aviso-oportuno.com.mx

Suscríbase por internet o llame al 5237-0800




El “Fuego de Anatolia” incendiará el Auditorio

El espectáculo de danza turca se ha presentado con éxito en unos 80 países
El “Fuego de Anatolia” incendiará el Auditorio

PELIGRO. Las coreografías son complicadas y algunos bailarines han sufrido accidentes. (Foto: CORTESÍA OCESA )

Miércoles 13 de junio de 2012 Jorge Mendoza | El Universal
Comenta la Nota

jorge.mendozas@eluniversal.com.mx 

Es uno de los más impresionantes espectáculos de danza del mundo, se trata del legendario show Fuego de Anatolia; los bailarines originarios de Turquía han cruzado el mundo realizando más de 3 mil representaciones en más de 80 países del globo terráqueo.

“Desde que comenzamos a presentarnos en Turquía, precisamente en Istambu, el éxito nos llegó tan brutal que no pudimos expandirnos a otros países como lo queríamos”. Con decirte que el interés de la gente llegó a tal grado que, como bailarín del elenco, quise comprar boletos, en un buen lugar, a mi familia, y en la taquilla sólo conseguí localidades hasta para ocho meses después, y ni modo, mis familiares se tuvieron que esperar para verme”, relata Can Ocak.

Un espectáculo con tantas personas danzando simultáneamente no es tarea fácil. “Todos los bailarines realizamos ensayos de entre ocho y 10 horas diarias para no perder la práctica”, comenta Perit Kuban Yangatoral. Llevar una vida migratoria en el mundo del espectáculo no les impide querer formar una familia algún día. “Para nosotras las bailarinas ser madres significaría realizarnos como mujeres. ¡Claro que nos gustaría tener hijos y seguir bailando! Lo mejor sería posteriormente poderles inculcar la danza a nuestros hijos”, comenta emocionada Fatma Go´k.

En este evento, que estará sólo este fin de semana en México, existen danzas peligrosas. “Cuando hablan de los accidentes siempre me voltean a ver porque me han pasado la mayoría, desde una ocasión que se me rompieron todos los ligamentos del tobillo en el escenario, otra vez se me volteó una rodilla al brincar muy alto y aterrizar mal en una coreografía aérea. En un baile con espadas, una de ellas voló a mi cara, y alcanzó a lesionarme un ojo, perdí 5% de visibilidad, pero todos éstos sólo son gajes del oficio. Para mí no son importantes estos precios que tengo que pagar por hacer lo que más amo en el mundo”, puntualizó Can Ocak.



Comenta la Nota.
PUBLICIDAD