Detectan daños graves en áreas de Monte Albán

La zona arqueológica no ha cerrado el acceso, pero hay estructuras restringidas por presentar desprendimientos y fisuras
El 20 de octubre, ingenieros de la UNAM volverán a Monte Albán y decidirán sobre las estructuras afectadas. (LUIS GARCÍA SOTO. EL UNIVERSAL)
2017-10-04
Abida Ventura
-A +A

[email protected]

Los sismos del 7 y 19 de septiembre afectaron unas 30 zonas arqueológicas en diversos estados de la República. Una de las más afectadas y que requiere atención urgente es Monte Albán, en Oaxaca.

El sitio, reconocido como Patrimonio Cultural de la Humanidad, registró daños graves en una de sus estructuras y derrumbes en el Juego de Pelota. “ Si no se atiende, se puede volver algo muy grave, podemos hablar de colapsos”, advirtió ayer Pedro Francisco Sánchez Nava, coordinador Nacional de Arqueología del INAH.

El arqueólogo señaló que una de las partes a la que han empezado a poner especial atención es la Estructura A de la Plataforma Norte del sitio, que con los movimientos de los recientes sismos se deslizó unos milímetros. “Desde antes habíamos hecho un diagnóstico completo de Monte Albán, con los sismos del 7 y del 19 se ha seguido haciendo ese monitoreo con aparatos, como escáners, que nos dan al milímetro el nivel de desplazamiento y eso nos indica que sí hay movimiento y hay que revertirlo”, declaró ayer el funcionario en el marco de la inauguración del Simposio Román Piña Chán, que se lleva a cabo en el Museo Nacional de Antropología.

Artículo

La vida en Tehuantepec, quebrada como su ex convento

Tras el sismo del 7 de septiembre, la Casa de Cultura en la edificación dominica del siglo XVI, a la que asistían niños y adultos mayores, está en riesgo de derrumbe
La vida en Tehuantepec, quebrada como su ex conventoLa vida en Tehuantepec, quebrada como su ex convento

 

Añadió que la estructura sufrió algunos desprendimientos y fisuras, lo cual indica que hay algo interno que no está funcionando de forma adecuada. “Como ha llovido tanto, eso se convierte en una esponja. Parte del tratamiento que vamos a dar será rehabilitar drenajes prehispánicos para que toda el agua que cae no se quede acumulada ahí y se escurra”, dijo.

El arqueólogo indicó que los especialistas del INAH han estado trabajando con un equipo del Instituto de Ingeniería de la UNAM para hacer estudios estructurales en la zona. “Hemos estado haciendo visitas y valoraciones y ahí, ahora, se va a trabajar de manera muy profunda”.

Explicó que por su ubicación, en una parte alta, Monte Albán había sufrido algunos daños en sismos anteriores, “pero ahora sí merece un estudio muy profundo”. “Hay un cierto desequilibrio de las estructuras, pero todos son reversibles si los atacamos ahora y adecuadamente”, sostuvo.

El sitio arqueológico, uno de los más emblemáticos en el país, no ha cerrado sus puertas al público, pero el INAH ya restringió los accesos a la estructura dañada y al Juego de Pelota, donde se cayó parte de un muro.

Según Sánchez Nava, ya se realizaron trabajos preventivos, como apuntalamientos y se cubrieron las áreas afectadas. Especialistas estructurales y arquitectos están trabajando en la zona; el 20 de octubre, dijo, los ingenieros de la UNAM volverán al sitio para tomar decisiones sobre el tratamiento que se le dará a la estructura dañada. Indicó que ahora se encuentran en proceso de realización de estudios para elaborar un dictamen de los daños a fin de acceder a recursos del FONDEN, a los seguros del INAH y a fondos que podría aportar la UNESCO al ser un lugar declarado Patrimonio de la Humanidad.

En el sur y centro del país hay otras zonas arqueológicas afectadas, como Xochicalco en Morelos, donde se registraron desprendimientos; Chiapa de Corzo y la Iglesia Vieja en Chiapas. En Oaxaca hay daños en Atzompa, Mitla y Dainzú . “No pasan de 30 las que tienen daños señalados, la más severa es Monte Albán”, aseguró el arqueólogo.

Comentarios