Se disputan defensa del capo

José Refugio Rodríguez aseguró que quienes están plenamente reconocidos por Guzmán Loera son él, Carlos y Cinthia Castillo Castillo, así como Andrés Granados
Aunque varios abogados quieren llevar su caso, sólo cuatro están plenamente reconocidos por Joaquín Guzmán, afirma José Refugio Rodríguez, uno de ellos (ARCHIVO EL UNIVERSAL)
2016-05-29
Dennis A. García, Enviado
-A +A

[email protected]

Joaquín El Chapo Guzmán, identificado como líder del Cártel de Sinaloa, es un cliente disputado por los abogados que pelean ser su defensa en el proceso de extradición que enfrenta.

En entrevista con EL UNIVERSAL, José Refugio Rodríguez aseguró que quienes están plenamente reconocidos por Guzmán Loera en el proceso de extradición son él, Carlos y Cinthia Castillo Castillo, así como Andrés Granados Flores.

Dijo que Juan Pablo Badillo Soto y José Luis González Meza, quienes han tramitado amparos a favor del capo, no están reconocidos como parte del equipo que lleva el caso, por lo que el hecho de que promovieron un amparo para impedir su entrega a Estados Unidos, puede causar algunos problemas con el proceso de extradición.

“Ya le mandé avisar a Joaquín Guzmán para que tenga conocimiento de lo que está pasando y nos dé instrucciones; ahora lo que podemos hacer es acudir ante el Juzgado Décimo Tercero en Materia Penal y desconocer la demanda de amparo y que se tenga por no interpuesta”, explicó el abogado.

“Causa problemas porque si presentamos la demanda de la defensa, ahorita que está la de Badillo corremos el riesgo de que la desechen por notoriamente improcedente, porque no puede haber dos demandas por lo mismo”.

José Refugio explicó que en su momento Juan Pablo Badillo sí fue la defensa de Joaquín Guzmán, pero después, por instrucciones del sinaloense, causó baja del grupo de abogados.

“Badillo conoce a Joaquín porque fue su abogado hace mucho tiempo. Antes de que se fugara Guzmán Loera, era su defensor, pero lo dieron de baja. Cuando recapturaron a mi cliente, Badillo y Meza promovieron demandas de amparo sin tener la autorización.

“Joaquín, de manera expresa me pidió que hablara con Badillo y que no se metiera para nada en el procedimiento de extradición. Joaquín no lo quiso nombrar como su defensor, eso también se lo mandó a decir con Andrés Granados”, detalló.

Comentarios