aviso-oportuno.com.mx

Suscríbase por internet o llame al 5237-0800




Los famosos sacan ventaja del fracaso

Detrás de los rostros de éxito y abundancia, las estrellas han tenido que aprender de los tropiezos, desde una película sin taquilla hasta una gira inadvertida
Lunes 18 de julio de 2011 Sughey Baños | El Universal
Comenta la Nota

aridiana.banos@eluniversal.com.mx

Solemos ver a destacadas figuras del mundo de la farándula recibiendo premios, dando entrevistas, sorteando tumultos de seguidores y saliendo en programas de televisión, sin mencionar los jugosos contratos que se rumora reciben, pero ¿conocemos lo que sucede detrás de ese aparente éxito?

Para algunos la palabra éxito puede ser un tanto engañosa, como lo explica el cantante venezolano Carlos Baute, quien en este momento goza de gran popularidad a nivel internacional por canciones como “Colgando en tus manos. “El éxito es el peor enemigo del hombre, porque el día que te lo creas se acabó, yo creo que hay que trabajar siempre”, dice.

Esa lección la aprendió cuando vivió en carne propia uno de eso tropiezos que pueden resultar difíciles de superar, “en 2001 hice una promoción intensa por toda Latinoamérica, no es que no funcionara, yo vine cuatro veces a México y mucha gente ni se enteró, pero es que la disquera se quedó sin presidente; es más, en esa época estábamos Thalía, Carlos Ponce, Carlos Vives y yo en la misma discográfica, hicimos un disco con Emilio Estefan, era algo como espectacular, algo grande, y nos caímos todos porque cayó la empresa, fue un fracaso”, explicó Baute.

Otro claro ejemplo de la constante batalla hacía la gloria, nos lo da el guionista y director Guillermo Arriaga, que es reconocido mundialmente por trabajos como Amores perros o Babel, y quien enfrentó un fuerte descalabro con la película El búfalo de la noche, la cual recibió duras críticas y tuvo poca entrada en taquilla.

“Que dediques cinco años de tu vida a un trabajo que por varias razones no funciona por supuesto que duele. Creo que la película está bien (pero) hubo muchas razones por las cuales no logramos meter más escenas en ella. Por ejemplo, el personaje de Camila (Sodi) tenía escenas que no pudimos hacer porque tuvo un accidente serio, entonces todo su desarrollo de personaje no pudo filmarse; hubo cosas que impidieron que la película se contara como estaba escrito”, reconoce el cineasta.

Mauricio Islas también ha conocido el amargo sabor de un proyecto frustrado; en su caso, en televisión, pero ha tratado de resolverlo.

“El fracaso siempre viene acompañado de un mal trabajo en el pasado; si haces algo mal u obras de manera equivocada o dudosa, es probable que te equivoques. Hay ocasiones que los proyectos no tienen la respuesta en el público, y puede ser que no sea por tu causa, sólo que son mal planeados, no tienen sustento ni planeación, y por eso fallan y tienes que aguantar”, señala.

Pero hay otros que toman esta cuestión con mucha filosofía, como el cantante Benny, quien confiesa que sí se ha dado varios tropezones en la vida. “¡Uy! todos los días, creo que sino, de qué caramba escribes canciones. Bueno al final de cuentas lo que te hace artista y lo que te acerca al público a través de la música y las canciones, es entablar un diálogo honesto acerca de las cosas buenas y malas. Tropiezos varios, equivocaciones en mis relaciones, en mi carrera llevo varios, créeme”.

Una carrera de resistencia

Edith González asegura que el público siempre la ha recibido bien, pero al igual que Mauricio Ochmann saben que siempre existe un riesgo.

“Éxito es que la gente ponga tu telenovela, que vaya a verte al teatro, y el fracaso es que el público deje de ver y reconocer lo que haces; puede pasar”, asume la actriz.

También la actriz Patricia Perrín (La dama de negro) dice que para evitar que las fallas den un duro golpe al estado anímico es necesario que “se den cuenta que hay un precio que pagar, pero si el premio es lo suficientemente fuerte para uno, ese precio no va a importar nunca”, advierte.



Comenta la Nota.
PUBLICIDAD