aviso-oportuno.com.mx

Suscríbase por internet o llame al 5237-0800




El mundo se acaba... En “2012”

La profecía maya se hace realidad en la película protagonizada por John Cusack, que se estrena el viernes
El mundo se acaba... En “2012”

. (Foto: CORTESÍA SONY PICTURES )

Martes 10 de noviembre de 2009 César Huerta | El Universal
Comenta la Nota

cesar.huerta@eluniversal.com.mx

CANCÚN.— La cita es en uno de los salones del hotel. Ahí se han montado un ambiente selvático, con árboles en los costados, alfombra verde y redes en el techo. La réplica de una pirámide sobresale al centro, pegada en una de las paredes.

Hasta ahí llega Roland Emmerich, amo de los efectos especiales con El día después del mañana y 10,000 A.C, para hablar de 2012, su nueva película, en la que aborda el tema de la destrucción del mundo, en ese año.

Pero no está solo. Arriban John Cusack, el protagonista, a quien apenas se le sacan unas palabras y muestra un rostro cansado, quizá por la fiesta de la noche anterior.

También anda por ahí, de buen humor, el estadounidense Woody Harrelson, así como la bella Thandie Newton, que arranca suspiros a la prensa internacional, y Chiwetel Ejiofor, a quien muchos en Hollywood lo ponen como el nuevo Will Smith.

“¡Es increíble ver cuántos libros, cuántas cosas en internet hay en torno al 2012. Todos tienen historias diferentes. Lo que hice fue tomar el dato de que el calendario maya termina ahí, lo cual yo no sabía, porque primero fue la idea y luego llegaron todas estas cosas”, cuenta Emmerich.

“Son cosas que se fueron dando y que le dan más realismo a todo, fue como en El día de la independencia, se habla de extraterrestres y se menciona el Área 51, que para muchos existe y es donde supuestamente el gobierno tiene ovnis”, añade.

La plática se realiza a unos cuantos kilómetros de donde dicen los científicos que cayó el meteoro que acabó con los dinosaurios. El impacto levantó una gran cortina de polvo que tapó el sol y a los gigantes del cretáceo que estaban cerca, prácticamente los desintegró por la onda expansiva.

En el largometraje 2012 se ven escenas similares. El cristo redentor de Brasil se deshace; el Vaticano, con el Papa dentro, se derrumba; un portaviones alzado por una ola gigante se estrella contra la Casa Blanca; la cordillera Himalaya es inundada.

“¡Pero es una historia de amor!”, exclama el realizador, “se ve destrucción, pero también se aprecia cómo la gente se une para derrotar al enemigo”.

Y explica de inmediato: “Se trata de un grupo de personas que sabe que el mundo está llegando a su fin y en secreto comienzan la construcción de buques.

“La otra es sobre una persona normal quien escucha que el mundo se va a acabar, empieza a ver las señales, y entonces decide reconciliarse con su esposa e hijos para salvarlos, así es”.

Cusack (1408 y Se busca pareja) fue elegido como protagonista por ser un actor inteligente que tiene aspecto común. A él se le ve muy aterrado en una de las escenas cumbres del filme, pero eso sí, sin perder el control.

“El miedo ya existe en todas las personas”, considera un lacónico John Cusack, al referirse a la temática del largometraje que explota la ansiedad de los espectadores y que alimenta la paranoia.

“Yo me divertí corriendo, saltando. Había muchas cosas que hacer, pero a esto nos dedicamos”, cuenta.

Los efectos visuales fueron supervisados por el alemán Volker Engel (Godzilla y El día de la independencia). Se echó mano de 15 compañías para hacer el trabajo. Tan sólo para recrear la destrucción de la ciudad de Los Ángeles, trabajaron unas 80 personas durante cerca de un año.

Finalmente lo que profetizaba el personaje de Harrelson (Woody, Una propuesta indecorosa y Los blancos no saben saltar), quien es tildado de loco, debía ser inmenso.

El actor ojiazul es más abierto que Cusack en sus respuestas. Hasta se pone un poco filosófico tomando como pretexto la temática del largometraje.

“(Como espectadores) Nos viene una sacudida sobre todo lo que está pasando en estos momentos. Mi personaje dice que va a caer el infierno por todo lo que hemos hecho con la ecología. Lo que yo digo es que hay que disfrutar las cosas sencillas en la vida real, pues cuando todo se vaya, eso es lo único que nos quedará”, explica.

Tráiler de prueba

En su momento, la producción lanzó un tráiler de prueba para 2012, que muestra un tsunami con un mensaje: “Los gobiernos del mundo no prepararon al pueblo para el fin del mundo”. Y finalizaba con esta leyenda: “averigüen la verdad”.

Otra de las estrategias es la creación de un ficticio Institute for Human Continuity, el cual presuntamente trabaja desde hace 25 años y que aseguraba saber en 94% la destrucción del mundo.

El sitio decía: “Los mayas lo profetizaron, la ciencia lo ha confirmado y los gobiernos no nos han dicho ni una palabra”.

“El planeta hace agua y eso está presente en la conciencia de todos, están desapareciendo los polos, y el cine puede juntar todo eso en unos cuantos minutos”, indica Chiwetel Ejiofor, quien da vida a un científico que trata de descubrir la verdad en 2012.

La película, curiosamente, muestra a un presidente negro (Danny Glover), quien debe tratar de mantener la calma ante la tragedia. Su hija es una mujer muy bella, Thandie Newton (W y Ricanrola).

Ella solamente dice: “No creo en las profecías, pero por lo pronto hay que vivir lo mejor que se pueda y ser felices”.

La plática con el equipo de la película 2012 termina. El salón mantiene una temperatura de 17 grados centígrados. Cuando Emmerich sale, Cancún registra más de 30 grados.

El director detiene la vista en el mar azul. El mismo que en su película se vuelve mortal.

 



Comenta la Nota.
PUBLICIDAD