aviso-oportuno.com.mx

Suscríbase por internet o llame al 5237-0800




No se arrepiente de ser ´la otra´

Lupita Torrentera comenta que de no haber muerto Pedro, hubiera regresado a su lado
Domingo 15 de abril de 2007 Alex Madrigal | El Universal

La bailarina y pareja sentimental de Pedro Infante, Lupita Torrentera, califica como verdadera historia de amor lo que vivió con el Ídolo de Guamúchil y justifica sus infidelidades, como una conducta natural del hombre en aquella época.

Torrentera acepta que durante su relación con el actor, fue sumisa y le perdonó sus infidelidades.

"Yo no sabía que era casado y no es que me haya dejado engañar, de todas maneras me hubiera enamorado. El hombre llega hasta donde la mujer quiere, ¿de qué nos espantamos?, así son los hombres."

Quizá la justificación sea la inocencia de Lupita, pues aceptó a Pedro a los 14 años, mientras él le doblaba la edad, además de estar casado con María Luisa León, pero la adolescente quedó cautivada con su personalidad y sus detalles. Después aceptó entregarle su corazón, a pesar de ser juzgada como la "otra".

"No me molesta que me digan la amante, porque no lo fui. Formé una familia y fui la madre de sus tres hijos, incluso Cuquita me conocía", señaló.

Pedro sabía ser un donjuán y cuando los rumores de sus amoríos llegaban a oídos de Lupita, resarcía sus "canitas al aire", deleitándola con palabras dulces: "Vivía escondida de la sociedad, a pesar de que Pedro me decía que era yo la amada; él me convencía porque era muy cariñoso y con esas cualidades se ganó el cariño de mi familia", recordó.

"Había veces que me la pasaba contemplándolo toda la madrugada, porque no podía creer que yo estuviera con Pedro", agregó.

Lupita, de 75 años, insiste en que fue una historia de amor digna de telenovela la que vivió con Infante.

"No le encuentro maldad a lo que le hizo a María Luisa, porque si convives con una persona más grande y después con una más joven, es normal que te atraiga. Lo que te puedo decir es que a Pedro le afectó que ella nunca pudo tener hijos", aseveró.

Al cabo de tres hijos en seis años, a Lupita le tocó verlo crecer artísticamente y vivió de cerca cómo lo acechaban las mujeres. Incluso, dice, nunca sintió que se acabara su amor, más bien su vida se complicó con tanta fama y se separó a los 20 años.

Años después de que Pedro la dejara, Torrentera contrajo nupcias con el locutor León Michel, pero acepta que se casó cuando aún estaba enamorada de Infante.

Recuerda que cuando se casó con León Michel, Infante no dejó de buscarla. "Me decía: ´Chaparrita, divórciate, ahora sí me voy a portar bien´, pero yo le contestaba que lo iba a pensar. Y me volvió a rogar, de no haber muerto, sí hubiera regresado con él. Me acuerdo que hasta me cantó ´Reloj´ una semana antes de su muerte".

Lupita Torrentera califica de hermoso lo que vivió con Pedro Infante. Incluso, los dos accidentes de avión que tuvieron los enamorados, "en el primer accidente no nos pasó nada, fue hasta el segundo cuando se le pone la placa en la frente, pero estando con él en esos aviones, fue precioso lo que viví".

En la actualidad, las mujeres le dicen rival a Torrentera a la salida de la iglesia; ella se voltea, discretamente sonríe, pero sabe que sólo fue suyo.



PUBLICIDAD