Se encuentra usted aquí

Narcos, terroristas y mentiras

19/06/2017
02:15
-A +A

En 2011, el  Departamento de Justicia  de Estados Unidos hizo un anuncio espectacular: había desmontado una conspiración de las Guardias Revolucionarias iraníes para asesinar al embajador de Arabia Saudita en Estados Unidos, poner una bomba en un restaurante en Washington, y hacer lo propio en la embajada saudí y la de Israel en Buenos Aires, Argentina. Para llevar a cabo el plan, los espías persas contactaron a unos presuntos Zetas y les ofrecieron un millón y medio de dólares por todo el paquete.

Se les atravesó, sin embargo, la mala suerte: uno de los Zetas en cuestión resultó ser informante de la  DEA y los entregó a las autoridades estadounidenses, con la colaboración de diversas dependencias mexicanas. Muchos especialistas en asuntos del Medio Oriente no acabaron de creer esa historia. Sonaba por lo menos raro que estos agentes iraníes no se hubiesen tomado la molestia de realizar lo que en otros giros se conoce como  due dilligence,  antes de contarle sus planes a unos perfectos desconocidos.

Pero aún si no fuese cierto, la historia plantea una ruta sencillísima para evitar una conspiración entre narcos mexicanos y terroristas islámicos. El gobierno de Estados Unidos sólo tendría que diseminar en el Medio Oriente la especie de que cuenta con centenares de informantes en todos los cárteles mexicanos (lo cual es cierto). Eso, y el hecho de que no ha de haber en México un criminal tan idiota para juntarse con terroristas y aventarse encima a todo el aparato de seguridad estadounidense no dedicado al combate a las drogas, debería de ser suficiente para prevenir cualquier colaboración narcoislamista.

Sobre ese particular, los responsables de la seguridad de Estados Unidos deberían de estar tranquilos.

Deberían, pero no lo están. Hace un par de meses, el secretario de Seguridad Interior, John Kelly, afirmó que “los cárteles comparten lazos con redes terroristas… y pueden contrabandear no sólo drogas o personas, sino bombas sucias.” No proporcionó evidencia alguna de esos lazos, ni se molestó en explicar por qué un cártel tendría interés en colaborar con un grupo terrorista ¿Qué podría obtener un grupo criminal mexicano de unos extremistas islámicos? ¿Dinero? No jodan ¿Armas? Para eso tienen a las armerías de Estados Unidos ¿Explosivos? Esos se pueden robar en la industria minera en México ¿Conocimiento para fabricar bombas? Internet o algún colega colombiano.

No obstante, las declaraciones de Kelly causaron notable revuelo. Y esta semana las retomó el representante Michael McCaul, republicano del estado de Texas. Le preguntó al secretario de Estado Rex Tillerson si compartía la opinión de Kelly. Y este respondió que “claramente vemos la conexión de estas actividades con organizaciones terroristas, incluyendo el Estado Islámico”.

De nuevo, nada de evidencia sobre lo que ven ni cómo lo ven ni qué demonios quieren decir palabras como “conexión” o “vínculos”.

Entonces, si no hay pruebas ni datos ni nada que pueda generar temor sobre presuntos vínculos entre mafiosos mexicanos y terroristas islámicos, ¿por qué insistir en el tema?

Porque el objetivo, para la extrema derecha nativista de Estados Unidos, es sellar la frontera con México. Como el asunto es económicamente irracional, necesitan otra excusa. Y nada, desde el once de septiembre, espanta tanto en el país vecino como el terrorismo islámico.

Entonces van a seguir los intentos por encontrar la mítica conexión narcoislamista. Y algunos allá hasta se la creerán. Pero a nosotros, a los que vivimos del lado mexicano de la frontera, nos debe quedar claro que todo este asunto no tiene más que un nombre: basura analítica.

[email protected]. @ahope71

Analista de seguridad.

Comentarios

 

MÁS EN OPINIÓN

NOTICIAS DEL DÍA