aviso-oportuno.com.mx

Suscríbase por internet o llame al 5237-0800




Adiós a los ojos verdes que enamoraron a Chucho El Roto

La actriz Blanca Sánchez, recordada como la ingenua joven del cine y la televisión de los años 60, y como la intérprete de innumerables papeles de madre y abuela en los 90 y la década presente, murió ayer a los 63 años por problemas renales
Sábado 09 de enero de 2010 El Universal
Comenta la Nota

La actriz Blanca Sánchez, recordada como la ingenua joven del cine y la televisión de los años 60, y como la intérprete de innumerables papeles de madre y abuela en los 90 y la década presente, murió ayer a los 63 años por problemas renales.

Los restos de Sánchez, quien en 1968 dio vida a la aristocrática Matilde, el gran amor de Chucho El Roto y dejó entre sus últimas producciones un capítulo de Mujeres asesinas en el que personifica a la madre de Edith González, serán cremados y sus cenizas depositadas al lado de las de otros familiares que fueron muy queridos por la actriz.

Entre los trabajos más recordados de Blanca Aurora Sánchez de la Fuente, quien nació el 2 de marzo de 1946 en la Ciudad México, está Quinceañera, en la que interpretó a la abogada Ana María, madre del personaje que hizo Thalía.

En 1960 hizo su primera telenovela, La casa del odio; en 1963 debutó en teatro con la obra Muchacha de campo y en cine lo hizo con Yo, mujeriego.

Es hija de la actriz Ofelia de la Fuente, hermana del fallecido actor Sergio Sánchez y cuñada de la actriz Isaura Espinoza.

Su carrera comenzó a los nueve años en un radioteatro llamado Conflicto, en el cual compartió créditos con su madre; en 1957 participó en el teleteatro Noches de angustia, junto a Silvia Derbez e Ignacio López Tarso.

Tres años más tarde realizó su primera telenovela, La casa del odio; después, a los 17 años, consiguió un co-protagónico en la primera versión del melodrama Madres egoístas; tras este trabajo se convirtió en una de las actrices más buscadas para papeles de ingenua juvenil en las telenovelas.

Gracias a su talento, su menuda figura y sus grandes ojos claros, en la década de los 60 protagonizó Vértigo; después dio vida a la hija perdida de doña Sara García en La duquesa.

Además, compartió créditos con Enrique Alvarez Félix en El retrato de Dorian Grey y fue la única porfirista de los hijos de Amparo Rivelles en el drama histórico La tormenta.

En 1968 interpretó uno de los personajes más recordados de su carrera, la aristocrática Matilde, gran amor de Chucho El Roto (Manuel López Ochoa) en una telenovela sobre el bandido.

Tanto éxito tuvo la serie que fue llevada al cine en cuatro tandas: Yo soy Chucho El Roto, La vida de Chucho El Roto, Los amores de Chucho El Roto y El inolvidable Chucho El Roto.

Durante los años 70, Blanca participó en dos proyectos. Es la heroína de Teresa Raquin, novela basada en el escrito de Emile Zola, y el Fantine, madre de Cosette (Diana Bracho) en una adaptación de Los miserables, de Víctor Hugo.

Pero en la versión de La mentira dio vida a la malvada Virginia, una joven decidida a arruinarle la existencia a Verónica (Julissa) y en Marcha nupcial (1978) fue la perversa Imelda, quien inventa una cruel treta para despojar de su herencia a la cojita Mari Lola (Alma Muriel).

En 1986 actuó en el drama histórico de Ernesto Alonso, Senda de gloria, como Fernanda, devota esposa del general Alvarez (Ignacio López Tarso).

Al año siguiente encarnó a la abogada Ana María, quien sufre por los problemas de una hija adolescente, Thalía, en Quinceañera.

De ahí realizó innumerables interpretaciones de madres buenas o villanas.

En 2007 encarnó a la abuela de Gretel Valdez, Zoraida Gómez y Eiza González, en Lola, érase una vez, y un año después actuó en una obra de teatro Cómo envejecer con gracia.

Estuvo casada en tres ocasiones, primero con el director y productor de origen rumano Roberto Schlosser, con quien tuvo a su única hija, Valerie; luego con el estadounidense Garret Woodside.

Su último matrimonio fue con el corredor de autos José Antonio Massad, quien tras 16 años de matrimonio murió a causa de leucemia, en 2005.

En 2009, Sánchez se atrevió a desnudarse por primera vez ante las cámaras, en el filme Enemigos íntimos, de Fernando Sariñana.

También el año pasado comenzó a tener problemas de salud, después de que en febrero estuvo hospitalizada por cuestiones gástricas.

Fue a principios de diciembre cuando regresó al nosocomio debido a graves problemas renales, los cuales, después de más de un mes internada, le provocaron la muerte.

A Blanca Sánchez, quien fungió como secretaria de la Asociación Nacional de Actores (ANDA), la sobreviven su hija, Valerie Schlosser, y su sobrino, Alfonso Sánchez. (Notimex)

 

 



Comenta la Nota.
PUBLICIDAD