Se encuentra usted aquí

Candidatos ¿de qué y para qué?

El fútbol mexicano, según pasan los días, las semanas, los meses y los años, resulta ser más enredoso.
15/08/2015
00:40
-A +A

El fútbol mexicano, según pasan los días, las semanas, los meses y los años, resulta ser más enredoso. Realmente estamos siendo dirigidos por gente que toma las últimas decisiones, es decir a ver qué pasa. Técnica, táctica y estratégicamente los entrenadores comentamos que cuando los jugadores salen a la cancha sin tener ningún tipo de criterio físico, técnico, táctico, estratégico o psicológico, están dentro de la cancha como pollos sin cabeza.

Actualmente vivimos una época que ya desde hace muchos años nos podríamos ir a la prehistoria de que está el fútbol mexicano dirigido por gente que solamente busca protagonismo e intereses personales.

No procura el beneficio del fútbol mexicano, que eso es muy profundo. Los que realmente conocen a fondo cómo hay que llevar el fútbol en general, somos los que hemos vivido por y para el balompié. Y seguiré insistiendo hasta que realmente me hagan caso y se dé el cambio.

No podemos estar en el fútbol mundial sometidos a la dictadura de gente que solamente quiere ese protagonismo (fama), poder y dinero, que no lo consiguieron cuando pretendieron ser futbolistas.

Los que tienen mucho dinero, anhelan poder y fama; los que acumulan poder suman dinero y fama; y los que tienen fama buscan poder y dinero. Pero habemos muchos en el mundo que tenemos poder, fama y dinero y somos los que realmente tenemos que dirigir el fútbol en el mundo. Y para eso tiene que haber una reestructuración ahora que va a haber cambios en la FIFA para quien salga elegido, que ojalá sea Michel Platini, quien es el que reúne las características mencionadas. Porque si no sucede que la credibilidad se pierde, y mucho, en los dirigentes.

Todo esto me hace reflexionar sobre la distracción para ver quién va a ser el próximo entrenador de la Selección Nacional. Es como en México se acostumbra: cuando hay problemas, darle atole con el dedo a algo que no tiene trascendencia.

Sea quien sea el técnico de la Selección, va a seguir el mismo circo. Hasta que no haya una rebelión de jugadores, entrenadores y cuerpo técnico en general, y que se apoyen con la Conade o con el gobierno, no van a tener ni la independencia ni el respeto en cuanto a la jerarquía que se merecen como cualquier trabajador.

El futbolista mexicano, naturalizado o extranjero que milita en nuestro fútbol, seguirá siendo un esclavo de lujo. Esto es muy serio. No dejemos que se distraiga en torno a quién va a ser el próximo entrenador de la Selección Mexicana. Más bien hay que levantar la voz y que la rebelión sea próxima. Porque si no, no habrá el crecimiento a la velocidad que merece el mundo futbolístico. Nos están alcanzado países que nunca pensábamos que iban a estar tan cercanos como sucede hoy en nuestra zona.

Pero hay otros países que están tan evolucionados que a mí como mexicano me da vergüenza saber que no crecemos en cuanto a la economía que podría obtener el fútbol a nivel nacional en todos los conceptos, llámese transmisión de los partidos por televisión, que tiene que estar independiente y abierta para cualquier cadena en el mundo y la que mejor pague esa hay que aceptarla, o una empresa que pueda negociar como sucede en Inglaterra o España, donde se consiguen miles de millones de pesos por el derecho de transmisión de la Liga Mexicana y de los partidos de la Selección.

Nos están engañando. Igualmente en la competición tenemos que imitar a las grandes potencias, porque si no, en el área de la Concacaf habrá un nuevo reinado, tanto a nivel directivo como a nivel futbolístico. Y esto es lo que están haciendo los estadounidenses, que seguramente no dejarán escapar la oportunidad de colocar en la presidencia de la Concacaf a un miembro de los suyos y ahí es cuando nos daremos cuenta que nuestros dirigentes están como desde hace muchos años, en la cómoda. Y eso no se vale.

Si fuera por Jorge Vergara, el técnico de la Selección tendría que ser Johan Cruyff o si no Eriksson, cuando lo trajo en lugar mío. Y si no, Beenhakker. Si fuera por otros, serían una cantidad de nombres extranjeros que ya han estado y otros que no. Pero les causa morbo. Y otros mexicanos que podrían estar, pero que tristemente no tienen la promoción como se le da a los que no son mexicanos.

Yo quisiera regresar cuando realmente se hagan los cambios que estoy comentando. Y si no, ajo y agua.
¡Que te lo digo yo!

Twitter: @hugosanchez_9

Más sobre el autor

 

COMENTARIOS