Piden regresar a los ciudadanos al centro de la democracia

Expertos coinciden en fortalecer gobernabilidad; jóvenes no se sienten representados, afirman
En el 13 Congreso Iberoamericano de Derecho participaron Manlio Fabio Beltrones, Diego Fernández de Cevallos, Juan Ramón de la Fuente, Cuauhtémoc Cárdenas y Diego Valadés (LUCÍA GODÍNEZ. EL UNIVERSAL)
2017-02-04
Astrid Rivera
-A +A

[email protected]

Recuperar la confianza en las instituciones es uno de los elementos para fortalecer la gobernabilidad, así como la integración de todas las fuerzas políticas y de la sociedad civil, a fin de regresar al ciudadano al centro del proceso democrático, afirmaron especialistas.

Al moderar la mesa Constitución y Régimen de Gobierno, durante el 13 Congreso Iberoamericano de Derecho Constitucional, Juan Ramón De la Fuente, ex rector de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), planteó a los panelistas cómo fortalecer la gobernabilidad y cómo regresar a los ciudadanos la confianza en las instituciones, así como en los procesos democráticos, dado que la mayoría de la población, en especial los jóvenes, no se sienten representados en el Congreso.

En su participación en el foro, realizado en el Palacio de Minería, el ex presidente nacional del PRI, Manlio Fabio Beltrones, afirmó que para fortalecer la gobernabilidad democrática debe haber coexistencia de fuerzas políticas en los gobiernos, por lo que, independientemente de quien triunfe en las contiendas electorales, se deben sumar las fuerzas políticas y legislativas.

“Se busca mejorar la gobernabilidad, si ya dimos el paso de las coaliciones, démonos la oportunidad de reglamentarlos, hagamos el trabajo necesario para que se reglamente, que poco le hemos invertido a las coaliciones de gobierno”, afirmó.

Comentó que las coaliciones electorales no tienen registrados programas ante el Instituto Nacional Electoral (INE), por lo que al día siguiente de las elecciones no tienen obligación de cumplimiento, por esto planteó que las uniones deben presentar un programa común de gobierno que establezca objetivos y metas, a fin de que se vigilen la calidad de estos gobiernos.

Cuauhtémoc Cárdenas, fundador del PRD, comentó que para combatir la corrupción debe haber una “autoridad moral” que venga desde arriba para poder atacar este problema. “Para tener un presidente fuerte debe cumplir la ley tal cual, si no se tienen esas condiciones, no hay manera de combatir la corrupción”.

Resaltó que el poder Legislativo también debe fortalecerse al instrumentar un “verdadero sistema de planeación” en donde se establezcan metas para el cumplimiento de los Planes de Desarrollo con el objetivo de que estos sean transexenales y no se agoten al terminar el sexenio. “Es una forma de fortalecer al Congreso, rendir cuentas en función de objetivos, recursos, tiempos establecidos y seguir la cuenta para determinar por qué no se cumplió un plan”.

Combate a la corrupción. Diego Fernández de Cevallos, ex senador del PAN, coincidió en que el combate contra la corrupción debe iniciar desde las autoridades más altas, a fin de incrementar la gobernabilidad, puesto que “si arriba no hay autoridad moral, no tenemos nada que hacer con la Constitución, ni las leyes”.

Consideró que se debe fortalecer la exigencia de la transparencia puesto que “vivimos una corrupción como nunca se había vivido, habría que revisar cómo se ejercía el poder realmente y cómo se ejerce hoy”.

Pedro Salazar, director del Instituto de Investigaciones Jurídicas de la UNAM, destacó que se deben encontrar mecanismos mediante los cuales se vea reflejada la pluralidad y permita fortalecer la gobernabilidad.

Destacó que la reforma al Sistema Nacional Anticorrupción debe dar ejemplo en el que la ciudadanía se integró al proceso democrático, al presentar una iniciativa ciudadana que permitiera combatir contra la corrupción.

Diego Valadés, ex ministro de la Suprema Corte de Justicia de la Nación, consideró que uno de los factores que estimula la desconfianza hacia el régimen de gobierno son las situaciones a las que la ciudadanía se expone día tras día, como son la impunidad, corrupción y violencia, además de la multiplicación de la pobreza mientras prevalece la concentración excesiva de la riqueza.

“Creo que lo que estimula la desconfianza es lo que vemos día a día, la corrupción impunidad, violencia, ineptitud y un fenómeno que es devastador para cualquier sociedad, la multiplicación de la pobreza y la concentración excesiva de la riqueza. En materia de indicadores, México es uno de los más desequilibrados. México es uno de los países más desiguales y eso contribuye a la desconfianza que tenemos”, afirmó.

Francisco Valdés Ugalde, director de la Facultad Latinoamericana de Ciencias Sociales-México (Flacso), resaltó que el ciudadano debe de recuperar su papel central en el proceso democrático al involucrarse de mayor manera en los asuntos públicos a fin de dejar de lado, el divorcio que existe entre la ciudadanía y los procesos políticos.

“Debemos volver a mirar al ciudadano como el centro del proceso democrático, de lo contrario son los partidos políticos quienes toman las decisiones, lo que tenemos es un alejamiento y divorcio de ciudadanía de procesos políticos muy bien alimentado por la avaricia de los medios de comunicación y que contribuyen a generar que la ciudadanía se vuelva irracional”, apuntó.

Comentarios