirugías, cómo arreglan los órganos; es una maravilla.

 

 

 

—¿Cómo mantener viva la chispa por el periodismo después de casi cuatro décadas de trabajo?

 

—No es fácil porque todo en la vida tiene sus pros y contras.

Sin embargo, mi trabajo no es tedioso y siempre estás aprendiendo y conociendo gente; además, a mí me ayuda en mi labor social.

 

 

 

—Fuiste la primera mujer en ganar un espacio a cuadro. ¿Fue difícil abrirse paso entre hombres?

 

—Creo que a mí, hace 39 años, me sirvió ser mujer porque no las había en el medio; sólo había unas contaditas que trabajaban detrás de las cámaras.

Claro, en ese entonces se entendía que no podía ser la cabeza de un noticiero. Las mujeres éramos siempre las segundas; se pensaba que la mujer no tenía credibilidad. Así que sólo sustituíamos al titular o lo apoyábamos, pero nunca éramos la cabeza, hasta el 30 de marzo de 1987, que fui la primera a quien le dieron un noticiero; fue por canal 9, el noticiero Muchas noticias.

 

—¿Hasta la fecha cuántas rosas has utilizado para tu noticiero?

 

—Creo que hasta marzo del año pasado llevábamos alrededor de 5 mil.

Mucha gente cree que la rosa es algo romántico, que me la manda un galán desde hace 23 años.

Si es así, ¡pues que me lo presenten! —bromea—. Para mí la rosa es el símbolo de la naturaleza, de algo bello, de algo natural por supuesto, y pues no tiene otro significado, más que honrar a la naturaleza, la cual amo.

 



Comenta la Nota.
PUBLICIDAD