Se encuentra usted aquí

‘Brexit’: algunas implicaciones para México

27/06/2016
02:13
-A +A

Hace unos días, 52% de los votantes del Reino Unido ganaron el referéndum del Brexit, detonando la salida de su país de la Unión Europea. Se confirmó la noticia, pese a las recomendaciones de politólogos, analistas, académicos, economistas y estudiantes que claramente votaron por permanecer en la Unión.

Algunos ingleses se han arrepentido de su voto. Tal parece que la decisión fue tomada más con las emociones que con la razón. La exacerbación de sentimientos nacionalistas en favor de la salida de los ingleses pesó más que las sólidas razones económicas para quedarse en la unión más desarrollada del mundo. El voto, respetable en términos de decisión interna, tiene consecuencias muy negativas no sólo para Reino Unido, sino para todos, especialmente en términos económicos.

En efecto, el mundo entra a un periodo de incertidumbre financiera: muchas inversiones radicadas en Londres buscarán otro centro de operaciones; Reino Unido tendrá que renegociar una gran cantidad de tratados comerciales, migratorios, de seguridad y otros, con un resultado incierto para todos. Se desatará además un nuevo ánimo donde es probable que Irlanda y Escocia busquen su independencia. Esta incertidumbre afectará a las economías, incluyendo a la de México.

Como consecuencia económica inmediata, y para sorpresa de muchos de los votantes del Brexit, los mercados británicos y la libra esterlina se desplomaron. Con ellos, prácticamente todos los mercados y monedas del mundo cayeron también, con excepción del dólar que es una moneda que se considera “segura”. El peso tuvo su mayor depreciación en años, sí, pero sería engañoso atribuirlo meramente al referéndum inglés. De hecho, este año el peso se ha devaluado por encima del promedio, entre otras cosas porque los mercados financieros han castigado a nuestra moneda, debido a que se han dado cuenta de que en México se relajó la disciplina macroeconómica.

El gobierno mexicano no ha dejado de usar la tarjeta de crédito. El gasto público creció aceleradamente (1 millón de millones de pesos más en tres años). Ello permitió, por ejemplo, que el gobierno pudiera repartir millones de televisiones y, a pesar de una reforma fiscal muy dura, el déficit del gobierno central creció varias veces. Además, Pemex y CFE tienen pérdidas sin precedentes. Así es que México ha aumentado su deuda, la cual casi llega al 50% del Producto Interno Bruto y la deuda se va pagando por los mexicanos, por nosotros.

Al día siguiente del referéndum, como una supuesta consecuencia de la decisión, el gobierno de México anunció un recorte presupuestal. Más pareció un buen pretexto para el necesario recorte, pero lo que es increíble es que los rubros en los que más se recortó fueron: Salud, Educación, Agricultura, Infraestructura y Seguridad. Nada más y nada menos. En realidad lo que se ha comprobado es que en México para un crecimiento sostenido necesitamos que la autoridad recupere la disciplina financiera, sí, pero estableciendo una jerarquía correcta en el ajuste. Salud, Educación, Seguridad e Infraestructura son áreas que se deben fortalecer. Pero sobre todo, se necesita seriamente combatir la corrupción, a fin de tener un gobierno honesto al que se le tenga confianza.

Una reflexión final: el Reino Unido decidió escuchando voces populistas y ultranacionalistas. Esas voces causarán el empobrecimiento de millones de ingleses. Eso puede pasar en México.

Por eso, es importante que los políticos mantengan el contacto claro y cierto con los ciudadanos y no que se escuchen a sí mismos. Si la indignación no lleva a la acción constructiva, la gente puede terminar eligiendo al populismo, que trae más problemas que soluciones.

México tiene que evitar ese camino. En Yo Con México estamos haciendo el esfuerzo de pasar de la indignación a la acción responsable que construya un país mejor.

Abogada

Abogada, ex diputada y defensora de la equidad de género.

Comentarios

 

MÁS EN OPINIÓN