aviso-oportuno.com.mx

Suscríbase por internet o llame al 5237-0800




Ely celebró con sus fans su cumpleaños

Recibió regalos y poemas; le cantaron ´Las mañanitas´, dio un miniconcierto y firmó autógrafos; durante el festejo de su cumpleaños número 35 y con el lanzamiento de su disco Teatro Metropólitan en vivo, Ely se autofestejó con sus fans: "Esta es mi gente y la que conoce mi música", dijo la intérprete
Jueves 15 de febrero de 2007 Alex Madrigal | El Universal

La palabra favorita y la que suele repetir en más de dos ocasiones la rockera regiomontana Ely Guerra como muestra de agradecimiento a sus fans es: "Qué chido".

Durante el festejo de su cumpleaños número 35 y con el lanzamiento de su disco Teatro Metropólitan en vivo, Ely se autofestejó con sus fans: "Esta es mi gente y la que conoce mi música", dijo la intérprete.

A la cita en una plaza al sur de la ciudad de México acudió un ejército de 350 soldados del batallón número 35 comandado por Ely Guerra.

La cantante que odia a los rockstars ofreció para su gente un miniconcierto de cinco canciones entre ellas "Miedo", "Ojos claros, labios rosas" y "Más bonita que tú".

Cindi, de 22 años, fue de las primeras en hacer la fila para un autógrafo y también de las pocas que le llevaron un regalito a la cumpleañera: "Le traje flores porque es su cumpleaños y en los cumples siempre se regala algo y las flores siempre gustan", platicó.

La noche no inspiró a los fans para llevarle un pastel, pero sí le pusieron "Las mañanitas", "orale ´Las mañanitas´", dijo la rockera, misma que pasó lista a sus fans, porque reconoció a más de uno cuando la felicitaron.

"Ellos son fans de verdad ,me traen sus discos, sus guitarras; son cariñosos conmigo, no me canso de saludar a mi público, donde me canso es lavando los baños de mi casa.

"El mejor regalo que puedo recibir es mi disco en vivo y todo lo que me escriben mis fans que me lo llevo a casa para leerlo con toda tranquilidad, porque se lo merecen", platicó la feliz cumpleañera.

Aunque también hubo despistados porque se olvidaron de decirle todo lo que habían preparado, como Ángel que se quedó con las ganas de decirle muchos poemas que le dedicó y también decirle un felicidades: "No pude, me puse muy nervioso, no pude". Sin embargo, salió con una sonrisa por su autógrafo.

Ely Guerra terminó "con una mejilla más roja que la otra", por la besuqueada que le dieron cada uno de sus admiradores. Iván, además de un beso, preparó unas palabras, no para decírselas a Ely, sino para que la rockera se las escribiera en su disco.

La firma incluyó la visita de un niño y también de una señora, la cual permaneció por más de cuatro horas formada con la intención de cumplir el sueño de su hija por tener un autógrafo de Ely. Una vez que salió con sus dos discos se escuchó su celular y el... "sí hija, tranquila, ya lo tengo".



PUBLICIDAD