ESPECIAL
¿Qué polémicas marcaron la vida de las figuras de la Época de Oro del Cine Mexicano? ¿Qué fue de aquellos famosos que se consagraron en la televisión y que después desaparecieron de la escena?

Katy Jurado estaba preparada para morir

Casi al final de sus días, la actriz de grandes ojos reconoció que tuvo una carrera cruel, pues después de todo lo logrado se sintió olvidada
Katy Jurado estaba preparada para morir
FOTO: Archivo
2017-06-29
Redacción
Ciudad de México
-A +A

Casi al final de sus días, y en medio de una lucidez total, la actriz Katy Jurado reconoció que tuvo una carrera cruel y que después de todo lo logrado se sintió olvidada.

María Cristina Estela Marcela Jurado García, la mujer de grandes ojos y mirada profunda disfrutó del reconocimiento en México al ser una de las figuras de la Época de Oro, y también gozó del aplauso en Estados Unidos al actuar con figuras como Gary Cooper, Grace Kelly, Robert Stack, Spencer Tracy, Burt Lancaster, Road Cameron, Anthony Queen, Glen Ford, Charlton Heston, Joy Page, Robert Wagner, Tony Curtis, Elvis Presley y Marlon Brando.

Katy nació el 16 de enero de 1924 en la Ciudad de México, su singular belleza y temperamento la llevaron a participar en cintas como "No matarás", "Internado para señoritas", "La vida inútil de Pito Pérez", "La sombra de Chucho el Roto", "Bartolo toca la flauta", "La viuda celosa", "Nosotros los pobres", "El seminarista", "El bruto", "Cárcel de mujeres" y "Fe, esperanza y caridad".

Su paso por Hollywood lo inició en la cinta de 1951 “The Bullfighter and The Lady” (Tarde de Toros), para después ser parte del elenco en películas western de los años cincuenta y sesenta, trabajó en películas como “High Noon” (1952), “Arrowhead” (1953), “Broken Lance” (1954), “One-Eyed Jacks” (1960) y “Pat Garrett & Billy the Kid “(1973), entre otros.

Jurado fue la primera actriz latinoamericana en ser ganadora del Globo de Oro por su actuación en la cinta “High Noon”, donde compartió créditos con Gary Cooper y Grace Kelly; además, fue la primera actriz en ser nominada para el Premio Oscar de la Academia Americana por la cinta “Broken Lance” en 1954.

En entrevista con Paty Chapoy, Katy se sinceró y platicó que todo estaba listo para cuando la muerte viniera por ella, que ya tenía preparado el bello vestido blanco que usaría, e incluso, aseguró que ya contaba con el ataúd , que éste estaba tan hermoso, que hasta lo usaba como mesa de centro en su casa.

Esta peculiar declaración sería desmentida tiempo después por uno de sus ocho nietos, quienes coincidieron que meses antes de fallecer, su abuela hablaba de la muerte con naturalidad y aceptación.

“¿Tengo que vivir esperando a que me pongan pañales, que ya no pueda caminar, que se me caiga la baba, que ya no piense? En ese aspecto debe haber la eutanasia de uno”, opinó Katy en aquella entrevista con Chapoy.

Y es que después de 70 películas, dos matrimonios, ocho nietos y diez bisnietos, Jurado ya no se sentía en deuda con la vida, al contrario.

“Yo me quiero morir, no porque esté en un momento de depresión, después de tantos años, de tanto trabajo y de tanto amor a los tuyos”, expresó.

La cinta de 2002 “Un secreto de esperanza”, de Leopoldo Laborde, sería su última participación en la pantalla grande; el elenco integrado por Imanol Landeta, Ana de la Reguera, Michel Corral, Roberto Cobo, Amparo Garrido, coincidió en que la actriz se entregó a cada minuto con una sorprendente disciplina y amor a la actuación, a pesar de que en esos momentos su estado de salud estaba en declive.

Sin embargo, el tiempo ya no le alcanzaría a Katy para estar presente en el estreno de la cinta, la cual retrata la amistad entre un niño ( Imanol Landeta) y una misteriosa anciana (Katy Jurado).

Para la familia de la actriz, este filme significó una despedida, sobre todo para su nieto Joaquín, quien contó que la cinta “Un secreto de esperanza” retrató nada menos que la historia de él con su abuela.
katy3.jpg
En la recta final de su vida, Jurado fue realista y lamentó que a pesar de los premios y los reconocimientos, terminó sintiéndose olvidada.

“Tuve una carrera cruel, muy cruel, porque se olvidan de lo que hiciste, se olvidan de lo que eres, hablan de fulanito y de sutanita, que son desechables, y no hablan de la gente que durante 58 años ha dado su vida”.

El 5 de julio del 2002 Katy Jurado falleció de un paro al corazón en su casa de Cuernavaca, no sin antes haberse despedido de sus nietos y haberles obsequiado algo días antes de partir. 

rad 

Comentarios