aviso-oportuno.com.mx

Suscríbase por internet o llame al 5237-0800




El regreso de la llorona

Un lamento recorrió las calles del México colonial. La leyenda sigue viva a través de las nuevas adaptaciones cinematográficas
Viernes 02 de noviembre de 2007 Rosalina Piñeira | El Universal

espectaculos@eluniversal.com.mx

El alma en pena que vaga por las noches lamentando la muerte de sus hijos, arribó al cine mexicano por primera vez en 1933, bajo la dirección de Ramón Peón. La Llorona narraba la historia de una mujer que maldecía a su familia por la muerte de su hijo. Tras suicidarse, se conviertía en el fantasma que lloraba la pérdida de su vástago. Desde entonces, el mito popular mexicano ha sido soporte argumental de relatos terroríficos, con variantes diversas. Entre las más recientes está la de la cinta Kilómetro 31 (Rigoberto Castañeda, 2006) en donde el ánima de La Llorona está conectada al alma de una joven al borde de la muerte, tras un accidente.

Las versiones sobre el origen de la leyenda son variadas. De acuerdo con el Cronista de Xochimilco y miembro de la Asociación de Cronistas del Distrito Federal, Rodolfo Cordero, existen tres vertientes: “La indígena, sobre una mujer volátil que recorría entre lamentos las calles de la Antigua Tenochtitlán ante el presagio de la llegada de los españoles.

La colonial, de una mujer indígena abandonada con sus hijos por un español. Su alma en pena gritaba por las calles: ‘¡Ay, mis hijos!’. Y la tercera, una leyenda xochimilca sobre una mujer vestida de novia que atraía a los remeros para volcar sus chalupas y a la que muchos confunden con La Llorona”.

Al principio, las adaptaciones cinematográficas retomaban la leyenda hispánica, pero en fechas recientes el personaje tomó un cariz diabólico y vengativo para hacerlo mucho más amenazante. Al respecto, el cronista opina: “La Llorona más recurrente en el cine es la de la versión colonial, la que recorre las calles de México, pero de ahí se desprende la imaginación del adaptador. Lo original sería adaptar la leyenda de corte preshispánico, la mujer del inframundo, la Diosa de los Descarnados o la Mujer del Señor de los Muertos, como también se le conoce”, concluye.

TIEMPO DE LAMENTOS

1.‘EL GRITO DE LA MUERTE’ (FERNANDO MÉNDEZ, 1958). ¿La Llorona en una película de vaqueros? Pues sí. Méndez llevó a la mujer fantasmal a las praderas . En la cinta se refieren a ella como “la insepulta”, un ente amenazador que ronda a los habitantes de una hacienda. Un cuchillo clavado en un reloj es la única manera de contenerla. Cuando la joven heredera (María Duval), sin creer en supersticiones rompe el símbolo protector, La Llorona hace su aparición. Al final se devela el misterio: el ánima es sólo un ardid para obligar a los dueños a vender la hacienda.

2.‘LA LLORONA’ (RENÉ CARDONA, 1960). Adaptación cercana al mito colonial. Narraba el amor prohibido entre Margarita (Luz María Aguilar) y Felipe (Mauricio Garcés). La pareja se casaba sin la bendición del tío Gerardo (Carlos López Moctezuma), quien más tarde terminaba por revelar que sobre los hijos primogénitos de la familia pesaba la maldición de La Llorona (María Elena Marqués), quien llegaba para hacer cumplir la herencia maldita.

3.‘LA MALDICIÓN DE LA LLORONA’ (RAFAEL BALEDÓN, 1963). La tía Selma (Rita Macedo) recibe en su lóbrega casa a su sobrina Amelia. Selma ha hecho un pacto con el diablo y con la sangre de Amelia revivirá a La Llorona, cuyo cadáver momificado se encuentra al pie del campanario de la casona. En este filme, la mujer fantasmal está emparejada con el mito del vampiro: para revivir debe alimentarse de sangre y la única manera de impedirlo es manteniendo en su pecho una estaca de madera.

4.‘LAS LLORONAS’ (LORENA VILLARREAL, 2004). En esta adaptación no será una sino tres mujeres las condenadas a vagar eternamente. Ellas pertenecen a tres generaciones de una familia sobre la que pesa una maldición: todos los descendientes hombres morirán de manera trágica y sus madres estarán llorando sin descanso. Lo interesante es la perspectiva femenina que incluye en el discurso temática sobre la problemática de mujeres: costumbres limitantes, violencia, abusos, abandono.

5.‘J-OK’EL’ (BENJAMÍN WILLIAMS, 2005). J-ok’el es el nombre maya de La Llorona, la mujer que roba niños en un poblado chiapaneco. Dos jóvenes investigan la desaparición de infantes, que tiene una explicación “más terrenal” que sobrenatural. Para no decepcionar, La Llorona (Diana Bracho) aparecerá al final.



PUBLICIDAD